Vídeo de la semana

Ombligo de la embarazada

El ombligo en el embarazo: ¿por qué se sale?

Si estás embarazada y estás viviendo el final de tu gestación no podrás negar que tu cuerpo ha sufrido increíbles transformaciones. Pues bien, quizá una que no esperabas está en tu ombligo, y es que ha sobresalido y parece casi como si fuera un botón que dan ganas de presionar. ¿Sabes por qué ocurre y si volverá a estar como antes después del parto? Veámoslo aquí.

embarazada
Fuente: iStock

Durante la gestación la mujer experimenta numerosos y variados cambios en su cuerpo. Tanto dentro, como fuera de él. Y el propio ombligo de la embaraza no es una excepción en cuanto a cambios se refiere.

Es posible que muchas mujeres vean su ombligo abultado, sobresalido, aplanado o de forma que parezca que está dando la vuelta, como si fuera un botón. Pero… ¿Es normal? ¿Por qué sucede esto? ¿Después del embarazo vuelve a su ser?

¿Por qué sucede y cuándo ocurre?

Se sabe que cada semana los cambios que va experimentando una mujer van sucediéndose hasta el final del embarazo. El cuerpo se hincha de por sí por la retención de líquidos, el pecho aumenta, la piel va estirándose… Y por supuesto, el útero crece. Pues cuando este último tiene un volumen importante, es cuando comienza a presionar a esa “marquita” que quedó como rastro de nuestro cordón umbilical. Esto es una señal de que ni siquiera el ombligo tiene espacio ya y por eso comienza a salir hacia afuera.

Normalmente comienza a producirse en el tercer trimestre de gestación, más o menos en torno a la semana 28 y es algo totalmente normal. De hecho, si te fijas bien muy pocas mujeres gestantes conservan la forma de su ombligo tal y como la tenían antes de quedarse embarazadas.

Como curiosidad, algunas de ellas son capaces de ver cómo el pequeñín que crece en el interior lo llega a golpear desde dentro con la mano y el pie.

¿Se quedará así después del embarazo?

Que el ombligo se aprecie más o menos tiene que ver mucho con la elasticidad que tenga la piel de la mujer y con la flacidez de sus músculos. Si están flácidos, es lógico que sobresalga hacia el exterior antes y mucho más fácilmente. En otros casos, puede pasar más desapercibido.

Ahora bien, sea como fuere, la pregunta que muchas embarazadas se hacen es la siguiente: ¿El ombligo va a volver a su forma original después de dar a luz?

Lo cierto es que, por suerte, sí. En cuanto los músculos de la zona del abdomen pierden esa tensión que estaba empujando al ombligo, este volverá a donde estaba en un principio. Es decir, que después del parto, cuando el cordón umbilical ya ha cumplido con su máxima función y el útero recupera su volumen normal, el ombligo vuelve a su posición. No obstante, puede ser que en algo sí cambie de aspecto.

De forma poco habitual puede ser que se dé un caso de hernia umbilical. Esta aparece por sobreagotamiento de los músculos abdominales y puede originar diversos síntomas: aparición de un bulto blando o masa en el abdomen, dolor intenso o sensibilidad en la zona, vómitos, indigestión, estreñimiento u otros trastornos en el sistema gastrointestinal. Es posible que debido a la fricción con la ropa o el sudor también se produzcan lesiones en la piel.

Para acabar con este problema y corregir este ombligo que ha podido quedar más sobresalido de lo habitual, la mujer debe someterse a una pequeña cirugía. Se trata de una intervención en la que el cirujano se encarga de retirar el exceso de piel para reconstruir el ombligo. 

foto claudia

Claudia Escribano

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

Continúa leyendo