Belleza premamá

Tratamientos de estética durante el embarazo

Los tratamientos estéticos pueden ser una solución para las molestias del embarazo y, por supuesto, una forma de sentirnos mejor cuando más sensible estamos.

Tratamientos de estética durante el embarazo

Insomnio, presión en la espalda, cuello y articulaciones, mala circulación en las piernas y retención de líquidos y toxinas son algunas de las molestias que una mujer embarazada puede sufrir. Para solucionarlas nos pueden venir muy bien los tratamientos estéticos en cabina o en centros de estética. La pregunta es: ¿pueden realizarse tratamientos de estética las embarazadas?

Una mujer embarazada puede recibir tratamientos de estética pero siempre han de cumplir unas premisas y no todo vale.

En principio no se deben usar productos cosméticos porque podrían penetrar a través de la piel y pasar a sangre y de ahí al cordón umbilical, de forma que provoquemos alteraciones en el feto. Esta es la principal diferencia con una mujer que que no está embarazada.

Algunos expertos aseguran que principalmente se utiliza aceite de almendra para masaje, pero quedan descartados los aceites esenciales.

¿Qué tratamientos pueden aplicarse a una embarazada?

Aranzazu Ojeda Santa, Directora del Spa & Thalasso Corallium Spa & Thalasso Corallium Manager nos ayuda a comprender qué tratamientos han de aplicarse a las mujeres durante este periodo de su vida.

Los masajes, incluídos antiestrés, en cuello y hombros, en las piernas, pies o cabeza son los tratamientos que más se llevan a cabo. No tienen ningún tipo de contraindicación y además ayudarán a la futura mamá a sentirse mucho más tranquila y guapa.

El drenaje linfático para tratar la retención de líquidos es uno de los tratamientos en cabina más solicitados y efectivos. Así como el Aquatsu, un tipo de masaje dentro del agua, o el Reiki son también opciones ideales por las que una mujer embarazada puede optar para sentirse mejor y sin correr riesgos su bebé.

Por supuesto, las mujeres embarazadas también pueden darse una dosis de belleza y optar por un tratamiento facial en cabina, siempre que no se usen aceites esenciales.

¿Qué precauciones se deben tener en cuenta?

 Como precaución, ya que existe un riesgo de aborto en el primer trimestre, se recomienda hacer los tratamientos a partir del segundo trimestre. Es sólo una medida preventiva.

Los tratamientos estéticos tampoco son recomendable si la embarazada tiene una diabetes gestacional o si padece de toxemia o preeclampsia, que es la manifestación de hinchazón, presión sanguínea elevada, aumento de peso repentino y rápido y presencia de proteína en la orina.

La presión sanguínea alta o la hipertensión también son elementos que nos indican que estos tratamientos no deben llevarse a cabo, igualmente si sufre problemas en los riñones o la vejiga.

Factores a tener en cuenta

La posición puede ser un tema preocupante a la hora de acudir a un centro estético, por lo tanto se acomodará a la embarazada de la manera más cómoda, utilizando almohadas para calzarla correctamente durante su tratamiento ya que la camilla es la misma que para las clientas que no estén embarazadas.

Las presiones ejercidas sobre la piel de una mujer en periodo de gestación irán en función de sus necesidades, sin presionar demasiado en la zona lumbar ni en el vientre.

Igualmente sucede con el uso de chorrros en tratamientos acuáticos, la presión no debe ser excesiva ni exceso de calor ya que pueden producir contracciones.

 

 

 

Etiquetas: embarazo

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS