Ser Padres

Ginecomastia en niños: ¿por qué se produce el agrandamiento de las glándulas mamarias en niños?

Aunque puede parecer algo poco común, en realidad la ginecomastia suele ser muy común en los niños varones tras la llegada de la pubertad, especialmente cuando se produce cierto desequilibrio entre hormonas. Por suerte, en la mayoría de las ocasiones desaparece a los pocos meses o años.

Se estima que alrededor de la mitad de los adolescentes varones tendrán ginecomastia a lo largo de la pubertad. Aunque es común que, una vez las hormonas vuelvan a alcanzar su equilibrio, la condición desaparezca y todo vuelva a su normalidad, ya que la mama, con el paso del tiempo, tiende finalmente a retroceder por sí sola.
De hecho, el agrandamiento de los senos es, a menudo, una condición frecuente en los niños durante la pubertad. Y se produce debido al aumento de determinadas hormonas, como los estrógenos, algo que puede ocurrir tras la llegada de la pubertad.

¿Qué es la ginecomastia?

La ginecomastia consiste en una afección que origina que el tejido mamario aumente de tamaño tanto en niños varones como en hombres, la cual suele ocurrir cuando se pierde el equilibrio de dos hormonas presentes en el cuerpo. No obstante, no debe confundirse con la pseudoginecomastia, la cual ocurre como consecuencia de la presencia de depósitos de grasa en el área, lo que origina finalmente la aparición de senos agrandados en el varón.
Todos los niños nacen con una pequeña cantidad de tejido mamario. Sin embargo, los senos en los varones no se desarrollan como sí lo hacen en las niñas tras la llegada de la pubertad.
A diferencia de las niñas, el cuerpo de los niños produce principalmente testosterona, una hormona esencial para su desarrollo sexual durante la pubertad. Pero los niños también producen una hormona responsable del crecimiento sexual en las niñas, el estrógeno, aunque en mucha menor cantidad.
Cuando un niño llega a la pubertad, el equilibrio entre estas dos hormonas puede cambiar puntualmente. Cuando esto ocurre, es posible que exista un porcentaje mayor de estrógeno, lo que hace que el tejido mamario masculino se agrande y se hinche.

¿Cuándo puede ocurrir y por qué?

Como te comentábamos al principio, se estima que la ginecomastia puede afectar a al menos la mitad de los niños durante la pubertad. No en vano, se calcula que alrededor de un 40 por ciento de los niños, de entre 10 a 16 años de edad, pueden desarrollar una ginecomastia transitoria, lo que significa que tenderá a desaparecer a los pocos meses o años, una vez las hormonas vuelvan a su normalidad.
De hecho, en la mayoría de las ocasiones suele desaparecer de forma totalmente espontánea en alrededor del 75 por ciento de los niños después de dos años, y en aproximadamente el 90 por ciento de los niños en tres años.
Sobre las causas, debemos tener en cuenta que, durante la pubertad, se producen grandes cambios en determinadas hormonas, las cuales son las principales responsables de todos los cambios que ocurren durante esta etapa.
En los niños, las hormonas andrógenas se convierten en estrógenos en la grasa, los músculos y la piel. En las primeras etapas de la pubertad, la glándula pituitaria actúa estimulando a los testículos para que secreten testosterona únicamente por la noche.
Foto: Istock

Causas de la ginecomastia en niñosFoto: Istock

Así, a medida que la pubertad avanza, los niveles circulantes tanto de testosterona como de gonadotropina aumentan igualmente durante el día, mientras que el estrógeno derivado de los andrógenos también aumentará en la adolescencia temprana, pero la testosterona actúa suprimiendo la acción de los estrógenos.
Sin embargo, cuando se produce un desequilibrio entre hormonas es posible que, finalmente, los estrógenos originen un aumento de la conversión de andrógenos en estrógenos, ocasionando un agrandamiento transitorio de los senos en los niños varones (ginecomastia).

¿Se puede tratar?

Desde un punto de vista médico, los niños y adolescentes varones con un agrandamiento de los senos debido a la pubertad, con un tamaño inferior a 4 centímetros, por lo general no necesitan ningún tipo de tratamiento médico.
Además, debemos recordar que, entre los 6 meses y 3 años, el 90 por ciento de los casos de ginecomastia desaparecen por sí solos sin tratamiento. Es decir, la ginecomastia tiende a desaparecer por sí sola.
Sin embargo, cuando la ginecomastia se encuentra presente durante 4 años o más, los senos se han vuelto firmes, o presentan un tamaño superior a los 6 centímetros, es posible que sí se necesite cirugía para corregirlo.
En este sentido, fundamentalmente son dos las técnicas que se llevan a cabo: una liposucción, que consiste en la eliminación de la grasa adicional presente en los senos; o una mastectomía, en la que se extirpa tejido de la glándula mamaria.

Colaborador de Ser Padres, especializado en divulgación científica y sanitaria, maternidad y embarazo. También se dedica a la verificación de hechos (fact-checking).

tracking