Ser Padres

A qué edad pueden empezar con el skate

Te sorprenderá saber, si no practicas este deporte y no conoces mucho acerca de él, que hay tablas en el mercado diseñadas para niños y niñas a partir de los 3 y 4 años de edad.

¿Has visto en alguna explanada o parque de tu barrio a un niño o niña inequívocamente muy pequeño subido en un skateboard? A lo mejor te paso como a nosotros, que tus ojos casi se salen de sus órbitas incapaces de procesar lo que veían: ¿cómo puede alguien tan pequeño practicar ese deporte? Pues puede, ya lo creo que puede.
Como sabes, el skate es la tabla para patinar que se puede utilizar como medio de transporte o para hacer piruetas y trucos en un recinto diseñado exclusivamente para ello, de los que suele haber en algún parque de todas las ciudades del mundo. Quizás también sepas que en los últimos Juegos Olímpicos de Tokio 2020, el skate fue deporte olímpico por primera vez, asombrando al mundo la juventud de sus participantes. ¡Una niña de 13 años fue medalla de oro!
En cambio, lo que estamos seguros de que no te imaginabas si no sabes mucho de skate, es que con apenas 3 ó 4 años los niños y niñas ya pueden probar a ir en tabla. Con la misma edad en la que todavía están empezando a aprender a montar en bici y con la que rara vez consiguen soltarse con los patines porque aún están afinando conceptos psicomotores básicos como el equilibrio o la destreza con sus extremidades. Pues con esa edad ya son capaces de coordinar el movimiento para lanzarse con la tabla y mantenerse de pie, bien equilibrados, en ellas. Incluso, si practican y tienen capacidades para ello, son capaces de pillar muy rápido el movimiento corporal para poder avanzar encima de la tabla. 

El diseño adecuado para empezar

Lógicamente, para que un niño o niña de 3-4 años pruebe el skateboard con seguridad es esencial que la tabla tenga un diseño adecuado para ello. La clave es el tamaño, por un lado, pero por encima de este factor hay uno más importante: la altura de la misma. Es cierto que una tabla demasiado grande puede resultar muy pesada para críos tan pequeños, pero para darles seguridad, tanto real como a nivel de sensaciones, es importante que la tabla no se eleve demasiado del suelo y que los ejes no estén muy juntos. 
En definitiva, es aconsejable, sobre todo si no sois expertos en este deporte pero ellos quieren probarlo sí o sí, que les proporcionéis una tabla diseñada para este tipo de edades. Suelen ser diseños compatibles hasta los 6 o 7 años de edad, no muy caros de precio porque son para principiantes, y que están fabricados en madera. Algunos, como es el caso de este modelo de venta en Decathlon, tiene incluso marcadas dos huellas en la tabla para que el niño o niña tenga una referencia sobre donde colocar sus pies.
La clave de esta tabla de skate, apta para niños y niñas de 3 a 7 años de edad, es que se ha aumentado la distancia habitual entre los ejes, es más baja y no hay efecto palanca. Además, la forma es simétrica, de manera que no diferencia entre posición goofy y regular en función de si quien la lleva es zurdo o diestro. Esto no ocurre con estas tablas para niños que en muchos ni siquiera tienen definido su lado dominante. El resultado final es que sirve para todos por igual y rueda menos pero es más segura, y el efecto una vez el peque se sube y se desliza es el de cualquier tabla de skate con medidas y diseño estándar.
tracking