PATROCINADO

Consejos para prepararse de cara al parto

Para afrontar la llegada del bebé con ilusión y sin miedo es muy importante informarse bien y hacer durante el embarazo un trabajo tanto mental como físico que te ayude a encontrarte lo mejor posible.

Sentimientos encontrados como la ilusión, el miedo, la incertidumbre, la alegría, las ganas y las dudas sobrevuelan por la cabeza de una mujer a lo largo de todo el embarazo. Las emociones están a flor de piel durante los nueve meses que dura este apasionante viaje y más cuando se va acercando el final del trayecto. Por eso es muy importante mantener la calma y prepararse bien para todo lo que está por llegar, incluido el momento de dar a luz.

El parto es una experiencia que te lleva al límite física y psicológicamente. Además, tal y como aseguran los expertos, el desarrollo del parto y la percepción que tú tengas de él influirá también en el posparto. De ahí que sean igual de necesarios los preparativos tanto si estás esperando tu primer hijo como si ya has tenido una primera experiencia que no fue como esperabas porque, si es este tu caso, es muy probable que vayas incluso con más miedo a lo que pueda pasar en esta segunda ocasión. 

La mejor preparación

Lo primero que debes hacer es informarte bien sobre todo el proceso. Ten claro cuáles son los síntomas que indican que estás de parto, qué pasos hay que seguir cuando este se desencadena, cómo se puede organizar un plan de parto, qué opciones existen, cuánto puede durar... en este sentido, lo mejor es ponerse en mano de los ginecólogos y las matronas que son quienes te ayudarán a solventar cualquier duda. Además, es recomendable acudir a clases de preparación al parto en las que aprenderás, entre otras cosas, técnicas para mantener la calma y llevar mejor el dolor llegado el momento.

Mantenerse activa físicamente es también muy recomendable en esta etapa, por supuesto siempre y cuando los médicos no indiquen lo contrario. Hacer ejercicios suaves y sin impacto ayudarán a tu cuerpo y a tu mente a encontrarse mucho mejor en la última etapa e incluso en el parto. Aquí hay que hacer especial hincapié en el suelo pélvico y, por tanto, para el cual hay seguir técnicas como los ejercicios de kegel para trabajarlo antes y después de que nazca el bebé. 

No te olvides de priorizar llevar una alimentación saludable. Este punto hay que tenerlo en cuenta siempre, más aún durante el embarazo. Hidratarse correctamente, moderar el consumo de sal, evitar los ultraprocesados, las grasas y los azúcares y aumentar el consumo de frutas y verduras es primordial para cubrir las necesidades que tiene tu organismo en esta etapa de vitaminas y minerales. En este sentido, hay que incidir en la importancia de tomar ácido fólico todos los días durante los nueves meses de la gestación para incrementar el nivel de folato materno, cuyos requerimientos diarios en las mujeres pasan de entre 50 y 100 μg/día a 800-1000 μg/día durante el embarazo.

Apoyarse en multivitamínicos como Femibion 2 para ayudar con este aporte extra es la mejor de las decisiones porque solo 1 de cada 2 mujeres metaboliza correctamente el ácido fólico que ingiere*, debido a una mutación genética de una enzima4 que impide su metabolismo de forma activa. Aquí es donde Femibion® es de gran ayuda porque contiene la molécula activa de folato (Metafolin®) que puede ser directamente utilizado por el cuerpo de la madre. Mientras otros tipos de folatos requieren una serie de reacciones para convertirse en su forma activa, con Metafolín® la aportación es directa e incluso las mujeres que tienen la mutación podrán recibir ese aporte extra de ácido fólico tan importante en esta etapa.

Femibion 2, del cual puedes obtener aquí tu muestra gratuita, contiene también hasta 10 vitaminas adicionales. Entre ellas, vitamina B12, que contribuye al funcionamiento normal del sistema nervioso e inmunitario y vitamina D, ayuda al crecimiento y el desarrollo normales de los huesos en los niños. Además, Femibion 2 incluye una cápsula adicional de DHA (ácido docosahexaenoico, cuya ingesta por parte de la madre contribuye al desarrollo normal de los ojos del feto**).

Femibion 1, Femibion 2 y Femibion 3 son complementos alimenticios y no deben utilizarse como sustitutos de una dieta variada y equilibrada y un estilo de vida saludable. No superar la dosis diaria recomendada (1 comprimido en Femibion 1, y 1 comprimido + 1 cápsula en Femibion 2 y 3). Mantener fuera del alcance de los niños más pequeños. No deben ser consumidos por niños. ADVERTENCIAS: Femibion 3 no debe tomarse durante el primer trimestre del embarazo por su contenido en vitamina A. Metafolin® es una marca registrada por Merck KGaA, Darmstadt, Alemania y bajo licencia. 1Ferencz C, Rubin JD, Mccarter RJ, Brenner Jl, Neill CA, Perry LW, Hepner SI, Downing JW. CONGENITAL HEART DISEASE: PREVALENCE AT LIVEBIRTHTHE BALTIMORE-WASHINGTON INFANT STUDY. American Journal of Epidemiology. 1985;121(1):31-36. 2La ingesta suplementaria de ácido fólico incrementa el nivel de folato materno. Un nivel bajo de folato materno es un factor de riesgo en el desarrollo de defectos en el tubo neural en el feto en desarrollo. Por lo tanto, se recomienda que las mujeres tomen 400 μg de ácido fólico suplementario al día durante un período de al menos un mes antes de la concepción y hasta tres meses después. 3Parisi F. Multiple Micronutrient Needs in Pregnancy in Industrialized Countries. Ann Nutr Metab 2014;65:13-21. 4El 50% de las mujeres presentan una alteración en una enzimaa que hace que esta pueda perder parte de su actividad1 y por tanto no se pueda metabolizar de forma óptima el ácido fólicobcd. / a)Crider KS et al. MTHCR 677C-T genotype is associated with folate and homocysteine concentrations in a large population-based, double-blind trial of folic acid supplementation. AM J Clin Nutr 2011;93(6);1365-1372. / b) Yan et al. PLoS One 2012;7(10):e416892012. c) Kirke P.N.: BMJ
2004; 328(7455): 1535-1536. d) Christensen B et al.: Am J Med Genet. 1998 May 21;84(2):151-7.

**La ingesta materna de ácido docosahexaenoico (DHA) contribuye al desarrollo normal del cerebro y de los ojos del feto y del bebé lactante alimentado con leche materna. Los efectos beneficiosos se obtienen con una ingesta diaria de 200 mg de DHA, además de la ingesta diaria recomendada de 250 mg de ácidos grasos omega-3 para adultos (DHA + EPA).