Ser Padres

¿A qué se le llama parto lotus?

Consiste en dejar al recién nacido unido a la placenta hasta que se desprenda solo el cordón umbilical, sin cortarlo.

En tiempos donde el parto en casa forma parte del debate público de nuevo a raíz de varias mujeres conocidas que han decidido parir así —la influencer Verdeliss, entre otras—, no debemos olvidar que existen otras prácticas polémicos alrededor de los nacimientos.
Una de ellas es la conocida como parto lotus (lotus birth en inglés), que consiste en no cortar el cordón umbilical en el momento del nacimiento. No de entrada, tampoco pasado el tiempo que recomienda la Organización Mundial de la Salud en partos donde la madre y el bebé estén sanos (de 1 a 3 minutos), ni en cualquier otro momento posterior. En este tipo de partos no se corta el cordón umbilical, sino que se mantiene en contacto al bebé con la placenta hasta que este se cae por sí solo.
Esto significa, tal y como estas pensando si no conocías el parto lotus, que el recién nacido permanece unido, día y noche, a la placenta durante días. Lo que suelen hacer quienes atienden este tipo de partos, que son residuales y se producen en cada, es conservar la placenta: primero se lava con agua y se deja que pierda la sangre y luego se cubre con sal gorda para que absorba la humedad. Habitualmente se le pone también alguna hierba naturales y aromáticas como el romero o la lavanda, entre otras. Lo normal es que finalmente el cordón, que siempre ha de estar limpio y seco, se seque y se desprenda en los primeros días de vida del bebé, aproximadamente.

La OMS se posiciona en contra

El parto lotus, como decimos, se da en un porcentaje bajísimo en relación con el total de partos, pero es una realidad que existe, por pequeña que sea, y sus defensores lo hacen sobre todo por la carga espiritual que en su opinión conlleva. Sobre todo está extendido en Canadá y Estados Unidos. Allí, en California, parió en 1974 así la enfermera Clair Lotus Day, el que se confiera según la versión más aceptada el primer parto lotus, que no convence ni a médicos especialistas ni a los organismos sanitarios.
Sin ir más lejos, el máximo organismo en materia de salud a nivel mundial, la OMS, se ha posicionado varías veces al respecto del parto lotus. Siempre lo ha hecho en contra por los riesgos que puede suponer tanto para la mamá como para el bebé. “La OMS no apoya la idea del nacimiento de Lotus. En su lugar, recomendamos el pinzamiento tardío del cordón, realizado aproximadamente de uno a tres minutos después del nacimiento, para todos los bebés, lo que previene la anemia y, en los bebés más pequeños, las hemorragias cerebrales y la enterocolitis necrosante, un problema común en el que mueren partes del intestino. No se recomienda el pinzamiento temprano del cordón umbilical, realizado menos de un minuto después del nacimiento, a menos que el recién nacido no esté respirando y deba ser trasladado de inmediato para reanimación”, explica en el Dr. Kidong Park, miembro de la OMS, en la página web de dicho organismo, en un artículo publicado para alertar del crecimiento en Vietnam del parto lotus hace 4 años.
Según los médicos que se han manifestado al respecto, para el bebé, el mayor peligro de un parto así es que la placenta, al necrosarse, se infecte. En este caso, al estar todavía en contacto con el bebé a través del cordón umbilical, podría pasar al niño causando una infección que puede llegar a ser muy grave.
Es cierto que no abundan las evidencias científicas al respecto, pero sí hay algunas. Por ejemplo, esta que destacó en su día en Twitter el neonatólogo del Hospital General Universitario Santa Lucía de Cartagena, José Ramón Fernández. “Endocarditis y sepsis en un neonato tras parto lotus. Por favor, corten el cordón tras cesar el latido del mismo. No hace falta llevarse la placenta a casa unida al ombligo del recién nacido”, advirtió entonces, citando el estudio donde se refleja el caso clínico que pone como ejemplo para alertar sobre el riesgo del parto lotus. “No aporta beneficios y posiblemente puede aumentar el riesgo de sepsis neonatal atribuible a la presencia de tejido umbilical o placentario necrótico (esto es, tejido muerto en descomposición)”, concluye.

Papá de dos niñas y periodista, la mejor combinación para que broten dudas, curiosidades, consejos efectivos (también otros que no lo son tanto) y experiencias satisfactorias que compartir en este espacio privilegiado para ello.

tracking