Ser Padres

Cómo saber si se sufre una hemorragia debido a un aborto espontáneo

El sangrado durante o después de un aborto espontáneo es normal, ya que el cuerpo expulsa los distintos tejidos que se han producido desde el comienzo de la gestación, hasta el momento que se detiene. Pero un sangrado más abundante o excesivo podría alertar acerca de la posible existencia de una hemorragia.

Un aborto espontáneo consiste en la pérdida del embarazo antes de las 20 semanas de gestación, la cual se caracteriza por ser espontánea. Se estima que entre un 8 a un 20 por ciento de los embarazos acaban en un aborto espontáneo, y se calcula que la gran mayoría ocurren antes de las 12 semanas de gestación.
Es más, se sabe que muchos de los embarazos que acaban en aborto espontáneo finalizan incluso antes de que la mujer descubra que originalmente ha estado embarazada, por lo que en caso de surgir algún tipo de sangrado (el cual, es cierto, se caracteriza por ser más abundante que con un período), piensa que se debe a una menstruación irregular, sobre todo cuando se retrasa.
De hecho, los síntomas que pueden surgir con un aborto espontáneo varía de persona a persona. Y también son ligeramente diferentes dependiendo de lo avanzado que haya podido estar. En cualquier caso, la mayoría de los síntomas de un aborto espontáneo pueden incluir la aparición de un sangrado o manchado procedente de la vagina, más abundante de lo normal, dolor que se sitúa en la espalda baja y / o calambres abdominales, y presencia de tejidos o líquidos extraños expulsados a través de la vagina.
Una de las mayores preocupaciones por parte de los especialistas es si el aborto espontáneo causa una pérdida excesiva de sangre, ya que en caso de ser así es de vital importancia buscar atención médica de inmediato. Aunque es cierto que una hemorragia durante un aborto espontáneo, o incluso después de haberse producido, suele ser poco común, pero es considerado como una de las principales causas de mortalidad relacionadas con la pérdida del embarazo de forma espontánea, sobre todo cuando el aborto ocurre en el segundo trimestre.

¿Cómo es un sangrado normal como consecuencia de un aborto espontáneo?

Después de un aborto espontáneo, el sangrado es absolutamente normal, debido principalmente a la existencia de vasos sanguíneos en el útero que han proliferado en el comienzo de la gestación, así como la acumulación de tejido para apoyar el desarrollo normal del embarazo.
Sin embargo, cuando ocurre un aborto espontáneo todo ese tejido empieza a perderse, y el cuerpo tiende a expulsarlo por sí solo, originando sangrado y manchas en la ropa interior.
Independientemente de cuál sea la causa (en la mayoría de las ocasiones los abortos espontáneos son causados por la existencia de determinados problemas cromosómicos que impiden el desarrollo normal del feto, o por la presencia de un óvulo fecundado implantado en el útero, pero que no se desarrolla en embrión), durante un aborto espontáneo “normal”, el sangrado vaginal suele ser mayor que el que surge con un período menstrual común.
Teniendo esto en cuenta, es cierto que es complicado saber cuánta cantidad sería considerada demasiada, y cuándo podría ser calificado como un “sangrado normal” (dentro de la normalidad), o como una “hemorragia”.
Los especialistas señalan que es imprescindible buscar ayuda médica inmediata si el sangrado es lo suficientemente abundante como para empapar una compresa en menos de una hora (de tamaño normal).
Foto: Istock

Síntomas de la hemorragia después del aborto espontáneoFoto: Istock

Igualmente, también es fundamental acudir a urgencias en caso de que aparezcan otros síntomas que podrían sugerir la existencia de un embarazo ectópico, independientemente de la cantidad de sangrado. ¿Y cuáles son los síntomas? Los más comunes pueden incluir la aparición repentina de dolor en la espalda baja o en el abdomen, sensación de tener el pulso muy rápido, mareos, náuseas y / o pérdida del conocimiento.

El sangrado excesivo debido a un aborto espontáneo

Es posible experimentar un sangrado más abundante de lo normal después de un aborto espontáneo. Lo que puede hacer complicado saber si ese sangrado es o no excesivo, o si se encuentra dentro de lo considerado como “normal” (atendiendo a que nos encontramos ante un aborto). La hemorragia después de un aborto ocurre cuando el útero no se contrae de forma adecuada, y cursa con una pérdida abundante de sangre, más de lo considerado como normal para un aborto.
A la hora de estimar la pérdida de sangre, podría ser útil comprender la existencia o no de sangrado excesivo en término de compresas usadas. Por ejemplo, si se empapa completamente una compresa en menos de 2 horas hasta el punto de tener que cambiarla, el sangrado puede ser excesivo. Pero si se empapa de sangre una compresa grande, completamente, en menos de una hora, es necesario buscar ayuda médica de inmediato, ya que podría ser una señal de la existencia de una posible hemorragia.
También es fundamental acudir a urgencias si se eliminan coágulos grandes, o si la mujer comienza a sentirse mareada, presenta fiebre o un mal olor como consecuencia de secreciones vaginales, lo que podría advertir de la presencia de una infección.

Colaborador de Ser Padres, especializado en divulgación científica y sanitaria, maternidad y embarazo. También se dedica a la verificación de hechos (fact-checking).

tracking