Ser Padres

Dolor abdominal en el embarazo: síntomas y por qué ocurre. ¿Es peligroso?

Aunque el dolor abdominal en el embarazo es normal, y en la mayoría de las ocasiones no implica nada negativo, a veces puede no serlo tanto. Te explicamos cuáles son las causas comunes y las más graves.

Durante el embarazo, cualquier dolor o molestia, sobre todo en el área del estómago, es motivo de preocupación. A pesar de ello, la realidad es que, en la mayoría de las ocasiones, es perfectamente normal. Después de todo, los órganos se encuentran cambiando constantemente, el útero está expandiéndose y, además, los ligamentos se estiran a medida que el bebé se desarrolla y crece.
Sin embargo, en algunas ocasiones (aunque raras), el dolor abdominal puede acabar indicando algo mucho más grave.

Principales causas del dolor abdominal durante el embarazo

Útero en expansión y crecimiento
A medida que el útero crece, desplaza el intestino, lo que puede originar cierta distensión en el abdomen, náuseas y una sensación de llenura con muchísima facilidad. Se trata, por tanto, de una causa tan común como normal.
En estos casos, la solución pasa por consumir comidas más ligeras, pequeñas y frecuentes, lo que impedirá sentir molestias asociadas con la digestión, además de descansar lo suficiente, vaciar la vejiga con frecuencia y practicar ejercicio físico con regularidad.
Estreñimiento y flatulencias
A menudo, tanto el estreñimiento como los gases son molestias típicas del embarazo. ¿La causa? La progesterona, una hormona que aumenta durante la gestación, ralentiza el tracto gastrointestinal, lo que origina que los alimentos viajen más lentamente a través de él. Además, el riesgo de gases aumenta considerablemente, especialmente en el último trimestre de embarazo.
Para combatir estas molestias, es recomendable seguir una dieta rica en fibra y beber mucha agua. En casos graves, en los que las molestias son muy intensas y no se solucionan o resuelven, es posible que el médico recomiende un suplemento a base de fibra o un ablandador de heces.
Dolor de ligamentos redondos
En ocasiones, a medida que el útero crece y se agranda, los ligamentos redondos (que se encuentran desde la parte frontal del útero hasta la ingle) se estiran, lo que puede causar dolor.
Así, el dolor de ligamentos redondos generalmente empieza entre las semanas 17 y 25 de embarazo. Y, por lo general, es bastante habitual que ocurra únicamente en un lado del abdomen, aunque también es posible que afecte a ambos lados.
La mujer afectada por ello suele sentirlo como un dolor abdominal bajo que se irradia hacia la ingle, el cual puede ser punzante y agudo, o doloroso y sordo. No obstante, por lo general suele durar solo unos pocos segundos, aunque es común que las molestias surjan tras llevar a cabo cualquier estiramiento que ocasione que estos ligamentos se estiren, como: levantarse de forma repentina y rápida, estornudar, toser o reírse.
Por lo general, este tipo de molestia tiende a resolverse por sí solo. Pero cuando el dolor es muy incómodo, es posible que el médico prescriba algún tipo de tratamiento médico a base de analgésicos.
Foto: Istock

Dolor de abdomen en el embarazoFoto: Istock

Contracciones de Braxton Hicks
Las conocidas como contracciones de Braxton Hicks no están asociadas con la dilatación del cuello uterino, y la clave está en diferenciarlas de las contracciones relacionadas con el trabajo de parto prematuro real.
Como manifiestan los expertos, cuando se puede mantener una conversación, leer o ver la televisión con aparente normalidad, lo más habitual es que esas contracciones no tengan relación con un trabajo de parto real. Eso sí, cuando no se tiene la total seguridad de que sean contracciones de Braxton Hicks, o son persistentes, es fundamental acudir al médico.

Otras causas del dolor abdominal en el embarazo que sí pueden ser graves

Embarazo ectópico
El embarazo ectópico ocurre cuando el óvulo fecundado se implanta en algún lugar que no es el útero, con mayor frecuencia en las trompas de Falopio. Se estima que ocurre en uno de cada 50 embarazos.
Cuando ocurre, es posible experimentar un dolor intenso y sangrado entre la sexta y décima semana de embarazo, cuando la trompa de Falopio se distiende. Dado que el embarazo no puede continuar, es fundamental aplicar un tratamiento médico inmediato.
Aborto espontáneo
Cuando las mujeres experimentan dolor abdominal al comienzo del embarazo, la existencia de un aborto espontáneo puede ser una de las causas más comunes. De hecho, se estima que entre un 15 a un 20 por ciento de los embarazos acaban en un aborto espontáneo.
Los síntomas más comunes suelen ser calambres abdominales, que pueden ser rítmicos o ser similares a los calambres que surgen durante la menstruación, así como el sangrado.
Desprendimiento de la placenta
La placenta es vital para el buen desarrollo del embarazo, ya que proporciona oxígeno y nutrientes fundamentales para el bebé. Generalmente se implanta en la parte superior de la pared del útero, y no se desprende hasta que el bebé ha nacido.
No obstante, en casos raros (se estima que ocurre en 1 de cada 200 nacimientos), es posible que la placenta se separe de la pared uterina, una complicación peligrosa que es mucho más común a lo largo del tercer trimestre de embarazo.
Suele presentarse con dolor abdominal severo y constante, que empeora de forma progresiva, el cual suele sentirse en la parte inferior del abdomen. Es posible que el útero se endurezca como una roca, y también puede surgir un sangrado rojo de color oscuro, sin coágulos.
Trabajo de parto prematuro
Si se sienten contracciones regulares antes de las 37 semanas de embarazo, las cuales se acompañan a su vez de un dolor de espalda persistente, es posible que la embarazada esté teniendo un parto prematuro.
Es posible que las contracciones se acompañen de una pérdida de líquido vaginal o de sangre, o incluso con una disminución del movimiento fetal. Debido a ello, es fundamental llamar al médico de inmediato.

Colaborador de Ser Padres, especializado en divulgación científica y sanitaria, maternidad y embarazo. También se dedica a la verificación de hechos (fact-checking).

tracking