Ser Padres

5 trucos para enseñar a los niños a atarse los cordones

A partir de los 4 años, los niños pueden aprender a atarse solitos los cordones. Una actividad que les permitirá acercarse a la autonomía.Te enseñamos varias maneras para que se aten los cordones ellos mismos ¡y se diviertan haciéndolo!

Llega el sol y el calor y los niños quieren pasar más tiempo fuera de casa que dentro de ella. Es normal porque se reúnen y juegan con sus amigos pasando un buen rato al aire libre. Y con ello vienen los quebraderos de cabeza sobre la ropa y las zapatillas que se tienen que poner después de pasar una larga jornada en el colegio.
Para los niños el mejor 'outfit' para la ocasión es un chándal y unas zapatillas de velcro para no estar preocupándose cuando se desaten los cordones. Sin embargo, esta última opción cuando son más mayores no suele ser la mejor para ellos porque entienden que han crecido y necesitan conocer cómo atarse las zapatillas. Pero, evidentemente no es una tarea fácil ni para los padres ni para los niños que muchas veces pierden la paciencia cuando no lo consiguen.
Los niños aprenden a atarse los cordones a partir de los cuatro años que es cuando adquieren habilidades motoras finas, según cuenta el portal de Sworn Junior College. Los peques, al hacer el ejercicio de atarse los cordones, aprenden a controlar el equilibrio y la coordinación. Esta es solo una de las hazañas para las que están preparados a partir de los cuatro años. También sabrán coger los cubiertos, copiar formas, letras, hacer objetos con la plastilina aunque, como siempre decimos, cada niño lleva su propio ritmo.

¿Cómo enseñar a los niños a atarse los cordones?

En cuanto a los zapatos, como comentamos antes, los cuatro años es la edad ideal para empezar a dejar que sean ellos los que se aten los cordones de manera autómata. Pero, para conseguirlo, habremos de ofrecerles un aprendizaje y esto no se consigue de la noche a la mañana: necesitamos mucha paciencia.
Así que, antes de nada, hemos de deciros que transmitáis calma a vuestros hijos: no pasa nada si la lazada no queda perfecta a la primera, hay tiempo para ir ensayando hasta que resulte sencillo y lo hagan rápidamente. Aquí nuestra ayuda y apoyo es fundamental.
¿Está preparado mi hijo para aprender a atarse solo los cordones? Lo sabrás si: nuestros hijos saben distinguir bien entre izquierda y derecha. Sin embargo, pueden hacer esta actividad sin saber estas diferencias, pero la tarea se volvería muy costosa. Cuando estemos con ellos tenemos que ponernos a su lado y no en frente para que puedan copiar nuestros movimientos mejor. Y por último, pero no menos importante, hay que elogiarlos siempre tanto si consiguen hacerlo con o sin ayuda, para que no se rindan fácilmente.
Tras todas estas cuestiones, te explicamos aquí 5 formas originales para atarse los cordones:
  1. Técnica de orejas de conejo: es un truco infalible y clásico. Después de ponernos la zapatilla, cogemos los cordones y entrelazamos los extremos tirando con un poco de fuerza para que quede un nudo en el centro del zapato, sujetamos los cordones con los dedos formando una oreja y pasamos un cordón por detrás de otro metiéndolo por el agujero que se crea, y ¡listo!
  2. Dedos mágicos: hay que cruzar los cordones y pasar el cordón superior por debajo tirando fuertemente las dos partes, y después, tenemos que hacer una oreja con la mitad del cordón y enrollar la otra mitad que queda sobre la oreja haciendo que salga por debajo, y nos lo atamos.
  3. Técnica de la serpiente: tras conseguir hacer un nudo básico (paso imprescindible en todas estas técnicas) debemos hacer una oreja, anudamos el cordón que falta sobre la oreja, lo enrollamos y lo metemos en agujero atándolo, y ya se conseguiría. 
  4. Doble nudo y estirar: probablemente sea la más fácil porque solo se hace un nudo, se crean las dos orejas se introducen en los extremos del primer y segundo nudo y estiramos, pero sin mucha fuerza. Y ya tendríamos aprendido este truco. 
  5. Círculo: tras el nudo que hemos hecho, volvemos a hacer otro, pero esta vez lo dejamos flojo, y formamos un círculo para meter un cordón a través de él y que salga por el otro lado, y hacemos lo mismo con el otro cordón sobrante, tiramos con fuerza los extremos y ya estarían atados. 
Te dejamos un vídeo con una canción para alentar a tus pequeños y que os animéis entre todos a aprender a ataros los cordones. 

Periodista digital. Me interesa (casi) todo. Siempre con una mirada en la actualidad sea cual sea. Amante de la lectura acompañada de un buen té.

tracking