Ser Padres

Qué es el tummy time y por qué es importante para tu bebé

Te contamos a qué se refiere este anglicismo cuyo uso está cada vez más extendido en textos divulgativos sobre crianza

Los anglicismos se han extendido hasta tal punto en el vocabulario popular y en el de los medios de comunicación que a veces nos quedamos a cuadros cuando escuchamos o leemos uno que para nosotros es nuevo y quien lo dice o escribe da por hecho que tenemos que saber lo que es. Seguro que te pasa con el concepto ‘tummy time’, ¿a que sí?
Cuando te expliquemos lo que es lo vas a entender rápidamente. Es más, es probable que ya supieras en qué consiste, pero desconocías su anglicismo, que cada vez se utiliza más. Por este motivo, al verlo escrito en numerosos textos sobre maternidad y crianza, y al aparecer cada vez más en charlas y vídeos divulgativos, nos hemos decidido a escribir esta pieza aclaratoria.
Tal y como explica el equipo de Sanitas, ‘tummy time’ es el nombre en inglés a la “posición de decúbito prono o boca abajo en la que hay que colocar a los bebés” a partir del momento evolutivo en el que estén preparados para ello. Es fundamental trabajar esta postura con los bebés, añaden desde Sanitas, “para promover importantes destrezas motoras como el volteo, la sedestación, la reptación, el gateo o la puesta en pie, entre otras, y evitar deformidades craneales como las plagiocefalias”. Si sabes inglés, quizá sacaras su significado por la literalidad de la expresión ya que ‘tummy’ es algo como “barriguita” en inglés.

Cuándo cambiar su posición

Cuando son pequeños, solemos mantener a los bebés siempre en posición tumbada, boca arriba. El tummy time es la manera en la que evitamos que siempre esté en dicha postura, pero evidentemente debemos hacerlo con responsabilidad.
De entrada, es imprescindible saber cuándo y cómo lo hacemos, y por supuesto, es imprescindible tener siempre vigilado al bebé cuando le ponemos boca abajo. Desde Sanitas recomiendan el ‘tummy time’ en edades tempranas solo en el pecho del adulto, de forma que le podamos ver la cara y podamos dirigirnos a él de forma directa. El famoso piel con piel no deja de ser esto mismo, la variante más precoz de ‘tummy time’.
A medida que crecen y anhelan desarrollar su autonomía a nivel motor, hacia los tres meses, ya pueden pasar más tiempo boca abajo, ya que entre los cuatro y los seis meses serán capaces de dar la vuelta. Esto ocurre antes de que consigan mantenerse erguidos.

Cómo hacerlo

Por seguridad, en este ratito diario en el que nuestro bebé practique el ‘tummy time’, además de vigilarle constantemente tenemos que colocarle en un contexto donde no exista riesgo para su salud. Nada de alturas ni elementos cercanos con los que pueda dañarse. “Es idóneo utilizar superficies planas que aporten confort al bebé y utilizar una toalla enrollada o almohada pequeña colocada bajo sus brazos para poder favorecer en enderezamiento de su cabeza mientras está boca abajo”, explican al respecto desde Sanitas.
Para fomentar su curiosidad y motivación en esta postura que no suele gustarles demasiado, es recomendable estimularles con juguetes propios de su edad. Además, recuerda no hacer el ‘tummy time’ con el peque recién comido; espera un par de horas desde la última toma para hacerlo.
Aunque pueda darte “miedo” si eres mamá o papá primerizo —para dormir es cuando debemos evitar a toda costa esta postura durante el primer año de vida—, el ‘tummy time’ aporta beneficios a tu hijo o hija. Entre todos, desde Sanitas destacan cinco como los más importantes: prevenir el aplanamiento de la cabeza, la plagiocefalia; fortalecer la musculatura de alrededor del cuello y favorecer el control de la cabeza; tonificar la musculatura del tronco y de las extremidades inferiores; favorecer el tránsito y la motilidad intestinal, a la vez que se eliminan los gases; y la parte lúdica, ya que aporta al bebé “experiencias enriquecedoras, divertidas y agradables a través del juego”, concluyen desde Sanitas.

Papá de dos niñas y periodista, la mejor combinación para que broten dudas, curiosidades, consejos efectivos (también otros que no lo son tanto) y experiencias satisfactorias que compartir en este espacio privilegiado para ello.

tracking