Ser Padres

Carraspera o picor de garganta en niños: qué hacer y cómo aliviarlo

El picor de garganta puede llegar a ser muy molesto, especialmente por la noche, cuando se puede combinar con la tos seca, lo que dificulta conciliar el sueño y descansar con normalidad. En los niños puede ser un problema muy común.

No hay nada más molesto que un picor de garganta, especialmente en aquellos casos en los que, por mucho que lo intentemos, no conseguimos aliviar las molestias asociadas comúnmente a la carraspera.
En el caso de los niños no hay duda que las molestias pueden acabar siendo mayores, sobre todo cuando son aún pequeños y no saben muy bien qué hacer para calmar el picor.
La picazón en la garganta se caracteriza, es cierto, por ser un problema bastante común. En la mayoría de las ocasiones, suele ser un síntoma habitualmente relacionado con las alergias, aunque entre niños de entre 6 a 15 años lo más habitual es que una infección viral se constituya como una de las causas más normales.
De hecho, también puede ser un síntoma temprano de una enfermedad vial, mientras que determinados irritantes, inhalados a través de la nariz, también podrían terminar agravando las molestias en la garganta, incidiendo en la sensación de irritación e incomodidad.

¿Cuáles son las causas de la picazón en la garganta en los niños?

Las alergias respiratorias tienden a convertirse en una de las causas más comunes de la picazón o el picor en la garganta. Es lo que ocurre, por ejemplo, con una reacción alérgica, especialmente cuando una determinada sustancia (conocida con el nombre de alérgeno) desencadena una respuesta del sistema inmunológico en el cuerpo.
Es lo que sucede habitualmente con el polen, la caspa de los animales (especialmente en los gatos), el polvo o determinados alimentos. Además, los síntomas pueden variar de leves a graves. Por suerte, cuando la causa de la picazón se debe a la existencia de una alergia suele ser un síntoma común de una reacción mucho más leve.
No en vano, las alergias estacionales tienden a situarse como una de las causas más habituales, aunque es evidente que no se trata de la única causa reseñable.

¿Qué síntomas aparecen?

Cuando tenemos picazón en la garganta es normal sentir en el área como una especie de picor incómodo que nos obliga a carraspear constantemente, sin sentir en la mayoría de las ocasiones ningún tipo de alivio (o muy poco). Además, es habitual tener la necesidad, casi constante, de estar aclarándonos la garganta con frecuencia.
En el niño, sin embargo, identificar los síntomas puede llegar a ser algo más complicado, especialmente cuando todavía son demasiado pequeños como para describirlos, y lo tendemos a escuchar carraspear de vez en cuando.
No obstante, en caso de que el niño sea lo suficientemente grande como para poder descubrir qué le duele o le molesta, es necesario tener en cuenta que cuando la garganta pica lo más común es no sentirla áspera o con lesiones (en carne viva), o que afecte negativamente a las posibilidades de respirar con normalidad (lo que podría indicar la presencia de una reacción alérgica grave).
Foto: Istock

Tratamiento de la carraspera en niñosFoto: Istock

Además, no se debe confundir la simple picazón con el dolor de garganta, dado que, en caso de dolor, en especial acompañado con otros síntomas, puede ser una señal de la existencia de otros problemas.
Por ejemplo, un dolor de garganta acompañado de fiebre, dolor de cabeza y una erupción fina y rosada puede indicar la existencia de una faringitis estreptocócica, causada por un tipo particular de bacteria estreptococo que, aunque es enormemente común, requiere de un tratamiento médico a base de antibióticos con la finalidad de evitar las posibles complicaciones que puedan surgir.

¿Cómo se trata?

Cuando el picor de garganta se encuentra relacionado con una alergia respiratoria un tratamiento a base de antihistamínico puede ser de mucha ayuda, ya que es de utilidad a la hora de bloquear la respuesta inflamatoria del cuerpo.
No obstante, existen algunos remedios naturales que también pueden ser de cierta ayuda. Uno de los principales consejos pasan por beber muchos líquidos. Mientras que las gárgaras con agua salada tibia y / o bicarbonato de sodio son útiles para calmar la inflamación y las molestias asociadas.
Para elaborarlo, solo debes calentar un poco de agua en un vaso al microondas y añadir 1 cucharadita de sal y media cucharadita de bicarbonato de sodio, mezclando bien hasta que ambos ingredientes se disuelvan. Finalmente, si el niño es grande, puede hacer gárgaras varias veces al día, pero sin tragar el líquido.

¿Cuándo preocuparse?

Como te hemos mencionado, en la mayoría de las ocasiones el picor de garganta no deja de ser un síntoma molesto que desaparece poco a poco.
Por ejemplo, si la causa es una alergia respiratoria, las molestias irán disminuyendo a medida que también disminuya la presencia del irritante que esté ocasionando la aparición de los signos. Pero si la causa es una infección viral, lo más normal es que los síntomas mejoren poco a poco a medida que van pasando los días.
En caso de que la picazón empeore y, además, se acompañe de otros síntomas, como podría ser el caso de las sibilancias, dolor para tragar o dificultad para respirar con normalidad, es imprescindible buscar atención médica inmediata.

Colaborador de Ser Padres, especializado en divulgación científica y sanitaria, maternidad y embarazo. También se dedica a la verificación de hechos (fact-checking).

tracking