Forma de la barriga

La barriga baja en el embarazo: ¿qué significa?

Si estás embarazada seguramente te hayas preguntado por la forma de tu tripa. Y, no. No es igual que las demás mujeres. Básicamente porque cada una es distinta y esto se debe a varios factores. Además, al final del embarazo notarás que en un momento dado estará más baja. Descubre por qué se produce y lo que significa.

barriga
Fuente: iStock

Redondeadas, picudas, altas, discretas, anchas, prominentes... Las barrigas de las embarazadas son únicas. De hecho, la tripa de una misma mujer cambiará a lo largo de su gestación o incluso en otros embarazos también tendrá su vientre de forma distinta. 

Aunque cada una tenga su forma, algo que es común en todas ellas, es que en torno al final del embarazo la barriga empiece a descender. Si quieres saber qué factores influyen en ello y el significado que tiene esto, lo vemos aquí. 

Factores que influyen en la forma de la barriga

Hay muchos factores que influyen y que hacen que la barriga de la mujer gestante tenga una forma u otra durante el embarazo. Estos son los principales:

  • La propia complexión de la madre. El tamaño y la altura que tenga la embarazada de por sí, hará que la forma de su vientre adquiera una forma u otra según a lo que se tenga que adaptar el feto para poder desarrollarse.
  • La etapa del embarazo. Obviamente es más prominente cuanto más avanzado está.
  • La postura del bebé y los movimientos que haga el bebé en ese instante.
  • El número de embarazos por los que haya pasado la madre. Si no es primeriza, la barriga está más baja porque los músculos tienen mayor flacidez.
  • El peso de la madre. Tener sobrepeso u obesidad previamente a la gestación también influye.
  • El estado físico de la embarazada y, en especial, la forma de los abdominales. Cuanto más fuertes y tonificados estén, más arriba estará la barriga porque los músculos son capaces de sostener el peso. 

¿Qué significa la barriga baja?

barriga baja
Fuente: iStock

Existen varios mitos que puede que hayas escuchado en torno a la barriga de la embarazada. Uno de ellos es el de poder adivinar el sexo del bebé según la forma de la misma: se dice que una tripa más alta se corresponde con una niña, y una más baja, con un niño. Pero la verdad es que no es cierto

Lo que realmente indica es que se ha producido el llamado encajamiento o aligeramiento, lo que significa que el bebé ha descendido por la pelvis de la futura madre. Es decir, el pequeño se encuentra empujando hacia la pelvis, por lo que, si se apoyan las manos un poco por encima del pubis de la embarazada, probablemente podrá notarse la cabecita del niño.

Un punto que nos hará comprobar que efectivamente la barriga ha descendido es que se ha creado un espacio por debajo del pecho y el principio de la barriga de más o menos el tamaño de una mano. Esto además provoca que la madre pueda respirar y digerir mejor

Aunque nos debamos quedar con esto, a su vez, esta circunstancia lleva de la mano otro mito y es aquel que da a entender que la hora de dar a luz también está muy cerca. Es verdad que puede ser que en algunos casos coincida y sea así, pero en otros, puede ser algo totalmente equivocado, especialmente en madres primerizas

En el primer embarazo, el encajamiento se produce unas semanas antes del parto (entre 2 y 4 o más) y en aquellas embarazadas que ya han dado a luz en otras ocasiones, puede ser que no ocurra este aligeramiento hasta el mismo momento del alumbramiento. El resumen es que entonces no podemos ver la forma de la barriga baja como buen indicador de la llegada del bebé y no conviene condicionarse por ello

foto claudia

Claudia Escribano

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

Continúa leyendo