Ser Padres

¿Los niños pueden tomar soja? Qué dice la ciencia al respecto

Hoy en día podemos encontrar en el supermercado una amplia diversidad de alimentos derivados de la soja, incluyendo la popular bebida vegetal de soja, el tofu o la salsa de soja. A pesar de ser muy popular, y sumamente consumido, algunas personas tienen dudas acerca de sus efectos en la salud.

Aunque existen muchos mitos y creencias relacionadas con una amplia diversidad de alimentos, y sus supuestos efectos no tan positivos o beneficiosos sobre la salud, en el caso de la soja, si cabe, nos encontramos ante uno de esos alimentos sobre el que posiblemente más dudas existen. Aún cuando se trate de un alimento vegetal muy consumido en algunos países asiáticos, y que se ha vuelto tremendamente popular en los últimos años en nuestro país. De hecho, forma parte esencial de la alimentación vegetariana y vegana.
Pero en determinadas situaciones, especialmente cuando se plantea la posibilidad de que un niño/a pueda comenzar a tomar bebida vegetal de soja, o incluso los bebés pueden con leche de fórmula de soja, es normal que surjan dudas. ¿Son opciones seguras?

¿Qué es exactamente la soja?

La soja consiste en un tipo de leguminosa cuyo origen lo encontramos en Asia, donde ha formado parte de su dieta durante miles de años. De hecho, existe constancia de que la soja ya se cultivaba en China hacia el 9.000 a.C.,. Es decir, consiste en un tipo de legumbre que puede consumirse entera o procesada en distintas variedades y formas.
Los productos de soja enteros son los menos procesados, e incluyen tanto la soja entera como el edamame (que consiste en soja inmadura, y por tanto verde). Además, productos muy populares hoy en día, como por ejemplo es el caso del tofu o la bebida vegetal de soja, también se elaboran a partir de soja entera.
5eaca2945cafe87f96903a21

Qué es la soja

En el caso de la bebida vegetal de soja, se elabora remojando y moliendo los granos de soja entera, hirviéndola en agua y, posteriormente, filtrando los elementos sólidos. Posiblemente sepas que destaca por ser una alternativa natural a la leche, útil para quienes desean sustituir la leche de origen animal (por ejemplo, porque siguen un tipo de alimentación vegana o vegetariana), o que no pueden consumirla porque presentan intolerancia a la lactosa.
Mientras que el tofu, otro alimento muy popular, se elabora a partir de la coagulación de la bebida vegetal de soja, presionando la cuajada para formar bloques. Desde un punto de vista nutritivo es un alimento muy interesante, puesto que es una fuente ideal de proteínas de origen vegetal.
También existen otros alimentos que se preparan a partir de la fermentación de la soja. Es el caso del tempeh, un pastel de soja fermentado igualmente rico en proteínas vegetales, el mismo y la salsa de soja, entre otros. Por ello, nos encontramos ante un alimento sumamente versátil.

¿Es una opción segura y útil para los niños?

Podemos encontrar bebida vegetal de soja, así como otros alimentos derivados de ésta, en los estantes de la mayoría de los supermercados. Y, en el caso de la leche de soja, es posible también encontrarla en una amplia diversidad de sabores, incluyendo chocolate y vainilla, convirtiéndose en un sustituto de la leche de origen vegetal ciertamente atractivo para niños de todas las edades.
Las dudas acerca de si la soja sería o no segura se centra principalmente en las isoflavonas, que son unos compuestos que encontramos en la soja, y que son conocidos igualmente con el nombre de fitoestrógenos debido a cómo se comportan en el cuerpo. Poseen una estructura similar al estrógeno, una hormona que, en gran medida, es una de las principales responsables del desarrollo sexual femenino.
Los niños alimentados con bebida vegetal de soja, y también los bebés con leche de fórmula de soja, generalmente tienden a recibir una mayor cantidad de isoflavonas provenientes de la soja, en comparación con los niños y bebés alimentados con leche de vaca.
Desde la comunidad científica, es cierto, existe la preocupación de que estas isoflavonas puedan actuar como estrógenos en el cuerpo, aumentando el riesgo de cáncer de sano para niñas y mujeres, y reduciendo los niveles de testosterona en niños y en hombres. Es decir, algunas personas temen que este tipo de bebidas puedan tener efectos similares al estrógeno en un momento del desarrollo cuando, en realidad, los niveles de estrógenos son típicamente más bajos.
5eaca2945cafe87f96903a22

Leche de fórmula de soja

Pero, al menos por el momento, la investigación científica no ha demostrado verdaderamente un impacto en la testosterona. Mientras que, en realidad, sí existe evidencia de que las niñas que consumen sojas cuando son adolescentes y adultas jóvenes, presentan incluso un riesgo menor de desarrollar cáncer de seno en el futuro.
De hecho, no debemos olvidar que muchos de los temores relacionados con la soja y los estrógenos se deben, en parte, a estudios llevados a cabo en animales, que informaban de diferentes anomalías en aquellos que habían estado expuestos a las isoflavonas de la soja. Sin embargo, el estrógeno es muchísimo más potente que las isoflavonas provenientes de la soja, y los animales tienden a metabolizarlas de forma distinta a como lo hacen los humanos.
Esto podría ofrecer una explicación de por qué, posteriormente, los estudios en humanos no observan ningún efecto significativo, a largo plazo, en los bebés que han sido alimentados con leche de fórmula de soja, incluyendo prácticamente poca -o en algunos casos ninguna- diferencia en el desarrollo sexual, o en la función tiroidea, inmune o cerebral.

¿Y qué ocurre con la leche de fórmula a base de soja?

Algunas fórmulas infantiles también pueden estar hechas de soja. Y se convierte igualmente e una alternativa cada vez más popular a la fórmula de leche de vaca. Mientras que algunos padres prefieren optar por esta alternativa por razones ambientales o éticas, otros lo hacen porque creen que podría ayudar a prevenir alergias, reducir los cólicos del lactante y reducir, incluso, el riesgo de enfermedad más adelante.
Algunos estudios han relacionado las dietas ricas en soja con un menor riesgo de determinadas enfermedades, incluyendo las enfermedades cardíacas en adultos, y la diabetes tipo 2. No obstante, en la actualidad no hay pruebas suficientes que permitan demostrar que el uso de leche de fórmula en la infancia ayude a reducir el riesgo de que un bebé pueda desarrollar estas enfermedades más adelante.
Tampoco existen pruebas sólidas que indiquen que la leche de fórmula a base de soja ayude a reducir los problemas digestivos en bebés, como los cólicos, o que proporcionen una protección adicional contra las alergias. Al igual que tampoco existen pruebas sólidas de que las fórmulas de soja causen algún tipo de problema o efecto negativo a largo plazo.
En definitiva, se necesita una mayor investigación, antes de poder llegar a unas conclusiones más firmes.
Sea como fuere, las fórmulas a base de soja son seguras y nutricionalmente equivalentes a las fórmulas a base de leche de vaca, de acuerdo, por ejemplo, a la Academia Estadounidense de Pediatría. Quienes no la recomiendan para bebés prematuros, pero sí para recién nacidos a término, con ciertos problemas médicos, como una alergia a la leche de vaca o una deficiencia a la lactosa. También se aconseja su uso por parte de familias veganas o vegetarianas, o en bebés nacidos a término con galactosemia.
Eso sí, se aconseja siempre consultar a un profesional de la salud, para determinar si la leche de fórmula a base de soja podría convertirse en la mejor opción.
tracking