Ser Padres

Síndrome de alergia oral: qué es, síntomas y cómo se trata

Aunque todos conocemos las alergias alimentarias, el síndrome de alergia oral suele ser un tipo de alergia cruzada originalmente poco conocida.

¿Además de los síntomas tradicionales de la alergia primaveral, notas en ocasiones un incómodo hormigueo o picazón alrededor de los labios o en el interior de la boca, cada vez que comes ciertas frutas y verduras?
Conocido con el nombre de síndrome de alergia oral, se trataría de un trastorno que afecta a entre el 23 y el 76 por ciento de las personas que sufren rinitis alérgica. Es más, algunas cifran señalan que entre el 50 y el 75 por ciento de las personas con alergia al polen de abedul suelen experimentar algún tipo de picazón en la boca o la garganta después de comer apio o manzanas.
Como veremos, esta razón se debería a que las proteínas que encontramos en algunas frutas y verduras tienden a ser muy similares a las que encontramos en el polen de determinados árboles, como por ejemplo es el caso del abedul.
En consecuencia, estas proteínas “engañan” al sistema inmunitario y provocan u originan una reacción alérgica, o empeoran los síntomas de alergia ya existentes.

¿Qué es y en qué consiste el síndrome de alergia oral?

Según los expertos, el síndrome de alergia oral, también conocida como síndrome de alergia alimentaria al polen, consiste en un tipo de reacción alérgica de contacto que ocurre cuando la boca, o la garganta, entran en contacto con ciertas frutas y verduras crudas, o con algunos frutos secos.
Concretamente, el sistema inmunitario tiende a reconocer proteínas similares, respondiendo con una reacción alérgica. Por este motivo, quienes tienen síndrome de alergia oral suelen cursar con síntomas tales como picazón en la boca o en la garganta, hinchazón (en labios, boca, lengua y garganta). Además, en ocasiones, también es posible que los niños cursen con urticaria alrededor de la boca o picazón en los oídos.
Foto: Istock

El síndrome de alergia oral y las frutas y verdurasFoto: Istock

Curiosamente, dado que el calor cambia las proteínas, las personas afectadas con el síndrome de alergia oral pueden consumir los mismos alimentos cocidos, ya que el sistema inmunitario a menudo tiende a no reconocer los alimentos.
Generalmente, dependiendo del tipo de alergias estacionales que tengan, los niños suelen reaccionar a diferentes alimentos. Por ejemplo, aquellos niños que tienen alergias a las hierbas pueden notar que reaccionan a los tomates, apio, melocotones, naranjas y melones.

¿Cuáles son los síntomas?

Como hemos visto, existen una serie de síntomas típicos cuando un niño o un adulto tiene síndrome de alergia oral. En su mayoría, incluyen principalmente hinchazón o picazón en la boca, cara, labios, lengua y garganta.
Es muy habitual que los síntomas aparezcan de forma inmediata después de comer frutas y verduras crudas. Aunque, en casos raros, los síntomas pueden aparecer más de una hora después de comer.
Estos síntomas ocurren como consecuencia de la reactividad cruzada con proteínas similares tanto en frutas como en verduras frescas. Eso sí, en la mayoría de las ocasiones los síntomas se limitan únicamente a la garganta y a la boca. Y, en realidad, en muy raras ocasiones quienes los sufren experimentan erupciones cutáneas, opresión en la garganta o, en casos más graves, anafilaxia.

Qué más debes saber

Aunque este síndrome es relativamente común, los padres pueden minimizar los síntomas de sus hijos pelando y cocinando las frutas y verduras. De hecho, cuando procesamos los alimentos de alguna manera (lo que incluye pelarlos, cocinarlos o calentarlos), los padres encuentran que sus hijos pueden consumirlos sin problemas. Esto se debe a que las proteínas que pueden ser una causa directa de alergia tienden a destruirse fácilmente con el calor.
No obstante, debemos tener en cuenta que, si nuestro hijo es alérgico, cuyos síntomas suelen presentarse en primavera, es posible que experimente más dificultades para comer determinados alimentos durante esta época del año.
Como señalan los expertos, el riesgo aumenta cuando se ingiere una gran cantidad de alimento que puede causar la alergia, y se hace con el estómago vacío.

¿Cuándo llamar al médico?

Si sospechamos que nuestro hijo tiene el síndrome de alergia oral, o si nos preocupa que tenga una alergia alimentaria, debemos comunicárselo a su pediatra, el cual nos ayudará a identificar lo que está ocurriendo y, en caso de ser necesario, derivarlo a un especialista.

Colaborador de Ser Padres, especializado en divulgación científica y sanitaria, maternidad y embarazo. También se dedica a la verificación de hechos (fact-checking).

tracking