Ser Padres

Posturas sexuales prohibidas durante el embarazo

¿Existe alguna postura sexual prohibida durante el embarazo? Resolvemos la duda.

Quizás, la mayor preocupación de la embarazada y de su pareja tras conocer la noticia es cuidar y proteger al pequeño que ahora está creciendo en su interior. Que nazca sano y que nadie pueda hacerle daño, incluso antes de nacer.
Fuente: iStock

¿Existen posturas sexuales prohibidas en la gestación?Fuente: iStock

Por esa razón, precisamente, son muchas las parejas que deciden frenar su actividad sexual durante el tiempo que dura la gestación, pues tienen miedo de dañar al feto o a la bolsa amniótica con la penetración. Sin embargo, siempre y cuando el ginecólogo no diga lo contrario, el sexo es muy beneficioso durante el embarazo: consigue que la madre segregue endorfinas, la hormona del placer y la felicidad, cuyos beneficios se trasladan automáticamente al bebé que está creciendo en su interior.
Y no, no hay riesgo de dañar al feto con la penetración, pero es cierto, como decimos, que el ginecólogo puede prescribir la prohibición de mantener relaciones sexuales de cualquier tipo. ¿Por qué? Porque, en embarazo de riesgo de parto prematuro, las contracciones que provoca el orgasmo, por ejemplo, pueden ser perjudiciales. También si hay algún tipo de fisura en la bolsa amniótica, de sangrado vaginal o en embarazos con amenaza de aborto espontáneo. “La oxitocina segregada durante el sexo, entre sus múltiples efectos, produce contracciones uterinas, por lo que es muy frecuente tener contracciones tras las relaciones, aunque estas no son preocupantes ni un signo de alarma”, explicaba hace unos meses la ginecóloga Isabel Rodríguez-Piñero Cebrían a Ser Padres.
Si no es el caso, el sexo no está contraindicado, aunque es cierto que las hormonas pueden provocar una bajada del apetito sexual, sobre todo en el tercer trimestre, cuando las posturas se complican por culpa de la incipiente barriguita.

¿Existen posturas sexuales prohibidas en la gestación?

Todos los motivos explicados dejan claro que no, no existe ninguna postura sexual que esté contraindicada durante la gestación, aunque es cierto que hay algunas bastante complicadas de practicar por la incomodidad de la tripa. Otras, sin embargo, pueden ser más cómodas, aunque menos placenteras.

¿Cuáles son las posturas más incómodas durante el embarazo?

A sabiendas de que no existe una postura contraindicada, siempre y cuando el especialista no indique lo contrario, vamos a repasar las posturas que es mejor no practicar por la incomodidad que pueden suponer:
  • Postura del perrito: algunos sexólogos argumentan que la postura ‘a cuatro patas’ es una de las más cómodas durante el tercer trimestre pero, de acuerdo a las palabras de la ginecóloga Mariana Scombatti Filipe, tiene riesgos de provocar hemorragias porque favorece una acumulación de aire en la barriga, con riesgo de provocar un trauma en su interior.
  • El Misionero: la posición más extendida de todas, en la que la mujer se acuesta boca arriba y el hombre encima de ella (y en general cualquier posición que implique que la mujer se eche sobre su espalda) puede provocar que el útero se agrande y aplique presión sobre la aorta, comprometiendo el flujo de sangre hacia la placenta. Si te gustan este tipo de posturas, coloca una almohada debajo de tu espalda
  • Posturas que ejercen presión sobre la tripa: es mejor evitarlas durante el último trimestre del embarazo, pero más por la comodidad de las dos partes implicadas, que por los peligros que pueda ocasionar en el feto. Se pueden sustituir por aquellas que permitan controlar la profundidad de la penetración

Movimientos prohibidos durante el sexo en el embarazo

Más allá de las posturas, conviene tener en cuenta que hay ciertas cosas que es mejor evitar durante la gestación, por el bien de la futura mamá y también por el bien de la progresión del embarazo. Repasamos lo que sería bueno evitar:
  • Las penetraciones violentas y bruscas: será mejor apostar por las caricias suaves
  • Evitar presionar el abdomen o los senos de la mujer
  • Evitar las posturas de contorsionista en las que la mujer se pueda golpear con algo o caer
  • Durante el tercer trimestre conviene evitar el sexo anal por el riesgo de infecciones que podrían terminar en la vagina

La redactora de la web de Ser Padres está especializada en temas de salud infantil, crianza, embarazo, psicología y educación, desarrollando la mayor parte de su carrera profesional en Ser Padres y otros medios orientados al mundo educativo.

tracking