Ser Padres

A mi hijo se le 'ha salido el codo' ¿qué significa esto?

Conocida también como pronación dolorosa, es una de las patologías más frecuentes en urgencias pediátricas. ¿En qué consiste y por qué ocurre? ¿Cómo prevenirlo?

La pronación dolorosa, subluxación de codo o también conocida como codo de niñera es una de las patologías más frecuentes que podemos atender en las urgencias de pediatría. También es de las más agradecidas, ya que nos encontraremos con un niño que no puede mover el brazo y, en cuestión de minutos, y con una simple maniobra de reducción lograremos resolver el problema.

¿Realmente se sale el codo?

Foto: Istock

A mi hijo se le 'ha salido el codo'Foto: Istock

No. Realmente se sale el radio. El codo es una articulación, formada por la unión del húmero, el radio y el cúbito. Se trata de una de las articulaciones más especiales de nuestro cuerpo ya que nos permite movimientos tanto de flexo-extensión, como de prono-supinación, es decir, de giro.
Esto puedes comprobarlo ahora mismo, mientras lees este texto, puedes tanto flexionar tu codo como poner la palma de tu mano hacia arriba y después hacia abajo. Esta maravilla de la “ingeniería” corporal se debe a la disposición de estos tres huesos.

¿Qué ocurre cuando a mi hijo/a se le 'sale el codo'?

Lo que ocurre es que el radio se desliza fuera del ligamento que lo sujeta al codo. El radio es un hueso largo que está en el antebrazo, es decir, va del codo a la muñeca. Si quieres encontrarlo intenta trazar una línea imaginaria entre tu dedo pulgar y el codo.
El radio queda sujeto al codo mediante un ligamento, un cordón fibroso, que lo abraza rodeándolo como si fuera una pulsera. Este ligamento es bastante laxo en los niños y puede dejar salir el radio con facilidad.

¿Cómo puedo saber si a mi hijo/a le ocurre?

Es muy fácil reconocer esta situación, ya que el niño o niña dejan de mover el brazo y de coger objetos con la mano. Es característico que acudan al hospital con el brazo sano sujetando al enfermo. Los padres rápidamente se dan cuenta de que el pequeño no mueve el brazo y, generalmente piensan que es algo más grave, aunque como suelen referir no ha habido golpes ni caídas y no saben a qué puede ser debido.

¿Hay que hacer radiografías?

No, a no ser que no se consiga reducir con la maniobra habitual o se piense que hay complicaciones como fisuras o fracturas. La gran mayoría de las veces los pediatras vamos a diagnosticar una pronación dolorosa sólo con la postura que adopta el niño o niña.

¿Es grave?

No, en absoluto. De hecho, esta situación es muy frecuente. Si te ha ocurrido en alguna ocasión habrás visto como el pediatra de urgencia resuelve la situación rápidamente con una sencilla maniobra. Habitualmente esta consiste en girar el antebrazo para dejar la palma de la mano hacia arriba y flexionar el codo.
Lo adecuado es que esta maniobra siempre sea realizada por personal sanitario. Posteriormente no es necesario inmovilizar el brazo ni realizar ningún tratamiento específico.

¿Cuáles son las causas?

Foto: Istock

Causas de la pronación dolorosa en niñosFoto: Istock

La causa fundamental es traccionar de la muñeca del pequeño. Es decir, tirar de la mano del niño hacia arriba. No es necesario que esta tracción sea de alta energía, simplemente con agarrar la mano para evitar que el niño salga corriendo a la carretera o se caiga por las escaleras puede ser suficiente.
También son frecuentes mecanismos como balancear al niño sujetándolo por las manos o la típica imagen de ver aun peque saltar de raya en raya por un paso de cebra mientras sus padres lo sujetan por las manos. La pronación dolorosa o codo de niñera es más frecuente en menores de 4 años y más en niñas que en niños.

¿Puede repetirse?

Sí. De hecho, si se da en una ocasión es más frecuente que se repita, y si se da en dos ocasiones, más que se repita la tercera. Recordemos que el ligamento que sujeta al radio es más laxo y, si en el caso de tu hijo/a, por su propia anatomía, este cordón está más flojo de lo habitual, seguramente tu peque tendrá facilidad para que el radio salga de su sitio con tracciones de poca intensidad.

¿Cómo puede evitarse?

Evitando estas tracciones de la mano en niños pequeños. En su lugar, es mejor coger a los pequeños sujetándolos bajo las axilas. Los juegos y balanceos por las manos deben evitarse.

BIO: Licenciatura en Medicina por la Universidad de Córdoba, Especialidad en Pediatra en el Hospital Reina Sofía de Córdoba. Máster en Urgencias Pediátricas por la Universidad de Sevilla. Experiencia de 12 años en la consulta de Pediatría. Creadora de contenidos en YouTube e Instagram.

tracking