Paternidad

5 actitudes de padres tóxicos

3 minutos

Estas son algunas de las señales más habituales que delatan a los padres tóxicos. Descubre si alguna vez presentas algunas de estas actitudes. Recuerda la importancia de tener relaciones saludables con los hijos.

También te puede interesar: Así son los padres tóxicos
5 actitudes de padres tóxicos
SEGURO QUE TE INTERESA...

La psicóloga estadounidense Susan Forward acuño en su libro Padres que odian a los 'padres tóxicos' como aquellos que, por diferentes razones, causan sufrimiento a sus hijos a través de la manipulación, el maltrato, las demandas, desde la infancia hasta la adultez. Hay varios comportamientos que pueden causar daños emocionales y mentales a los niños y que puede afectarles en gran medida en su vida adulta.

1. Ser excesivamente crítico

SEGURO QUE TE INTERESA...

Los padres en ocasiones criticamos a nuestros hijos por una actitud, una mala respuesta, un mal comportamiento... pero un  padre tóxico lleva estas críticas a un grado superlativo, al extremo y se convierte en alguien demasiado crítico con todo lo que hace su hijo. Los padres podemos cometer el error de creer que lo que hacemos es algo bueno para evitar que nuestros hijos cometan errores. Sin embargo estamos haciendo todo lo contrario. Lo que sucede al criticar y juzgar a nuestros hijos de manera severa es forzarles a tener una baja autoestima y que desarrollen una imagen interna demasiado dura, algo que les impedirá conseguir sus retos e ilusiones en la vida adulta.

Los padres podemos cometer el error de creer que lo que hacen es algo bueno para evitar que nuestros hijos cometan errores.

2. Proporcionarles inseguridad

La psicóloga Susan Forward habla en su libro Padres que odian que "nuestros padres siembran en nosotros semillas mentales y emocionales, y esas semillas crecen con nosotros. En algunas familias, esas semillas son de amor, respeto e independencia. Pero en muchas otras lo que se siembra son semillas de miedo, de obligación o de culpa".

Los niños necesitan para crecer sano, felices e equilibrados que los padres les demostremos amor, cariño, apoyo... para que de adultos -no antes- sean capaces de cuidarse por sí mismos. Una educación muy estricta no puede ser la única herramienta de la educación de nuestros hijos si deseamos adultos seguros y capaces. Olvidemos los excesos de obligaciones, de proyectos para ellos, de culpabilidades...los niños deben encontrar su camino y nosotros de su mano.

3. Acaparar todo su propio espacio

padres tóxicos
SEGURO QUE TE INTERESA...

Los  padres tóxicos pueden lograr que sus hijos en la adultez tengan algunos problemas para poder relacionarse con los demás. Algunas dificultades generan que de mayores tengan unas las relaciones de co-dependencia y la necesidad de alcanzar el estándar que nunca alcanzaron según lo esperado por sus progenitores.

Los padres tóxicos a menudo requieren la atención de sus hijos de forma exagerada. Desde fuera puede parecer una bonita unión entre padre e hijo, pero la realidad es que es una relación parasitaria por parte del padre (o madre) que exige demasiado tiempo del niño cuando debería estar aprendiendo otras habilidades. Unos padres equilibrados permitirán a sus hijos el espacio suficiente para crecer y ser niños, sin exigir una interacción constante y asfixiante con la única intención de satisfacer sus propias necesidades.

Además, los padres que manipulan a sus hijos para satisfacer sus propias necesidades, aquellos que usan la culpa o el chantaje como arma para conseguir sus objetivos tienen una relación tóxica como padres. Los padres que siempre anteponen sus sentimientos o necesidades a las de sus hijos o utilizan el silencio para dejarles de hablar a sus hijos como castigo o no ponen límites saludables son, sin duda también, padres tóxicos. Descubre en este artículo qué hay detrás de la personalidad de un padre tóxico.

4. Herir sus sensibilidades

padre tóxico

Las bromas pesadas son un comportamiento típico de los padres tóxicos. Los padres que se meten con sus hijos “de broma” mofándose con chistes y escudándose diciendo que es humor no es aceptable. Debemos observar cómo le sienta esta broma, chiste o mofa a nuestro hijo porque si no le agrada afectará en su desarrollo emocional negativamente. Un padre debe ser honesto, pero no crítico, y mucho menos hablar a sus hijos en tono burlesco.

5. No permitir que sus hijos expresen las emociones

Reprimir que exprese sus sentimientos es nefasto. No hablamos de autocontrol que por supuesto debemos educarles a tener autocontrol pero hay padres que no permiten que sus hijos expresen las emociones, sobre todo las negativas. Esto es una negación a satisfacer las necesidades emocionales de nuestros hijos, y en un futuro, el niño será incapaz de expresar sus sentimientos, repercutiendo muy negativamente en su autoestima, identidad y comportamiento.

Los sentimientos positivos está bien tenerlos en cuenta, pero los sentimientos negativos también son importantes y si ellos no aprenden a entenderlos y a poner palabras a sus emociones, puede repercutir en depresión y en convertirse en personas negativas e incluso tóxicas.

Etiquetas: educación, malas conductas, maternidad, padres tóxicos, paternidad, respetar normas, ser madre, ser padre

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS