Parto

Ventajas de nacer en otoño y en invierno

¿Existe la estación perfecta para nacer? Al parecer sí, aunque todas ofrecen variantes positivas y negativas. Si tomas las precauciones necesarias para abrigarle puedes sacar el lado positivo de nacer en otoño e invierno.

Ventajas de nacer en otoño y en invierno

Acaba de llegar al mundo y el termómetro baja día tras día: ¿se resfriará si le saco de paseo?, ¿cómo sé, dentro de casa o en la calle, si tiene frío o calor?, ¿cuánto conviene abrigarle?, ¿le estaremos abrigando demasiado?, ¿qué hago con la calefacción?, ¿y con los virus de la época de frío?... Preguntas normales que unos padres de un recién nacido en los meses fríos se hacen. Sigue leyendo y descubrirás las ventajas para tu peque de ser un bebé en esta época.

Larga vida para los bebés de otoño e invierno

Estudios del Instituto alemán Max Planck apuntan a que podría existir una conexión entre nacer en otoño/invierno y vivir más; en uno realizado en 2005 se encontró que los nacidos en diciembre tenían un 16% más de probabilidades de ser centenarios.

También han confirmado está teoría los investigadores del Centro del Envejecimiento de la Universidad de Chicago. Hallaron que los adultos que nacieron entre septiembre y noviembre de 1880 a 1895 tenían más probabilidades de llegar a los 100 años que sus hermanos que nacieron en primavera. El estudio no prueba una relación causal, solo una asociación. El matrimonio Gavrilov, artífice del estudio, afirmó que los hallazgos apuntan a la importancia del ambiente en que un niño se concibe y luego crece.

"Creemos que evitar cualquier fuente potencial de daño para el feto en desarrollo y el niño podría tener efectos significativos sobre la salud más adelante en la vida y la longevidad", aseguró Gavrilov. "Las condiciones vitales en la niñez podrían tener consecuencias duraderas para la salud en la vida más adelante y la longevidad".

Los investigadores estudiaron a 1.574 personas norteamericanas que alcanzaron los 100 años, y la conclusión fu rotunda: las personas nacidas entre septiembre y noviembre tenían alrededor de 40% más probabilidades de una larga vida.

Niños con mejor vista

Sorprendentes las conclusiones de un estudio en la revista científica 'Ophthalmology' acerca del momento de nacer. Revelan que la miopía está asociada con la época de nacimiento. Encuestas realizadas en Israel y en Gran Bretaña demostraron que la miopía y otras deficiencias visuales son mucho más propensas en niños nacidos en verano. Los expertos sospechan que la exposición a la luz natural de los bebés recién nacidos puede tener efectos negativos en su visión a largo plazo.

Huesos más fuertes

Los niños nacidos entre octubre y febrero tendrá más vitamina D, componente que juega un papel fundamental en la absorción del calcio necesario para el correcto desarrollo de sus huesos. La razón es que si la gestación ha transcurrido durante los meses estivales y la exposición al sol ha sido adecuada, los niveles de vitamina D son transmitidos al feto por vía placentaria.

Adultos más alto y mejor peso

Tras estudiar la evolución de 21.000 niños, al nacer, a los 8 meses, a los 4 años y a los 7 años, investigadores de la Universidad de Harvard (EE UU) descubrieron que los nacidos en invierno eran más altos (0,19 centímetros), pesaban más (210 gramos) y puntuaban mejor en varias pruebas de inteligencia. Los autores del estudio creen que se debe a los beneficios de los meses estivales para la embarazada: una dieta más rica en vitaminas, una temperatura constante más elevada y una menor exposición a infecciones.

 

Fuente: Hindawi

 

Etiquetas: invierno, nacimiento, recién nacido, salud del bebé

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS