La piel en el embarazo

Picazón en el vientre durante el embarazo: causas y qué hacer para calmarlo

El estiramiento y la expansión que la piel del vientre sufre a medida que el embarazo avanza, y el bebé continúa creciendo y desarrollándose, suele ser una de las causas más comunes de esa incómoda y molesta picazón, la cual tiende a volverse más evidente a partir del quinto y sexto mes.

Mientras que los estudios no han mostrado un riesgo mayor de urticaria durante el embarazo, en comparación con cualquier otra etapa o momento de la vida, sí es cierto que suele ser muchísimo más común que las embarazadas experimenten algún tipo de picazón a medida que sus vientres -y otras partes del cuerpo- tienden a expandirse a medida que la gestación avanza, y el bebé crece. No obstante, es necesario tener en cuenta que no todas las causas de picazón son iguales, por lo que es imprescindible qué es lo que podría estarlo generando.

Se estima que alrededor del quinto a sexto mes de embarazo, la irritación de la piel y la propia picazón en sí misma suelen aparecer. Desde entonces, es habitual que se vuelva incluso más pronunciado a medida que la gestación avanza, y la barriga continúa expandiéndose y creciendo. 

Pero que la picazón sea una molestia habitual a medida que el abdomen se expande no significa necesariamente que todas las embarazadas lo experimenten.

¿Cuáles son las causas?

De acuerdo a un estudio publicado en el año 2018, la causa de la picazón en el vientre durante el embarazo suele deberse únicamente a la expansión de la piel, que ocurre normalmente a medida que el bebé crece y se desarrolla. 

Cuando la piel se expande (y como habrás descubierto ya, la piel del abdomen tiene la capacidad de crecer y expandirse bastante), la humedad naturalmente presente tiende a disminuir, en ocasiones de manera considerable, por lo que la piel se vuelve seca, surgiendo no solo picazón, sino también sensación de tirantez y bastante incomodidad.

Lo mismo ocurre con la sequedad de la piel, la cual puede surgir no solo por el propio estiramiento excesivo del vientre, sino por los distintos cambios hormonales que habitualmente suceden durante el embarazo, al afectar también a la circulación. 

Cuando el estiramiento de la piel se convierte en la causa de la picazón, es habitual que surja tanto en los primeros embarazos como en los embarazos múltiples, dado que en estos casos la piel todavía no está acostumbrada a tal expansión.

La urticaria que también suele surgir en algún momento de la gestación puede ser otra causa relacionada. Al igual que las pápulas y placas urticariformes pruriginosas del embarazo, una erupción cutánea con comezón que surge alrededor de las estrías durante el último trimestre, y el prurigo, unos bultos con picazón y costras que pueden aparecer en cualquier trimestre y que surgen en abdomen, piernas o brazos.

¿Qué es y en qué consiste la colestasis obstétrica?

La colestasis obstétrica consiste en un trastorno del hígado que se produce específicamente en la gestación (se estima que ocurre entre un 0.1 y el 2 por ciento de los embarazos), y que se suele desarrollar en el último trimestre, especialmente en mujeres con predisposición genética, en las que un aumento de las hormonas desencadena un problema en el que el ácido biliar pasa del hígado a la sangre, lo que causa una sensación de picazón.

No en vano, dado que el hígado durante la gestación se encuentra trabajando más duramente, cuando no funciona con la misma eficacia tiende a acumularse bilis, la cual luego es secretada en el torrente sanguíneo, causando picazón en pies y manos. A su vez, en algunos casos la picazón está presente en prácticamente todo el cuerpo.

¿Qué hacer para calmar la picazón en el vientre durante el embarazo?

Como veremos en el próximo apartado, hidratar la piel del vientre con regularidad es una de las mejores opciones a la hora de prevenir la picazón. Pero también es esencial para calmarla cuando aparece.

Es mucho mejor optar por un humectante ligero, suave, y sobre todo que no contenga fragancias, para evitar que pueda originar más problemas que soluciones. ¿Y a la hora de aplicarlo? Hacerlo no solo con bastante frecuencia, sino de manera generosa. Pero al utilizarla es más aconsejable hacerlo con la piel todavía ligeramente húmeda, dado que esto ayudará a sellar el agua y la humedad todavía más en la piel.

También es posible optar directamente por una crema contra la picazón, como por ejemplo podría ser el caso de la loción de calamina rosada, o cualquier otra opción que tu dermatólogo podría recomendarte, y que sea segura durante el embarazo.

Por otra parte, el aceite de vitamina E, además de ser tremendamente nutritivo y curativo, es ideal también para reducir la comezón en el estómago durante el embarazo. Incluso es de utilidad para disminuir los pezones doloridos.

¿Se puede prevenir y evitar?

Es fundamental mantener la piel del vientre debidamente hidratada para prevenir que la picazón pueda aparecer. De hecho, se ha demostrado que tener la piel seca tiende a empeorar la picazón, originando unas ganas mayores a rascarse, y además de forma constante. 

Por tanto, es precisamente aquí donde tanto las cremas hidratantes como los aceites son de vital importancia, puesto que una buena loción humectante, al hidratar la piel y nutrirla activamente, ayudará muchísimo a la hora de prevenir o evitar la picazón.

Mantenerse alejada de aquellos elementos que podrían aumentar la picazón es igualmente imprescindible. Por ejemplo, el agua caliente suele convertirse en uno de los principales culpables, ya que el agua a una temperatura elevada puede acabar resecando la piel. ¿Lo mejor? Evitar el agua demasiado caliente, especialmente en la zona del estómago, y optar por agua tibia.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Contenidos en Gaia Media Magazines, especializado en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

Continúa leyendo