Ser Padres

Pielonefritis: qué es, causas, síntomas y tratamiento en niños

La pielonefritis consiste en una infección bacteriana del tracto urinario, la cual afecta al riñón. Puede tener graves consecuencias, especialmente en bebés y niños pequeños.

La pielonefritis consiste en una afección renal repentina, la cual se caracteriza principalmente por ser grave, en la que los riñones se inflaman. Puede llegar a dañarlos de forma permanente, de manera que puede poner en peligro la vida. Se refiere a la infección de los riñones. Y, de acuerdo a los especialistas, se considera una forma más grave de infección urinaria.
Cuando ocurren ataques persistentes y / o repetidos, se trata de una condición conocida médicamente con el nombre de pielonefritis crónica. Aunque se trata de una condición rara, suele ocurrir con mayor frecuencia tanto en niños como en obstrucciones urinarias frecuentes.

¿Cuáles son los síntomas de la pielonefritis?

Es común que los síntomas suelen aparecer dos días después de la infección. Los síntomas más comunes suelen ser: fiebre superior a 38,9 ºC, dolor (en el abdomen, espalda, costado o ingle), micción dolorosa, orina turbia, presencia de sangre o pus en la orina, micción urgente o frecuente y una orina con olor muy fuerte.
También suelen surgir otros síntomas comunes, como: náuseas, vómitos, dolor y malestar general, fatiga, escalofríos y temblores.
Por otro lado, en el caso de los niños los síntomas de la pielonefritis pueden ser algo diferentes. Lo más habitual es ardor o dolor al orinar, micción urgente o muy frecuente, fiebre, así como dolor abdominal bajo.

¿Cuáles son las causas?

Es habitual que la infección empiece en el tracto urinario inferior, como suele ocurrir con una infección del tracto urinario. Las bacterias ingresan al cuerpo a través de la uretra. A partir de ese momento, empiezan a multiplicarse y extenderse hasta la vejiga. Luego, desde ahí, las bacterias viajan a través de los uréteres, hasta alcanzar los riñones.
Aunque es cierto que cualquier infección grave en el torrente sanguíneo puede acabar extendiéndose a los riñones, causando pielonefritis aguda, determinadas bacterias como la E. coli a menudo son una causa común de esta infección.

¿Cómo se diagnostica?

Foto: Istock

Diagnóstico de pielonefritis en niñosFoto: Istock

El médico buscará sensibilidad en el abdomen y fiebre, así como otros síntomas comunes. En caso de que sospeche de la presencia de alguna infección renal, el análisis de orina se caracteriza por ser una de las pruebas más comunes, principalmente porque ayuda a buscar bacterias, su concentración, pus y sangre en la orina.
Para recolectar la orina del bebé, es conveniente intentar recuperarlo directamente del chorro de orina; de esta forma evitaremos un falso resultado como consecuencia de la presencia de bacterias concomitantes. Puede ser muy útil colocar una compresa en el pañal, aplicando una tira específica sobre la compresa tan pronto como se haya mojado.

Principales diferencias entre la pielonefritis y la cistitis

Mientras que la pielonefritis es una infección del tracto urinario superior, la cistitis se trata de una infección localizada de la vejiga urinaria, la cual tiende a causar ardor al orinar. Además, la pielonefritis aguda a menudo sigue a una cistitis aguda mal tratada o recurrente, o a una infección del tracto urinario.
Además, como ya hemos indicado, la pielonefritis se caracteriza por ser una infección muchísimo más grave que la cistitis, dado que puede acabar destruyendo el riñón. No en vano, las complicaciones más comunes suelen ser infección de la sangre (sepsis), y la cicatrización renal, que puede afectar la función renal normal.

¿Cómo se trata?

Los antibióticos se convierten en el primer tratamiento contra la pielonefritis aguda, aunque el tipo de antibiótico dependerá de si ha sido posible identificar o no la bacteria. Si no es posible, lo más probable es que se utilice un antibiótico de amplio espectro.
En recién nacidos menores de 3 meses de edad, el tratamiento con antibióticos se administra por infusión, por lo que podría ser necesario proceder a la hospitalización durante algunos días. A una edad mayor, y cuando el bebé está sano, es común que el tratamiento empiece por vía intravenosa para continuar por vía oral.

¿Es posible prevenirla?

Cuando la pielonefritis se presenta en el bebé, es importante llevar a cabo una ecografía, lo que ayudará a identificar la posible existencia de algunos síndromes de malformación.
También es fundamental confirmar el diagnóstico de reflujo vesicoureteral, para lo cual la ecografía del tracto urinario debería ir seguida de una cistografía retrógrada, que consiste en introducir un determinado producto en la vejiga (por inyección o mediante una sonda introducida en la uretra), y luego tomar radiografías cuando la vejiga se llena y cuando el niño orina.

Colaborador de Ser Padres, especializado en divulgación científica y sanitaria, maternidad y embarazo. También se dedica a la verificación de hechos (fact-checking).

tracking