Ser Padres

Cremas solares para bebés y niños: ¿cuáles son las más recomendables?

¡Ya está aquí el verano! Los rayitos de sol nos indican que debemos proteger la piel de los bebés y niños. Y no solo para ir a la playa o piscina, también para ir a dar un paseo o ir al parque. Os presentamos las mejores colecciones de cremas solares del mercado para cuidar la piel de los tuyos:

La piel de los recién nacidos es muy diferente a la piel de los adultos: es hasta diez veces más fina, se seca con facilidad, todavía no es capaz de regular bien la temperatura y resulta más propensa a alergias e irritaciones.
Pediatras y dermatólogos recomiendan no exponer a los bebés y niños directamente al sol y protegerles adecuadamente. No obstante, muchas veces aunque no estén directamente expuestos, la radiación UV puede reflejarse en muchos elementos del día a día. Dado que el sol puede dañar gravemente la piel de los bebés, es importante no exponer directamente a los niños menores de un año a las radiaciones solares. Sin embargo, casi la mitad de los españoles (48,8%) no sigue esta recomendación, según del IV Estudio CinfaSalud “Percepción y hábitos de salud de la población española en torno a la fotoprotección”.
Por este motivo, ahora que llega el verano, es necesario extremar las precauciones en torno a la fotoprotección infantil, y más sabiendo que, por el tipo de actividad que realizan al aire libre, los niños pueden recibir hasta el triple de radiación que los adultos. “La mejor manera de proteger su piel es evitar o reducir el tiempo de exposición solar, sobre todo con los bebés. Si tienen menos de un año, nunca podemos exponerles de forma directa a las radiaciones solares. A partir de esa edad y hasta los 3 años, podemos plantearnos que les dé el sol, pero siempre limitando el tiempo, evitando las horas centrales del día y con las correctas medidas de fotoprotección, subraya la experta Susana Mezquita.

Por otra parte, no es recomendable aplicar fotoprotectores a los bebés menores de seis meses y, a partir de esa edad, debemos usar aquellos productos que estén especialmente formulados y testados para estas edades. De hecho, Mezquita aconseja “elegir un fotoprotector pediátrico con un índice de protección solar alto (SPF 50+), capaz de proteger frente a los rayos UVB, UVA e infrarrojos (IR-A) y que contenga filtros físicos”.
Por lo demás, con los niños y bebés han de seguirse las mismas pautas que con los adultos, quienes, como recuerda la experta, “debemos ser el mejor ejemplo para nuestros hijos y poner en práctica todas las medidas a nuestro alcance para una correcta fotoprotección. No exponernos al sol en las horas centrales del día, mantenernos a la sombra, cubrirnos con ropa adecuada y gorro y usar gafas de sol homologadas son algunas de las medidas más sencillas de inculcar”.
En crema, spray, geles, barras, lociones, leches o aceites, el mercado ofrece un amplio abanico de presentaciones de los agentes protectores solares. Pero, ¿cuál es el más apropiado para los niños?
tracking