Ser Padres

10 tareas del hogar para que los niños desarrollen el sentido de la responsabilidad

Se romperán cosas, ensuciarán más de lo que limpian, se acostarán en una cama medio deshecha y la ropa pasará por el suelo antes que por tu cuerpo, pero todas estas consecuencias no son más que un peaje menor en favor del crecimiento de los pequeños de la casa.

Incidir en las ventajas que hacer partícipes a tus hijos desde bien pequeños en la dinámica del hogar está fenomenal y es nuestro deber, pero no sin antes reconocer que para los padres es un esfuerzo hacerlo porque tiene poca recompensa para ellos. Es entendible que, a menudo, porque no queremos perder tiempo repasando luego la misma acción o porque se pierde mucho tiempo haciéndolo con ellos, cueste hacerles partícipes en las tareas del hogar. Dicho esto, las ventajas para el desarrollo de los peques son enormes porque es una de las mejores formas de que su sentido de la responsabilidad y su autonomía se desarrollen.
Se romperán cosas, ensuciarán más de lo que limpian, se acostarán en una cama medio deshecha y la ropa pasará por el suelo antes que por el cuerpo, pero todas estas consecuencias -y otras muchas que también ocurrirán con toda probabilidad- no son más que un peaje menor en favor del crecimiento de los pequeños de la casa.
Siempre y cuando aseguremos primero su seguridad, y dependiendo del grado de madurez que presente cada niño, hay muchas tareas en las que desde edades muy tempranas pueden participar. No se trata de obligarles, sino de involucrarles en ellas a través de la palabra, con la narrativa adecuada. Esta debe ser positiva en la medida de lo posible, pero sin engañarles, porque también han de entender las cosas como son, y las tareas del hogar, al fin y al cabo, son obligaciones que lo más justo es compartir entre todos.
Cada tarea conlleva un enfoque distinto, pero en todo caso es mucho más fácil que un niño las asimile de forma natural que desde la imposición. Algunas incluso pueden ser divertidas, aunque evidentemente no todas. Sirva como ejemplo la tarea de recoger los juguetes tras un tarde de ocio en casa: es una utopía convencer a un niño de que hacerlo puede ser divertido. Sin embargo, sí son capaces de entender que es algo necesario para volver a jugar al día siguiente, para que sus posesiones más queridas se conserven mejor y para que las vuelvan a encontrar con facilidad cuando vuelvan a por ellas.
Hemos elaborado una lista con diez tareas cotidianas que se pueden convertir en una excelente herramienta de desarrollo de los niños. En todas ellas pueden colaborar los peques a partir de los tres años, y en un número mayoritario de ellas lo pueden hacer incluso un poco antes.

Papá de dos niñas y periodista, la mejor combinación para que broten dudas, curiosidades, consejos efectivos (también otros que no lo son tanto) y experiencias satisfactorias que compartir en este espacio privilegiado para ello.

tracking