Lavado nasal

Este es el lavado nasal viral que querrás imitar (pero con precaución)

Después de ver cómo limpia los mocos esta mamá a su pequeña, sentirás que has estado perdiendo el tiempo hasta ahora. Eso sí, aunque parezca muy efectivo, no conviene hacerlo sin consultar al pediatra.

A los papás nos encanta hablar de cacas, pis y mocos (aunque no suene del todo bien). Nos preocupamos por la salud de nuestros pequeños nos cueste lo que nos cueste. Y no hablamos de estas cosas en plan escatológico, sino por salud de los bebés. Tenemos qué saber qué nos refiere el color de las cacas, qué pasa si se hace pis por la noche o, uno de los mayores hits: cómo quitar correctamente los mocos a nuestro bebé.

Vamos a reparar en el último supuesto: el de los mocos. En este caso, los lavados nasales se convierten en los mejores amigos de cualquier padre y madre. Es algo muy importante para evitar problemas posteriores, ya que puede entorpecer su respiración y causarle problemas al dormir.

Para poder quitárselos correctamente, es necesario hacer una limpieza nasal y para ello existen varios métodos que ya conocemos, como los aspiradores nasales.

Otros padres apuestan por métodos más eficaces y que tienen que ver, como decimos, con los lavados nasales. Es el caso de esta mamá: después de ver el método que utiliza pensarás que has estado perdiendo el tiempo hasta ahora.

Ya se ha bautizado como “lavado nasal extremo” y, aunque nos hemos quedado de piedra al ver lo bien que funciona, no es recomendable hacerlo sin consultar al pediatra porque para que salga bien, el papá debe estar muy concentrado y el pequeño debe tener una gran disposición a dejarse hacer el lavado, como esta pequeña.

En el vídeo, que se posteó en Facebook, la mamá da algunos consejos para que salga perfecto (aunque son consejos para hacerse un lavado nasal propio):

  • Respirar profundamente y mantener la respiración
  • Decir “aah” mientras lavas su nariz (con mucho cuidado de no respirar durante el proceso)
  • Si lo haces bien, el suero saldrá por la otra fosa e, incluso, por la boca
  • Sonar y lavar la nariz una vez terminado todo

Como decimos, puede parecer un método del todo sencillo si lo vemos en vídeo pero, aunque te den ganas de practicarlo de inmediato, no debes hacerlo sin consultar antes al pediatra del menor: quizás puede darte otras alternativas más adecuadas al caso de tu bebé, o puede indicarte exactamente cómo has de colocarte para que el proceso sea exitoso.

También te puede interesar:
Marta Moreno

Marta Moreno

La redactora de la web de Ser Padres está especializada en temas de salud infantil, crianza, embarazo, psicología y educación, desarrollando la mayor parte de su carrera profesional en Ser Padres y otros medios orientados al mundo educativo.

Continúa leyendo