Ser Padres

Dormir boca arriba durante el embarazo: ¿es totalmente seguro?

Si durante el embarazo dormir boca abajo tiende a convertirse en una postura tremendamente incómoda y molesta, dormir boca arriba suele generar bastantes dudas, sobre todo en aquellas futuras mamás que dormían en esta posición habitualmente antes de la concepción.

Es posible que, antes del embarazo, tuvieras por costumbre dormir boca arriba. Se trata, de hecho, de una de las posiciones preferidas de muchas personas. Aunque es cierto que, posteriormente durante la gestación, se trata de una postura que puede originar muchas dudas o temores.
Por cuestión de comodidad, es normal que a medida que el embarazo avanza y el vientre empieza a crecer, la posición a la hora de dormir varíe, de forma que si unos meses antes tenías por costumbre dormir boca abajo o boca arriba, ahora lo más probable es que prefieras hacerlo de lado. Y, a ser posible, con una almohada larga entre las piernas (lo que en la mayoría de las ocasiones pasa a convertirse en un elemento tan indispensable como útil).
Pero si aún así te gusta la idea de seguir durmiendo boca arriba, y te preocupa la seguridad de tu bebé, es normal que te preguntes si es posible continuar haciéndolo, y sobre todo hasta cuándo.

¿Por qué dormir boca arriba puede suponer un riesgo para las embarazadas?

Es común que, durante le embarazo, escuches que dormir boca arriba no es muy recomendable. Y es cierto. La razón la encontramos en la anatomía del cuerpo de la mujer cuando está embarazada.
Después del primer trimestre de embarazo, cuando la embarazada se acuesta boca arriba, el peso del útero puede ocasionar una disminución del flujo sanguíneo en la vena cava, la cual transporta sangre desde la parte inferior del cuerpo hasta el corazón. Y, si esto ocurre, existe el riesgo de que el flujo sanguíneo hacia el útero disminuya, y, por ende, también al bebé.
Las investigaciones han demostrado que después de las 28 semanas de embarazo (tercer trimestre), dormir boca arriba aumenta el riesgo de muerte fetal.
De acuerdo a un estudio publicado en el año 2017, los investigadores descubrieron que las mujeres que dormían boca arriba durante el tercer trimestre podían estar ejerciendo un estrés indebido sobre sus fetos, lo que, a su vez, podría aumentar el riesgo de muerte fetal.
Ya en el año 2011 se publicó un estudio en el que participaron 500 mujeres embarazadas, donde también se sugería que dormir en posición supina podría aumentar el riesgo de muerte fetal tardía. Aunque en aquellos momentos los investigadores también consideraron que otras complicaciones del embarazo pudieron influir en los resultados obtenidos.

¿Y si la embarazada se despierta boca arriba?

Es normal cambiar de posición mientras se duerme. Es más, es algo total y absolutamente incontrolable, que llevamos a cabo cada noche de forma inconsciente, de manera que no podemos controlar nuestra posición cuando estamos dormidos.
Por tanto, si te despiertas boca arriba en mitad de la noche no te asustes. Los expertos consideran que antes de que el útero esté lo suficientemente pesado como para comprimir la vena lo más probable es que se sientan mareos y náuseas, y la incomodidad será tal que incluso aunque estés dormida, es probable que tu cuerpo se dé la vuelta.
Por otro lado, también se sabe que la posición en la que nos dormimos es la posición que mantenemos durante más tiempo a lo largo de la noche, por lo que, si te despiertas acostada de espaldas, simplemente recuéstate para dormir de lado.

Dormir de lado se convierte en la mejor posición para las mujeres embarazadas

5f58ff765bafe82eb953897d

La mejor posición para dormir durante el embarazo

A partir de la segunda mitad del embarazo, la mejor forma de dormir es de lado. Algunos médicos incluso aconsejan el lado izquierdo sobre el derecho, principalmente porque la vena cava se encuentra ubicada a la derecha de la columna, de manera que dormir del lado izquierdo ofrece la posibilidad de que la sangre pueda fluir más libremente hacia el bebé.
Pero si te encanta dormir del otro lado no tienes de qué preocuparte: esto no debería originalmente hacer una gran diferencia, por lo que los expertos coinciden en señalar que es mucho más importante escoger el lado en el que más cómoda te sientas.
No obstante, si necesitas un poco de ayuda para adaptarte a dormir de lado, colocar una almohada entre las rodillas y otra debajo de las caderas puede ser de muchísima utilidad a la hora de mantener el equilibrio de costado, sobre todo más fácilmente.
También es posible optar por dormir con una almohada de cuerpo entero colocada frente a ti, o detrás de la espalda. O experimentar incluso con una almohada en forma de cuña.

Colaborador de Ser Padres, especializado en divulgación científica y sanitaria, maternidad y embarazo. También se dedica a la verificación de hechos (fact-checking).

tracking