Juegos infantiles

Cómo jugar a la rayuela: reglas básicas y variaciones

¿Jugabas a la rayuela cuando eras pequeño/a? Si es así, probablemente recuerdes cómo se jugaba y en qué consistía. No obstante, a continuación te descubrimos tanto sus normas básicas como algunas variaciones sumamente divertidas.

¿Te acuerdas de muchos de los juegos con los que te divertías durante el momento del recreo en la escuela? Uno de ellos probablemente fue la rayuela, un auténtico juego de recreo que ha logrado y conseguido entretener a los más pequeños de todo el mundo durante generaciones. De hecho, es considerado como uno de los juegos infantiles más antiguos y populares que existen, ya que se cree que originalmente se remontaría a hace alrededor de 3.000 años (efectivamente, a los días de la Antigua Roma). 

Y, como vemos cada día en los patios de muchos colegios, este juego ha conseguido resistir la prueba del tiempo, y todavía hoy continúa entreteniendo a los niños de todo el mundo. Pero, ¿qué es y en qué consiste verdaderamente? ¿Cómo son las reglas básicas? ¿Existen algunas variaciones?

¿Qué es y en qué consiste el juego de la Rayuela?

No es de extrañar que la rayuela haya conseguido resistir la prueba del tiempo. Muchos lo consideran incluso como el juego de juegos, y no necesita más que una simple tiza y un objeto pequeño, pudiendo jugarse en solitario o con varias personas. De hecho, los niños pueden seguir las reglas tradicionales, o inventar incluso su propia variación divertida.

Se trata de un juego tan tradicional como bonito, que ayuda a los niños a mejorar tanto su equilibrio como su coordinación.

¿Cómo se juega a la rayuela? Normas y reglas básicas

Si tus hijos/as son nuevos en el juego de la rayuela, es necesario enseñarles las reglas clásicas. Recuerda que necesitas una tiza de cera y que al menos participen dos niños o más (aunque es evidente que cuantas más personas lo hagan mejor, ya que será muchísimo más divertido).

Tradicionalmente, este juego era tallado en el suelo con la ayuda de un palo, pero después de la llegada a las tiendas de las tizas en la acera, los pies sucios por la tierra son cosa del pasado. 

  1. En primer lugar es imprescindible dibujar el diagrama tradicional de la rayuela. Básicamente comprende una serie de 8 a 10 cuadrados en un formato lineal, siguiendo un patrón de ‘cuadrado 1’, seguido por ‘cuadrado 2’ y ‘cuadrado 3’ de manera paralela, después de lo cual viene ‘cuadrado 4’, seguido inmediatamente de ‘cuadrado 5’ y ‘cuadrado 6’, dibujados en paralelo, y continúa con el ‘cuadrado 7’, luego con el ‘cuadrado 8’ y ‘cuadrado 9’, en paralelo, para finalmente terminar con el ‘cuadrado 10’. Eso sí, recuerda que la tiza es mucho mejor para el pavimento al aire libre y para el asfalto. Sin embargo, si vas a jugar dentro de casa, puedes sustituir la tiza por una cinta de pintor o cinta adhesiva.
  2. Tira una piedra pequeña, una ramita o cualquier otro elemento pequeño en el primer cuadro. Si cae encima de una línea, o fuera de la casilla, perderás el turno. Pasa el elemento o marcador al siguiente jugador, y espera de nuevo a que te vuelva a tocar.
  1. Con un pie levantado, salta hasta el primer cuadrado vacío, y luego haz lo mismo en cada cuadrado vacío posterior. Eso sí, debes asegurarte de omitir el cuadrado donde se encuentra el marcador.
  2. En las parejas de cuadrados (4-5 y 7-8) debes saltar con ambos pies.
  3. En el ‘cuadrado 10’, salta con ambos pies. Luego, debes dar la vuelta y regresar hacia el comienzo.
  1. Cuando vuelvas a alcanzar el cuadrado marcado, toma el marcador ¡todavía de pie!, y completa el recorrido.
  2. Si has conseguido terminar sin cometer ningún error, pasa el marcador al siguiente jugador. En tu próximo turno deberás lanzar el marcador al siguiente número.
  3. Eso sí, si te caes, pierdes un cuadrado (o el marcador), o saltas fuera de las líneas, recuerda que pierdes tu turno, debiendo repetir el mismo número en tu próximo turno. Quien llegue primero a 10, será el ganador.

Variaciones divertidas de la rayuela

Si estás cansado de jugar a la rayuela tradicional, y buscas algunas variaciones, a continuación te proponemos otras opciones igual de divertidas:

  • Cambia de cuadrado. En lugar de tirar la piedra siguiendo el orden numérico, puedes probar a tirarla en cualquier cuadrado. Así, cuando completes un turno completo, comienza de nuevo en el cuadrado donde aterrizó la piedra, y pásalo al siguiente jugador. El juego acabaría cuando todos los espacios han sido rubricados, de manera que el niño con más cuadrados iniciados ganará.
  • Mira la hora. Configura un temporizador o cronómetro durante 30 segundos. Cada jugador deberá completar la carrera dentro del plazo. Pero si necesitas tiempo extra, perderás el turno.
  • Reorganizando los cuadrados. No es estrictamente necesario dibujar el diagrama tradicional de la rayuela. Al contrario, puedes buscar nuevas ideas para hacer nuevos dibujos.
Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Contenidos en Gaia Media Magazines, especializado en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

Continúa leyendo