Ser Padres

Juegos para trabajar las emociones en casa

Trabajar las emociones en casa es igual de importante que aydar a los niños con toras áreas de su aprendizaje y desarrollo. Y hacerlo jugando es la mejor herramienta para ellos y para nosotros.

Está demostrado que trabajar la educación emocional en la infancia ayuda a criar niños emocionalmente sanos, con gran autoridad para tomar decisiones, con autoestima, con capacidad de afrontar situaciones más o menos difíciles y, por supuesto, con empatía y autonomía.
Pero, eso sí, aunque es muy importante que se incluya dentro del currículo escolar una asignatura de educación emocional (cosa que ya está haciendo en algunas comunidades autónomas como Canarias) también es necesario no perderlo de vista en casa.
Y aquí viene lo difícil: de acuerdo a las palabras del psicólogo infantil Rafael Guerrero, para poder ofrecer una buena educación emocional a nuestros hijos, primero deberemos estar bien educados emocionalmente nosotros. Y, lamentablemente, gran parte de la población adulta actual no lo está del todo. ¿Por qué? Pues porque antes, muy a nuestro pesar, no se daba tanta importancia a esta rama de la inteligencia y, por tanto, nuestros padres no lo hicieron bien.
Por suerte, es algo que se puede corregir con terapia psicológica, la cual, de acuerdo a los expertos, habría que comenzar cuando nos ponemos a buscar un embarazo o incluso antes. Porque, más allá de los beneficios que tendrá sobre nuestro hijo, estar educado en emociones mejorará mucho nuestra vida como adultos y la forma en la que nos enfrentemos a situaciones difíciles.
Educar en emociones desde casa no es nada complicado. Podemos hacerlo con tareas cotidianas, intentando manejar las rabietas con estrategias ( aquí te damos algunas opciones) y, por qué no, también con juegos.
Son muchos los estudios científicos y los expertos que aseguran que el juego es el mejor vehículo conductor del aprendizaje en la edad infantil. De hecho, está considerado como uno de los derechos esenciales de la infancia. Y es que, los peques no conciben que cuando juegan también pueden estar aprendiendo y lo hacen sin darse cuenta. Nosotros podemos aprovechar para enseñarles lo que es la empatía, lo que es la simpatía o por qué tienen derecho a enfadarse y a estar tristes.
Para conseguirlo hemos recopilado un montón de juegos que os pueden ayudar a trabajar las emociones desde casa.
tracking