Ser Padres

Razones por las que deberías tomar ácido fólico antes y después del embarazo

El ácido fólico tiene innumerables beneficios en la salud femenina y esos son de sobra conocidos. Pero, ¿a que no sabías que, si estáis buscando un embarazo, el padre también tiene que tomarlo? Te damos todas las razones.

Si estás pensando en quedarte embarazada, es conveniente que realices una visita al ginecólogo, ya que empezará a darte las pautas para llegar a la concepción en el nivel óptimo de las vitaminas necesarias para el correcto desarrollo del bebé durante los nueve meses de gestación. Quizás, el profesional te dé unas pautas para conseguir el embarazo lo más rápido posible pero, lo que es seguro, es que si le dices que quieres tener un bebé comience a recetarte un suplemento de algunos nutrientes. Entre ellos, el conocido ácido fólico.
Si conoces  a alguna mujer embarazada o tú lo has estado, sabrás de la importancia de este suplemento (sobre todo durante los primeros meses de gestación). Es vital para evitar algunas malformaciones congénitas, como la espina bífida. Pero, además de esta función, ¿sabías todas las demás que convierten al ácido fólico en el suplemento indispensable de toda embarazada?

Las funciones del ácido fólico durante el embarazo

También llamada vitamina B9, su principal función durante el embarazo es la de proteger al feto. Contribuye a la correcta formación del cerebro y la médula espinal, conocido como tubo neural, que se forma en el primer mes de embarazo.
Además, tener un correcto nivel de ácido fólico ayuda a evitar otros defectos graves de nacimiento y abortos prematuros. Por este motivo, es importante que las mujeres tengamos bien los niveles antes del embarazo y durante las primeras semanas de gestación. Para ello, es vital que el ginecólogo nos paute suplementos.

¿Cómo nos ayuda fuera del embarazo?

El ácido fólico contribuye a la producción y mantenimiento de células nuevas en nuestro organismo. Además, es fundamental para el correcto desarrollo del ADN.
Junto con las vitaminas C y B12, el ácido fólico ayuda a la formación de la proteína hemo, responsable del hierro. Además, como todas las vitaminas del grupo B, es necesaria para el funcionamiento del sistema nervioso y el cerebro.
Yendo un paso más allá, esta vitamina es buena para prevenir la hipertensión e, incluso, se ha demostrado que también colabora en la prevención de algunos tipos de cáncer como el de colon o el de útero, entre otros.

¿Cómo ayuda a los hombres?

Estamos acostumbrados a asociar el ácido fólico al embarazo y a las mujeres, pero lo cierto es que en ellos también tiene beneficios. Por ejemplo, ayuda a disminuir riesgo de padecer enfermedades del corazón, depresión, Alzheimer o, en caso de que esté buscando un bebé, ayuda a que la calidad del esperma sea mejor y que se eviten malformaciones en el feto.

Alimentos que nos pueden ayudar a mejorar los niveles de ácido fólico

Como ya hemos comentado en anteriores ocasiones, además del suplemento correspondiente, existen multitud de alimentos que pueden ayudarnos a mejorar los niveles de ácido fólico en el organismo.
Aunque es un suplemento vital durante la gestación, ya hemos visto que también nos ayuda fuera de ella. Pero, ¿en qué alimentos podemos encontrarlo? “Principalmente, se encuentra en verduras de hoja verde como espinacas, berros, rúcula, brócoli, canónigos o alcachofas, pero también en cereales integrales (avena, arroz o quinoa), frutas (aguacate, plátano o papaya) y semillas y frutos secos”, comenta Inma Cima, responsable de marketing de Lansinoh España, empresa especializada en maternidad y lactancia.

La redactora de la web de Ser Padres está especializada en temas de salud infantil, crianza, embarazo, psicología y educación, desarrollando la mayor parte de su carrera profesional en Ser Padres y otros medios orientados al mundo educativo.

tracking