Ser Padres

En qué consiste la hipospermia, causas y tratamiento

Dentro de los distintos factores que se analizan a la hora de realizar un seminograma, la cantidad de líquido seminal eyaculado se considera como otro elemento igual de importante, motivo por el cual se tiene en cuenta a la hora de realizar el informe. Sin embargo, cuando la cantidad es más baja de lo normal es conocido con el nombre de hipospermia.

Durante bastante tiempo, la conversación acerca de la fertilidad se había centrado principalmente en cuestiones y aspectos relacionados con la fertilidad femenina, de manera que, en realidad, se tendía a prestar poca atención al papel tan importante ejercido por su compañero masculino.
Si bien es cierto que existen una amplia variedad de factores femeninos que podrían conducir a la incapacidad para conseguir el embarazo, la infertilidad masculina se ha situado como un problema demasiado común como para ser ignorado.
No en vano, y de acuerdo a las estadísticas, se estima que mientras que un 30 por ciento los problemas de fertilidad en la pareja se deben a factores femeninos, en el caso del hombre ocurriría prácticamente lo mismo, representando un 30 por ciento adicional.
Sin embargo, también se ha encontrado que el 40 por ciento restante tendría que ver con una combinación de factores tanto femeninos como masculinos, o bien con factores o causas desconocidas (o inexplicables).
Respecto a los distintos problemas que pueden surgir en la fertilidad del hombre, la conocida médicamente como hipospermia suele ser un problema no tan común, consistente, como veremos, en la existencia de poco volumen de semen eyaculado.

¿Qué es y en qué consiste la hipospermia?

Médicamente la hipospermia, también conocida como hipoespermia, consiste en la existencia de un volumen reducido de semen. En otras palabras, se trata de una condición en la que se libera una cantidad anormalmente menor de semen durante la eyaculación.
De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), el volumen regular de semen normal eyaculado por un hombre sano debería situarse entre 1,5 y 6 ml del líquido total eyaculado.
Sin embargo, cuando un hombre es diagnosticado con hipospermia significa básicamente que únicamente ha podido eyacular hasta 1,5 ml.
Ser diagnosticado con esta condición no significa necesariamente que el hombre sea estéril. Pero sí es cierto que una combinación de hipospermia con oligozoospermia (que consiste en un bajo recuento de espermatozoides en el semen), sí podría ejercer un impacto severo tremendamente negativo en las posibilidades de concebir un bebé de forma natural.
De ahí que, a la hora de obtener un diagnóstico preciso, sea necesario siempre llevar a cabo un análisis de semen, en el que el especialista mide una serie de parámetros básicos en conjunto, como número o concentración de espermatozoides, volumen de la eyaculación, motilidad y movilidad de los espermatozoides, así como su propia morfología (entre otros).

¿Cuáles son las causas de la hipospermia?

Son varias las causas que pueden influir en la expulsión disminuida de semen durante la eyaculación. Algunas pueden ser genéticas, mientras que otras son adquiridas, como consecuencia del seguimiento de un estilo de vida poco saludable, a antecedentes de cirugía o a un trauma o lesión asociado con el ejercicio físico.
La eyaculación retrógrada, por ejemplo, suele ser una causa muy común. Se trata de una afección en la que parte del semen es expulsado a través de la uretra, mientras que otra parte se dirige hacia la vejiga, en lugar de ser expulsado de forma completa.
Foto: Istock

Causas de la hipospermiaFoto: Istock

También existen determinados defectos genéticos y congénitos que pueden detener o disminuir la producción normal de espermatozoides. Es lo que ocurre comúnmente con el síndrome de Klinefelter.
La aneyaculación también es considerada como otra causa habitual, aunque en esta ocasión se relaciona con la ausencia total de eyaculación.
Por otro lado, igualmente podemos mencionar otras causas relacionadas, como:
  • Obstrucción en el conducto eyaculatorio o bloqueo de las vesículas seminales.
  • Deficiencias de determinadas hormonas (como podría ser el caso de la testosterona). También influye la existencia de un desequilibrio hormonal que puede conducir a hipogonadismo (es decir, nivel disminuido de testosterona).
  • Mantener relaciones sexuales de forma muy recurrente.
  • Hábitos no saludables, como la mala alimentación, fumar o beber. 

¿Cómo se trata?

El tratamiento se basa principalmente en la causa específica que esté originando la hipospermia, por lo que es fundamental encontrarla primero. Puede incluir la realización de una cirugía reparadora, cambios en el estilo de vida o una modificación en la medicación.
De ahí que sea imprescindible tratar de obtener una muestra de semen entre 3 y 5 días después de haber mantenido la última relación sexual, sobre todo a la hora de intentar, al menos, obtener una muestra lo más completa y precisa posible. De esta manera, será de utilidad para identificar la causa y obtener resultados definitivos.

Colaborador de Ser Padres, especializado en divulgación científica y sanitaria, maternidad y embarazo. También se dedica a la verificación de hechos (fact-checking).

tracking