Ser Padres

Recetas diferentes para que los niños coman pasta (y no solo con tomate frito)

La reiteración llega a ser cansina y también peligrosa para los peques porque se acostumbran a una receta y ya no tienen ojos para ninguna alternativa, así que es recomendable acostumbrarles desde pequeños a comer de forma variada.

Autor: Rubén García
La pasta es una bendición para los menús semanales. No hay que abusar de ella, se debe comer integral o casera en la medida de lo posible, y hay que ajustar bien las cantidades recomendadas por los expertos. Pero más allá de estos detalles, está buenísima, los niños la adoran y, lo más importante, acepta todo tipo de acompañantes.
¿Por qué siempre tienen que comerla con tomate los niños? Lógicamente, si se pasan desde el año de vida comiéndola así, y solo así, luego cuesta muchísimo convencerles de que es un plato que puede tener mil caras. Por eso, te animamos a variar cada semana de receta.
Igual que haces con las ensaladas y con los arroces para no aburrirte, que cambias de idea y vas probando hasta dar con tus favoritas, con la pasta hay que hacer lo mismo. Y hay que hacerlo por el bien de los peques, no solo porque se acostumbren a tomar más ingredientes y combinaciones, sino porque desde el punto de vista nutricional también es muy recomendable que lo hagan.
Sobre todo lo es si la pasta con tomate la toman con salsa industrial, algo que ocurre en la mayoría de los casos pese a que hacerla casera es bastante sencillo, aunque más laborioso, eso sí -¿qué no es más laborioso que abrir un cartón o lata de salsa industrial?-. La tentación es grande porque es muy cómodo hacerlo así, y también muy rápido, pero hacer salsa de tomate casera es uno de los mejores hábitos (y trucos) que puedes adquirir con peques en casa. Haz mucha y congela para distintos usos.
Pero no es la salsa de tomate la que nos ocupa, sino todo lo contrario, recetas de pasta diferentes para que los peques coman este tipo de comida que tanto les gusta con independencia de su forma. Este, por cierto, el de la forma, es otro truco para que no se aburran: tener distintos tipos en casa e ir alternando entre ellos. 
Pero nada como probar nuevas combinaciones para que acaben hartos o, peor aún, enganchados a la pasta con tomate hasta el punto de no querer otro tipo. Y estas diez ideas son más que suficientes para que encuentres alguna que les guste a ellos, y que también os guste a los mayores de la casa.
tracking