Ser Padres

¿Qué diferencias hay entre las escuelas infantiles tradicionales y las alternativas?

Cada vez más familias luchan por que sus hijos se formen en una educación especial o personalizada lo que ha generado una y mayor oferta de escuelas con otras formas de hacer educación. Pero ¿son todas iguales? ¿Qué cosas podemos tener en cuenta para tomar la decisión?

Según el Instituto Nacional de Estadísitica, en el año 2020 el abandono de la educación, es decir, el fracaso escolar, alcanza cifras del 20% para los hombres y el 11% para las mujeres. La calidad de la enseñanza es una preocupación constante, quizá esto explique que en nuestro país haya censadas alrededor de 600 escuelas que instruyen de otra manera según explica la ONG Ludus.
Es otra educación donde cuestionan las clases magistrales, limitan las tareas fuera de las aulas, introducen las nuevas tecnologías en el aprendizaje y reducen el número de alumnos por clase. Existen dos tipos de educación actualmente en España: la educación alternativa y la tradicional ¿Conoces sus diferencias?

¿Qué es una escuela infantil alternativa?

En España hay registrados más de 600 centros donde se imparten pedagogías alternativas; métodos educativos distintos al tradicional, según la ONG Ludus. Algunos llevan usándose décadas como las fórmulas Montessori, Reggio Emilia o Waldorf. La mayoría tiene como base la naturaleza y casi todos parten del enfoque del autoconocimiento en la infancia: el niño es el centro.
Clara García, maestra y directora del centro de cuidado infantil “La Cueva del Oso” explica a Ser Padres algunos de sus métodos diferenciadores. “Nuestra ratio por educadora es muy baja. Por ello, nuestros proyectos son pequeños y familiares, lo cual puede ser un punto negativo si hablamos de estabilidad económica”. Sin embargo, tenemos ventajas de las que presumir como la libre elección del material, espacio y emocionalidad. El ambiente en el que se desenvuelven los niños es seguro y está preparado para que el aprendizaje sea por descubrimiento y por lo tanto basado en la autonomía”.  
 
Además, Clara recalca que en este tipo de centros el contacto con la naturaleza, incluyendo animales, es necesario para que la escuela funcione bien. “Me traigo a mis perros de vez en cuando (siempre con la autorización paterna) con el fin de que los peques se desarrollen en el ambiente más natural posible. Las pantallas no son bienvenidas en este tipo de espacios". Además Clara recalca: “Estos centros cuentan con un horario de horas más reducidas, ya que pretenden ser una ayuda a las familias y no una sustitución de éstas. Los menores deben estar con sus familias la mayor parte del tiempo, por ello, se pretende que las pocas horas que pasan aquí sean como en su casa.”
Otro punto curioso y diferente es la transversalidad y la cooperación entre edades. En estas escuelas infantiles se confía en el aprendizaje por imitación y por eso apuestan por mezclar las diferentes edades y procesos educativos de los niños y niñas. Clara explica: “En las escuelas alternativas se trabaja en el respeto por todo lo que nos rodea y las propuestas pedagógicas están centradas en su libertad de elección. Las relaciones afectivas deben ser de calidad, tanto con adultos (la parte importante e implicada del proyecto) como con los pequeños.” Además, se centran en que la educación del niño sea centrista, ya que lo importante es su aprendizaje, el maestro le acompaña en el camino y nosotros, los adultos, estamos para facilitarle su camino.
Para terminar, Clara argumenta que en este tipo de espacios se obvian las agendas y tienen conversaciones diarias con las familias sobre la evolución y el desarrollo del día a día de los menores. Su lenguaje debe ser con una disciplina positiva y centrado siempre en que la evolución del menor sea favorable.

¿Qué demandan los padres y madres actualmente?

En este sentido, las escuelas de educación alternativa también juegan un papel importante en la educación del siglo XXI. Según Denise Zarruk Vargas, Directora de la escuela infantil El Mundo de Mozart, las demandas familiares cambian y evolucionan: "Actualmente las familias demandan más flexibilidad en horarios y tarifas, de manera que la escuela Infantil se adapte a su jornada laboral semipresencial en muchos casos. Por otro lado necesitan un lugar que les transmita seguridad para dejar a su hijo mientras trabajan, y que el equipo de profesionales les ofrezca confianza, consiguiendo que la adaptación de su hijo a la escuela sea fácil y tranquila. También necesitan servicios complementarios; actividades extraescolares, campamentos de verano (agosto), asistencia en días no lectivos para hermanos y cada día más asesoramiento del Counselling Educativo (asesoramiento paternal en este caso) para la elección del colegio de mayores.
Además, la directora de esta escuela alternativa también pone en relieve la dura situación que están viviendo a causa de la pandemia de la COVID-19. "La falta de ayudas económicas específicas para las escuelas infantiles, después del confinamiento, ha situado al sector de educación infantil de 0 a 3 años en un escenario devastador. Lo que ha obligado a muchas escuelas a cerrar sus puertas para siempre. Además a esta situación sumamos el descenso de la natalidad, y las pocas medidas de conciliación que existen actualmente. Las escuelas infantiles son esenciales. Desde Julio 2020 que nos permitieron reabrir nuestros centros, teníamos claro que nuestro papel era apoyar a las familias en esto momentos tan complicados para ellas, ya que han tenido que teletrabajar en espacios reducidos con niños tan pequeños día tras día, y a la vez conciliar tareas domésticas y laborales. Mi sueño es que algún día, el trabajo que realizamos las escuelas infantiles tenga identidad propia, y reciba el reconocimiento por parte de la administración y de las familias españolas" explica.
Por ello, según esta profesional de la educación, para conocer el modelo ideal para tu hijo, es necesario visitar varias escuelas infantiles con diferentes metodologías, y analizar la que mejor se adapte a las necesidades del niño. Generalmente las familias se sienten desbordadas ante tanta oferta existente hoy en día. Mi recomendación es iniciar este proceso con tiempo, para ir definiendo las prioridades de cada familia: el tipo de proyecto educativo, la formación del profesorado, flexibilidad horaria, precios y la cercanía de la escuela infantil a su casa o trabajo, entre otros.

"Los adultos representan el peligro más activo para los niños, a no ser que hayan tomado la decisión de reconocer y respetar los procesos de desarrollo". - Rebeca Wild

tracking