Ser Padres

Gastritis en niños: causas más frecuentes

Es un problema que no solo sufren los adultos, los niños también pueden padecerlo. La gastritis aparece de forma repentina e intensa y provoca un dolor fuerte en la parte superior abdominal. Mira aquí que síntomas presenta, las causas más frecuentes y algunos consejos para tratarla.

La gastritis o dolor de estómago no es una molestia que solo vivan los adultos, los pequeños también pueden padecerla.  Se trata de un dolor muy intenso, que aparece de repente, y que se da debido a la inflamación de la mucosa gástrica, la capa más externa del estómago.
En general, la molestia se siente en la parte superior del abdomen, bajo el esternón, y no hay un único motivo que provoque su presencia, sino que se debe a causas de diversa índole. Veamos los principales síntomas que produce y las causas más frecuentes.

Síntomas de gastritis infantil

Estos síntomas son propios de esta dolencia, por lo que ante la aparición de los mismos es conveniente consultar con el especialista para comprobar si se trata de gastritis:
  • Dolor abdominal cerca del ombligo (en el caso de los niños de menos de 10 años) o un poco más arriba (si son mayores de esta edad).
  • Mal aliento con olor ácido.
  • Sensación de ardor después de las comidas.
  • Heces de color muy oscuro.
  • Inapetencia o no querer comer por las mañanas por el dolor de estómago que pueden producir los alimentos.
  • Dolor de cabeza.
  • Náuseas o vómitos.
  • Pérdida de peso.

Causas más frecuentes

No existe una razón común, sino que los motivos que lo provoquen pueden ser de lo más variados:
  • Malos hábitos alimentarios y consumo en exceso de comida muy dulce, grasa, con colorantes especiales, muy picante o con muchas especias. También puede aparecer con el consumo de bebidas muy calientes.
  • Consecuencia de una gripe o enfermedad infecciosa como el sarampión y la escarlatina.
  • Consumo de alimentos en mal estado, ya que puede causar la inflación de la mucosa gástrica.
  • Infección por Helicobacter Pylori. Cualquier persona que consuma algún alimento contaminado por esta bacteria puede contraerla y a la larga desarrollar gastritis.
  • Estrés o tensión emocional. Puede ser tanto por el estrés que pueden tener las personas adultas de su entorno y que se lo transmitan al niño, o por el suyo propio derivado de responsabilidades escolares o situaciones familiares. Y es que, este tipo de tesituras pueden hacer aumentar la secreción de ácido gástrico provocando la gastritis.
  • Ingesta de medicamentos que lleven a la aparición de este problema. Por ejemplo, fármacos como el ácido acetilsalicílico o los antiinflamatorios, que tienen un efecto irritante sobre las mucosas del estómago.
  • Largo periodo de tiempo sin ingerir alimentos. Si un pequeño ha estado mucho tiempo sin comer nada, esto puede hacer también que aumente la secreción del ácido gástrico.
  • Comer muy rápido sin masticar de manera adecuada los alimentos.

Recomendaciones para el tratamiento

  • Aunque no sea necesaria una dieta estricta, lo mejor será evitar algunos alimentos que requieren de una larga digestión como los embutidos, los fritos y los ahumados.
  • También dejaremos a un lado alimentos refinados como el pan blanco o el arroz blanco porque potencian la secreción de jugos gástricos.
  • Así también, reduciremos el consumo de alimentos muy especiados, las bebidas con gas y la cafeína (tanto en café, té o bebidas a base de cola).

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

tracking