Ser Padres

Mi hijo no pronuncia bien la ''R'': ¿qué puedo hacer?

Algunos niños, cuando empiezan a hablar, pueden tener problemas para pronunciar sonidos complicados. Uno de los más frecuentes es el “rotacismo”, que consiste en la dificultad para pronunciar bien la “rr”. Te contamos cuándo debes acudir a un especialista y cómo ayudar a los niños a aprender el sonido.

Autor: Clara Dobladez Soriano
Algunos niños, cuando empiezan a hablar, pueden tener problemas para pronunciar sonidos complicados. Uno de los más frecuentes es el “rotacismo”, que consiste en la dificultad para reproducir la “rr”. 
Cuando un niño aprende a hablar, de manera natural va adquiriendo habilidad para pronunciar los distintos sonidos o fonemas. Empiezan por los más sencillos (“gu gu” “mamamama”, “papapa”, “tata”), y cada año incorporan nuevos sonidos hasta llegar a los más difíciles como la “fr” “dr” o “rr”. Es un proceso similar al que seguimos cuando nos enseñan a montar en bicicleta: primero aprendemos cómo colocarnos y a mover el cuerpo y las piernas para no caernos, hasta que llega un momento en el que automatizamos esos pasos y no es necesario que los pensemos para repetirlos. En el caso del habla, primero aprendemos a colocar la lengua, labios y dientes, después a moverlos para articular los sonidos y por último conseguimos realizar estos movimientos de forma automática.

¿Cuándo debo preocuparme si mi hijo no pronuncia la “r”?

Los fonemas más complicados suelen dominarse en torno a los 5-6 años, y antes de esa edad es natural tener dificultades en la pronunciación. Sin embargo, si después de los 6 años el niño sigue sin saber pronunciar la “r” nos encontramos ante un caso de rotacismo. Este problema se puede deber a:

¿Es necesario acudir a un especialista?

Los médicos suelen recomendar paciencia, ya que cada niño evoluciona a un ritmo particular, y muchos con el tiempo acaban hablando bien. De todas formas, si a partir de los 5 años notamos que el niño no domina todos los sonidos, es recomendable acudir a un especialista con el que realice ejercicios de estimulación. Hay que tener en cuenta que a estas edades los niños comienzan a afianzar sus relaciones sociales en el aula, y el lenguaje es algo esencial para el desarrollo. También empiezan a aprender a leer y a escribir, y los problemas que tengan en el lenguaje oral se pueden proyectar en el escrito. El logopeda valorará la causa del problema de rotacismo y diseñará un programa de trabajo para corregir la pronunciación.

Ejercicios para practicar en casa

Podemos ayudar a nuestro hijo a superar sus dificultades en la pronunciación de la “r” mediante algunos ejercicios:
Clara Dobladez Soriano es maestra de Educación Especial y especialista en logopedia, Centro EDUCO
tracking