Ser Padres

8 cosas que puedes hacer si tu hijo no quiere dormir

Los niños que no quieren dormir por la noche pueden llegar a provocar una auténtica preocupación en sus padres. ¿Qué hacer en los momentos en los que tienen mucha energía nocturna? Te ayudamos a inducir el sueño infantil.

Si llega la noche y la energía de tu hijo es la misma que tiene a las 12 del mediodía, entonces lo que te vamos a contar te interesa. El sueño infantil es uno de los temas que más angustia a muchas familiar que ven cómo su sueño se ve comprometido porque los niños no quieren irse a dormir a la hora que corresponde.
Mi hijo no quiere dormir

Mi hijo no quiere dormirGetty Images

Locos por intentar conseguir que concilien el sueño en poco tiempo y que, además, ese sueño sea sano y reparador, acuden en busca de consejos que puedan servir de ayuda.
Y es que, si dormir bien es importante para cualquier persona, para los niños lo es aún más: “Los niños que duermen bien tienen sistemas inmunitarios más sanos y un mejor rendimiento académico, comportamiento, memoria y salud mental”, afirman los profesionales de la Academia Americana de Pediatría (AAP).
Algo con lo que, por supuesto, están de acuerdo los expertos de la Asociación Española de Pediatría: “El sueño tiene un papel fundamental en el desarrollo y bienestar infantil. Favorece los procesos de atención y memoria y ayuda a consolidar lo que se ha aprendido. Además, durante el sueño se producen diversas funciones de crecimiento del organismo que se regulan de manera conjunta con este”, aseguran en su página web.
Por eso, no es extraño el agobio que sienten los padres cuando los niños se niegan a ir a la cama una y otra, y otra vez.
Pero, que no cunda el pánico: hay un montón de consejos (todos ellos avalados por expertos) que van de maravilla para ayudar a que los niños concilien el sueño con mayor facilidad. Y, antes de pasar a definirlos, advertimos que casi todos tienen que ver con la instauración de rutinas (otro de los puntos más importantes durante la infancia).

Consejos para niños que no quieren dormir

La Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria aporta una serie de consejos sobre sueño infantil para padres en su página web. En ellos hay diferentes consejos para niños que no quieren dormir (y cómo solucionar la situación sin perder los nervios) así que nos hacemos eco de ellos.
  • Un truco muy interesante es pintar rutinas en un trozo de cartulina y dejar que el peque vaya doblando solapas a medida que cumple todos los pasos. Te contamos más aquí
  • Reflexionar sobre lo que ha pasado durante el día: es importante mantener la calma si el niño no quiere dormir. En su lugar, con toda la tranquilidad y seguridad del mundo, le invitaremos a reflexionar tranquilamente sobre lo que ha pasado ese día, sobre algo que le haga feliz…
  • No imponer una hora máxima para ir a dormir: cuando a un niño le cuesta conciliar el sueño, le puede provocar más ansiedad saber que, en diez minutos, tiene que estar ya dormido. Es mejor olvidarse de las horas durante el día en que no quiera irse a dormir y tratar la situación con la máxima paciencia
  • A la hora de mandar a la cama al niño habrá que hacerlo con paciencia, no con nervios: hay que intentar transmitir mucha paz
  • Mantener una rutina diaria de sueño que debe finalizar siempre en el dormitorio. Por ejemplo, cena, baño, cuento en la cama y a dormir. Que eso se repita todos los días a las mismas horas.
  • Intentar mantener la misma hora de irse a dormir y de despertarse todos los días (incluidos los fines de semana y, en la medida de lo posible, también durante vacaciones)
  • No recurrir a las pantallas si no quieren dormir: es lo peor que podemos hacer, ya que las pantallas son un estímulo que evaporarán el poco sueño que pueda tener el peque
  • Si no quiere ir a dormir porque prefiere seguir jugando, recomendamos armarse de paciencia y explicarle (adaptando el mensaje a su edad) porqué es necesario que se vaya a la cama. Además, podemos ofrecerle un juguete para que le acompañe
  • Si el problema es que no tiene sueño (que suele ocurrir muy a menudo, sobre todo cuando intentamos acostarlos antes de que sea de noche del todo), deberemos comenzar unas horas antes de ir a la cama a rebajar su ritmo de actividad, pues los pediatras no recomiendan la actividad intensa dos horas antes de dormir
tracking