Ser Padres

La importancia de cortar y cocinar bien los alimentos en BLW: así debes hacerlo

La técnica BLW (Baby Led Weaning) para introducir la alimentación complementaria en bebés a partir de seis meses no es sencilla de poner en práctica. Aunque a simple vista solo debamos dar alimentos en trozos a los niños, debemos saber cómo cortarlos y cocinarlos en función del alimento que sea. Te enseñamos a hacerlo.

Parece sencillo: cuando el bebé cumple los seis meses de edad, lo sentamos en una trona o una silla y le ofrecemos algún alimento para que vaya chupando y saboreando y, así, empezar a comer de manera autónoma. Aunque la técnica de Baby Led Weaning nos resulte sencilla, lo cierto es que esconde detrás muchos detalles que conviene no pasar por alto. De hecho, por algo los profesionales invitan a todos los padres que hayan decidido practicarlo con sus peques formarse con algún curso de preparación o alguna lectura específica.
Y es que, conviene saber qué alimentos es mejor no incluir dentro de la lista de Baby Led Weaning, qué proceso de cocinado llevar a cabo en función de lo que vayamos a ofrecer al peque o, entre otros, cuánto tiempo debe pasar entre que se introduce un alimento y el siguiente.
Si todos estos detalles ya están controlados, es muy importante pasar al tema de los cortes: no podemos ofrecer igual un trozo de manzana que un trozo de brócoli, por ejemplo. El cocinado será diferente y el corte también lo será.
Además, debemos saber por dónde empezar a practicarlo. En este sentido, la doctora Odile Fernández, autora del libro ‘Mi hijo come sano’, afirma que lo mejor es empezar por los finger food, es decir, trozos de alimentos cortados en tiras similares a los dedos. “Son alimentos que pueden coger con sus manos” explica en el libro.
Incluso explica cómo ofrecérselos: “al principio ofreceremos alimentos simples, sin apenas procesar, para ir viendo cómo los admite y si hay algún tipo de alergia e intolerancia”. En este sentido, cree que lo mejor es elegir los alimentos frescos, locales, de temporada y ecológicos.
Para ofrecérselo al peque, habrá que cortarlos de la manera correcta y, después, ponerlos en un cuenco o plato (a poder ser de un material irrompible) y poca cantidad para evitar manchar todo.
A continuación te damos algunos trucos de corte y cocinado perfectos para empezar con el Baby Led Weaning y basándonos en el libro de recetas de la doctora Odile Fernández y con ayuda de Instagram.

Brócoli

Para ofrecer brócoli primero deberemos cocerlo al vapor durante 4 o 5 minutos. Lo presentaremos en arbolitos, junto al tronco partido por la mitad para que el peque lo pueda manipular.Otra opción es desmenuzarlo.

Calabacín

Se puede cocinar al vapor durante tres minutos o hervirlo durante cinco. Lo mejor para presentarlo será cortarlo en tiras (a modo de finger food) o en rodajas finitas.

Espárragos

Los espárragos verdes habrá que cortarlos en tiras de entre 5 y 7 centímetros antes de dárselos al peque. En cuanto al cocinado, lo mejor es hacerlos al vapor durante cinco minutos u hornearlos durante 20 con un chorrito de aceite. “puedes aderezarlos con limón, cebollino o perejil”, afirma la doctora.Otra opción es esta que nos propone @blw_nacho en Instagram: revolver los espárragos con huevo o presentarlos en crema o puré.

Aguacate

Cortado en tiras y maduro es lo ideal. Eso sí, hay que tener en cuenta que los trozos no pueden ser muy pequeños porque el objetivo es que los niños los manipulen y cojan con su mano. También podemos optar por aplastarlo un poco con un tenedor o, incluso, hacerlo puré.

Fresas

Para ofrecerle las fresas a un niño que practica Baby Led Weaning deberás trocearlas o cortarlas por la mitad.¡Ojo! No será la misma presentación si el niño tiene seis meses o si tiene más de ocho o nueve meses. En el primer caso habremos de dársela entera para evitar atragantamientos.Ya cuando sean un poquito más mayores podemos pasar a cortarlas.

Melocotón

Maduro, pelado y cortado en tiras o en trozos grandes.

Sandía

Es una de las frutas más refrescantes de cara al verano. Habrá que cortarla en tiras o en rodajas triangulares y, además, se la puedes ofrecer con la cáscara para que le resulte más sencillo agarrarla.

Lentejas o alubias

Se puede hacer una especie de hummus o, bien, cocerlas y dárselas tal cual en un platito o cuenco. Se mancharán bastante, pero merecerá la pena.¿Otra alternativa? Esta sabrosa receta encontrada en Instagram: falafels de lentejas.

Huevos

Los huevos se pueden ofrecer revueltos o en tortilla. O bien, cocidos y troceados en tiras.

Pescado

Lo mejor es cocerlo al vapor, pasarlo al horno o hervirlo. Se servirá desmenuzado y rociado con aceite de oliva.En este post de Instagram encontraréis mucha más información sobre la relación entre el pescado y el método Baby Led Weaning.

Arroz

“Al principio le costará coger los granos de arroz uno a uno así que podemos facilitarle el trabajo ofreciéndole bolas de arroz”, comenta la doctora. Para ello, herviremos el arroz y, una vez frío, tomaremos dos cucharadas con la palma de la mano y las aplastaremos hasta que suelte el líquido. Después formaremos la bola.En este vídeo encontraréis el paso a paso:

Frutos secos

Los frutos secos son uno de los alimentos con más riesgo de atragantamiento, por eso no se aconseja dárselos enteros a los niños menores de tres años. Pero si queremos introducirlos en la alimentación del pequeño (sobre todo si queremos comprobar que no tiene alergia o intolerancia a ellos), lo mejor será que se los ofrezcamos en modo de harina o, incluso, en crema (natural) untados en una rebanada de pan o mojando fruta en ella.¡Cuidado! Deberemos alejarnos de los frutos secos salados y fritos.

tracking