Receta

Receta de macedonia de frutas para niños

Fruta a todo color, pelada y troceada. Más fácil de tomar, imposible. Una bomba de vitaminas, minerales y fibra para niños a partir de los 6 meses.

Ingredientes

Para la preparación de una macedonia de frutas para niños, necesitamos los siguientes ingredientes: 


● Manzana
● Pera
● Plátano
● Melocotón en almíbar
● Piña
● Kiwi
● Una cucharada de azúcar o zumo de fruta (opcional)

Categoría

Merienda

Ingrediente Principal

Fruta

Apto para celiacos

Sin huevo

Sin lactosa

Preparación

1. Limpiar y pelar las frutas elegidas, preferentemente y siempre que podamos que sean frutas de temporada.
2. Cortar en trozos pequeños y distribuir en recipientes transparentes.

Aunque algunos recetarios indican que a modo opcional se pueden añadir unas cucharadas de azúcar o de zumo de fruta y dejar que la macedonia macere un rato en la nevera antes de servirla, desde Ser Padres recordamos que lo mejor es evitar la ingesta de azúcares añadidos. 

Ventajas de la ingesta de frutas

La macedonia de frutas es una receta que se presenta como una opción muy acertada para que tu hijo se alimente y crezca de forma sana. No te olvides de que la Organización Mundial de la Salud recomienda tomar cinco raciones de fruta y verdura cada día, ya que estos alimentos proporcionan vitaminas, minerales y oligoelementos, sustancias que el organismo necesita. Tanto es así que el déficit de alguno de ellos puede causar graves trastornos y enfermedades como debilidad, alteraciones de la piel o de los dientes o pérdida de apetito.

Para asegurarte de incluir en su dieta las raciones de fruta recomendadas, basta con que tome un zumo en el desayuno y una macedonia, por ejemplo, a la hora de la merienda. Con ambas cosas estarás contribuyendo a aumentar las defensas de tu pequeño.

La recomendación pediátrica es que antes de que tu hijo tenga doce meses tritures la fruta para que esa macedonia adquiera la textura de una papilla. A partir del año, los pediatras ya aconsejan que partas la fruta en cachitos muy pequeños. Eso sí, si en casa seguís el método Baby-Led Weaning entonces puedes dejar que el niño tome la fruta como lo hace habitualmente.

Una cosa muy importante: recuerda evitar el consumo de azúcar ya sea en la papilla o por encima del alimento, así evitarás que tu peque asocie la fruta con este elemento, y además estarás poniendo freno a la gran lacra que supone en la infancia el sobrepeso y la obesidad. 

Ahora que nos acercamos del verano, también te queremos recordar que en esta temporada es fácil encontrar frutas amarillas, rojizas y anaranjadas. Todas ellas son conocidas por ser ricas en betacaroteno, un precursor de la vitamina A encargado de mantener la piel en buenas condiciones. Y es que todas esas frutas son capaces de protegerla contra las quemaduras solares, influyendo así en su elasticidad y en la salud de sus mucosas. Estos colores indican además la presencia de vitamina C, potasio y ácido fólico en las frutas que lo poseen. Entre las frutas que encontramos en veranos con estas características figuran el melocotón, el níspero y el albaricoque.

Aprovecha la llegada del buen tiempo y prepara un rica macedonia de frutas para tu peque, y ¿por qué no, para toda la familia?. Es fácil de preparar y muy muy sana. 

Continúa leyendo nuestras recetas...