Ser Padres

Verdades y mitos que giran alrededor del colecho

Los beneficios que reporta el colecho sobre el desarrollo de los bebés son infinitos y están demostrados por la ciencia. Sin embargo, todavía hay mucha cultura popular sobre este tema y, dentro de ella, muchos mitos que la ciencia también se ha encargado de desmentir. Te explicamos cuáles son los 10 más comunes sobre colecho.

Si miramos a países como Japón, nos daremos cuenta de que la práctica del colecho es algo totalmente natural y sin ningún tipo de estigma. Sin embargo, en otros países todavía corren muchos mitos y mucha desconfianza hacia el hecho de que el bebé duerma en la misma cama de los padres durante los primeros meses de vida.
Ya el propio Carlos González, defensor del colecho, afirma que esta práctica no tiene ningún riesgo para ninguna de las partes implicadas, aunque también explica a todas las familias en sus libros que, por encima de cualquier opinión que nos den los expertos, lo mejor es que cada familia se organice como quiera en cuanto a la forma de dormir de sus hijos: “lo importante es que el método escogido sea apropiado y al gusto de todos los integrantes de la familia”, expone.
Aunque es una práctica de sobra conocida en la sociedad, son muchos los padres que no se animan a practicarla y la razón fundamentada en casi todos los casos es su relación con el Síndrome de la Muerte Súbita del Lactante. Porque, sí, algunos estudios certifican que el colecho aumenta el riesgo de sufrir el SMSL, pese a que es muy beneficioso para el mantenimiento de la lactancia materna. Sin embargo, son estudios bastante antiguos. Otros, como este, más reciente, apuntan a que no existe una relación directa entre el colecho y el SMSL en ausencia de otros factores.
Con el fin de hacerlo seguro para todos, el Comité de Nutrición y Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría no aconseja que sigan esta práctica los lactantes menores de tres meses de edad, los bebés prematuros o que hayan tenido bajo peso al nacer o los padres que consuman tabaco, alcohol, drogas o fármacos sedantes.
Además, son claros al afirmar que es mejor no practicarlo en el postparto inmediato u otras situaciones de cansancio o cansancio extremo, sobre superficies blandas como colchones de agua o sofás y tampoco es recomendable si hay que compartir cama con más personas.
Eso sí, siempre recomendamos que aquellas personas que quieran comenzar a practicarlo, hablen antes con su pediatra para que les oriente mucho mejor sobre su caso en particular.
Pese a todo lo anteriormente explicado, son muchos los mitos que a día de hoy siguen circulando sobre la práctica del colecho. Aquí vamos a desmitificar, con ayuda de la ciencia, algunos de los más comunes y a aclarar otros que sí son verdad.

La redactora de la web de Ser Padres está especializada en temas de salud infantil, crianza, embarazo, psicología y educación, desarrollando la mayor parte de su carrera profesional en Ser Padres y otros medios orientados al mundo educativo.

tracking