Ser Padres

Un colegio en Francia pide que no lancen a los niños por la verja si llegan tarde

Sabemos que las prisas y el estrés no son buenos. Pero algunos padres deberían tenerlo más en cuenta, especialmente por las mañanas. En una escuela de Francia se han visto obligados a colocar carteles pidiendo que no lancen a los niños por la verja en caso de que lleguen tarde. A veces la realidad supera la ficción.

Hay cosas en la vida que parecen ser bastante lógicas. Si un niño se entretiene mucho preparándose por las mañanas es bastante probable que llegue tarde al colegio. Seguramente muchos padres se sientan identificados con esa sensación de tener que lidiar con el estrés matutino y lograr que los niños se laven, se vistan, desayunen y no se olviden de nada importante en casa. ¡El tiempo no suele sobrar precisamente!
Lo que parece también tener relación con el mundo de la lógica es que a pesar de que no se llegue a tiempo, lo que no se debe hacer es lanzar a tu hijo por la verja del centro. Sí, aunque parezca lo menos coherente que se puede hacer, así ha estado sucediendo en una escuela de Francia. Hasta tal punto, que han tenido que colocar carteles informando del riesgo que puede suponer para los más pequeños.
Se trata del Colegio Trillades en cuestión y está situado en la ciudad francesa de Avignon. La normativa del mismo indica que las puertas se cierran a las 8:30, pero parece que algunos padres, ante la imposibilidad de quedarse con sus hijos, tienen la idea de lanzarlos a través de una verja de entrada de ni más ni menos que dos metros de altura.
Tal y como cuenta el medio La Provence, esta tesitura estaba llegando a convertirse en un verdadero problema, hasta tal extremo que se han visto en la obligación de colocar carteles advirtiendo a los padres de que no hagan algo que puede ser tan peligroso.
En los carteles, además de aparecer el dibujo de un padre lanzando a un niño como si de una pelota se tratase, también se incluyen advertencias como: “No lances a los niños por la verja” o “Cuando llegues tarde, vuelve a las 10:00 o a las 15:00”.
Según cuenta al medio británico The Times, Sanaa Meziane, la directora de la escuela, “los padres que llegan después de que suene el timbre tiran a sus hijos, literalmente”. Por eso han decidido tomar esta decisión como medida de prevención, esperemos que sirva como recapacitación y, por supuesto, para evitar accidentes.

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

tracking