Receta de bretzel

Receta de bretzel

El bretzel es el pan tradicional de origen alemán más popular en todo el mundo. Es fácilmente reconocible por su característica forma de lazo y su sabor ligeramente salado.

Categoría:

Con niños

Ingrediente Principal:

Harina

Ingredientes:

  • 250gr de harina
  • 175ml de agua
  • 20gr de levadura fresca Levital
  • 15gr de mantequilla
  • 5gr de sal fina
  • 40gr de bicarbonato
  • Sal gorda para adornar

Paso a Paso:

  1. Empezamos tamizando la harina en un bol a la que incorporamos la levadura fresca que antes ya hemos desmenuzado con las manos, y la sal fina.
  2. A continuación, añadimos el agua y la mantequilla. Amasamos la mezcla hasta que tengamos una masa homogénea y la dejamos reposar tapándola con un paño durante dos horas para que fermente.
  3. Una vez transcurrido este tiempo, es el momento de que recuperemos nuestra masa y la extendamos con ayuda de un rodillo. La dividimos en porciones iguales y hacemos churritos con cada una ellas.
  4. ¡Es el momento de formar los lacitos! Ponemos el churrito en forma de “U” y pasamos uno de los extremos por encima del otro y, a continuación, hacemos lo mismo con el otro extremo. Repite el proceso con cada uno de los churritos.
  5. Colocamos los lacitos en una bandeja y los tapamos con papel film. Vamos a dejarlos reposar, como mínimo, una hora para que la masa se asiente correctamente.
  6. El siguiente paso es bañarlos en 500 gramos de agua a la que previamente habremos añadido y disuelto el bicarbonato. Los sacamos y los ponemos a secar. Hacemos esto con cada lacito.
  7. Precalentamos el horno y colocamos los lacitos en la bandeja del horno. A continuación, les espolvoreamos la sal gorda. Cuando el horno esté caliente, los introducimos durante un máximo de entre 15 ó 20 minutos. ¡Ya podemos disfrutar de nuestros bretzels! 

El bretzel es el pan tradicional de origen alemán más popular en todo el mundo. Es fácilmente reconocible por su característica forma de lazo y por su sabor ligeramente salado. Es además un imprescindible en la mundialmente conocida fiesta del Oktoberfest y también es típico en latitudes bien lejanas como Australia y América del Norte.

¿Sabes de dónde viene su nombre? Su significado original proviene del latín y se traduce como “brazo pequeño”, porque su forma se asemeja a dos brazos entrelazados. Además, existe una variante americana, los pretzels, que tienen una consistencia más crujiente que los originales porque se asemejan más a una galleta salada que a un pan.

Su origen parece estar relacionado con las festividades celtas que se celebraban al inicio de la primavera, cuando el sol transita por la constelación de Aries. el carnero, por lo que su característica forma representaría los cuernos de este animal zodiacal.

Los romanos los llamaron panis tordus. Hacia 610, los monjes benedictinos de Borgoña y Renania los adoptaron para entregarlos como premio a los niños que realizaban sus tareas escolares. 

Su representación más antigua aparece en el Hortus Deliciarum, que data de 1190. En una de las miniaturas del códice aparece la escena de un banquete en el que participan la reina Ester y su esposo el rey persa Asuero/Jerjes. Sobre la mesa, se observa un brezel a la derecha del rey.

En la tradición católica del sur de Alemania se utilizaban los "palmbrezel" para adornar las palmas que se llevaban a bendecir a la iglesia el Domingo de Ramos (Palmsonntag).

Lo bueno de los bretzel es que son perfectos para experimentar y añadirle sabores a la receta original como el ajo, la miel o las almendras. Una vez que los pruebes, no podrás parar de hacerlos y experimentar.

Hoy te traemos la receta de este famoso pan con el que harás más felices las meriendas de los más pequeños de la casa (y de los mayores). ¿Empezamos?

Receta elaborada por los cocineros expertos de Levital

Continúa leyendo nuestras recetas...