Ser Padres

Experimentos caseros para niños con los que aprenderán ciencia

Hasta los papás de letras pueden ponerse la bata blanca y meterse en la piel de un investigador científico o profesor de ciencias para supervisar un rato divertido en familia gracias a todas las pruebas que podéis reproducir en casa siguiendo paso por paso lo que se explica en los muchísimos canales de Youtube especializados en educación y ciencia para niños.

El tiempo libre se puede ocupar de muchas maneras cuando este abunda, que es lo que pasa en verano con la agenda de los pequeños de la casa, libre de todo compromiso. Otra cosa es quién les supervise y dónde, pero ellos están de vacaciones. El deporte al aire libre con la bicicleta como gran protagonista; la piscina; jugar entre hermanos, primos y vecinos a todas las fantasías que vengan a la cabeza; mucha lectura; algo de dispositivos electrónicos; y, por qué no, actividades caseras para descubrir cosas nuevas. Se pueden hacer muchas cosas pero hay una de ellas especialmente divertida: aprender ciencia a través de experimentos sencillos y que no generen peligro alguno.

El protagonista: el agua

Con el agua como protagonista se pueden poner en práctica un número grande de pruebas caseras. De uno de ellos, cuyo resultado les gusta mucho a los pequeños que están descubriendo los colores -alrededor de los cuatro años-, ya te hablamos en su día: consiste crear un pequeño circuito de tubos hechos con papel de cocina desde dos vasos de cristal transparentes llenos con agua y colorante de un color primario distinto en cada a un tercer vaso vacío en el que aguas de ambos recipientes se unan. Es ideal para descubrir los colores primarios y secundarios y al mismo tiempo la capilaridad del agua.
Pero hay muchos más con el agua como protagonista: se puede aprender en qué consiste la presión atmosférica, por ejemplo, dándole la vuelta a un vaso lleno de agua hasta arriba y taponado por una carta. Pon un recipiente debajo por si el experimento acaba siendo fallido cuando lo hagan los peques… El mismo recipiente sirve para jugar con colorante de distintos colores sobre una base de leche, y con un bastoncillo de los oídos mojado ligeramente en jabón para lavar los platos, tocar el colorante que has puesto previamente mezclado sobre la leche. ¡Verás el alucinante efecto que produce!
Dos ideas más que nos parecen muy divertidas para descubrir ciencia en casa son, por un lado, la de excavar en el hielo como si fueran paleontólogos los peques. Congelad dentro de un buen bloque de hielo alguno de sus muñecos favoritos o incluso varios de ellos si el bloque es grande, y después, con herramientas que no sean peligros para ellos, excavar en el agua congelada. Otro, también con hielo, es hacer una torre de hielo al segundo, algo que se hace utilizando una base de hielo dispuesta en un plato sobre la que se va echando agua líquida fría, no congelada, que esté lo más desmineralizada posible. Es muy curioso para los niños ver cómo buena parte de ella se congela al segundo.

Para los más pequeños

Recuerda, salvando las distancias, al experimento de hacer nieve instantánea con bicarbonato de sodio, el cual ya te contamos paso por paso en un texto anterior. Muy divertidos son también los volcanes caseros hechos con plastilina que entran en erupción gracias a la reacción química del vinagre con el bicarbonato, y las lámparas de lava caseras, cuyo resultado deja con la boca abierto a grandes y pequeños.
La verdad es que Youtube es la gran aliada de la ciencia casera, porque son casi inabarcables todos los experimentos con explicaciones paso por paso que se pueden encontrar en ella. Basta con bucear un poco por ella para ir descubriendo la selección que te hemos recomendado en estas líneas y muchísimas más que harán pasar un rato genial a los pequeños aprendiendo ciencia. Eso sí, nunca, por sencillo que parezca el experimento, dejes que lo hagan sin la supervisión de un adulto en todo momento.
tracking