Moda invierno

Recomendaciones para elegir el pijama del bebé

En el 'qué le pongo al bebé' a la hora de dormir entran en juego varios factores como la comodidad, el tejido y el abrigo: los más pequeños deben estar protegidos del frío, pero también sentirse libres y cómodos.

Ahora que estamos a punto de recibir una primera ola de frío polar es buen momento para plantearnos cómo vestir al bebé no sólo fuera de casa sino también dentro, y muy especialmente para dormir por las noches.

Si es importante que cuando los bebés duerman tengan a su lado elementos que no precisen nuestra intervención, que asocien con el sueño y continúen a su lado cuando despierten, como el chupete, un peluche o un trapito, también lo es que durante sus horas nocturnas de sueño estén vestidos con un pijama o un pelele que se ajuste a su piel y a sus necesidades y con el que estén cómodos.

Una comodidad que se antoja especialmente importante con esta prenda con la que los bebés suelen pasar vestidos gran parte del día con la llegada del frío y del invierno, y sobre todo teniendo en cuenta que un recién nacido duerme de 16 a 17 horas al día, y al cumplir un año, dormirá todavía entre 13 y 14 horas diarias.

¿Cómo tiene que ser el pijama del bebé?

La elección del pijama no es algo baladí. Todo lo contrario. ¿Quieres saber qué criterios has de tener en cuenta a la hora de elegir las prendas con las que quieres vestir para dormir a tu bebé? Te damos unos cuantos consejos:

  • Los pijamas para bebés tienen que ser calentitos, pero calentitos no significa que tengan que agobiarles. Si abrigamos al niño en exceso lo más probable es que se despierte más y sude más, por lo que además de darnos malas noches corremos el riesgo de que se resfríen con más facilidad.
  • Es fundamental que el pijama les permita libertad de movimiento y, cómo no, que sus aberturas y botones sean fáciles de abrochar y poner, para que podamos vestirlos con comodidad y lo más rápidamente posible. Con la llegada del frío es importante que los peques estén desnuditos el menor tiempo posible.
  • Los bodies, pijamas y peleles con corchetes en la entrepierna o abertura en la espalda, a la altura de la cintura, nos permiten cambiar el pañal sin necesidad de desvestir al bebé, algo importante en invierno. Aunque parezca que no, en esos pequeños ratitos los bebés también pueden constiparse con facilidad. En nosotros está el evitarlo en la medida de lo posible.
  • Los pijamas con pie incorporado también resultan cómodos, porque garantizan que el bebé está calentito y con los pies protegidos sin necesidad de calcetines o patucos, que pueden soltarse. Es de sobra conocido el afán que tienen los pequeños por quitarse zapatos, calcetines, patucos o todo lo que les pongamos en los pies. ¡Tenlo muy en cuenta!
  • Los tejidos deben ser suaves, ligeros y transpirables. El algodón es el que trata mejor la piel de los más pequeños. Otra buena opción para afrontar los días más fríos de invierno, como los que nos esperan las próximas semanas, son los pijamas tundosados.

Además de ponerles el pijama, para que los bebés duerman plácidamente toda la noche es necesario que sigan unos horarios, que les ayudemos a distinguir entre el día y la noche y que establezcamos unas rutinas previas al sueño, como darles un baño o cantarles una canción.

 

También te puede interesar:

CONTINÚA LEYENDO