Ser Padres

¿Por qué mi hijo de 3 años me ignora?

Le pides que recoja sus juguetes y te ignora. Le pides que no se suba al sofá así y te ignora. Le pides que te ayude con alguna tarea y te ignora. Y es que, según va creciendo y aprendiendo a ser más independiente, parece que lo de no escuchar lo que no quiere oír se le da muy bien. Mira estos consejos para ayudarle con sus emociones y conseguir que deje de ignorarte.

La desobediencia (en su medida) forma parte de su evolución y de su infancia. Ya está dejando de ser un bebé, por supuesto, y está desarrollando su personalidad, por lo que cada día es una oportunidad para aprender algo nuevo.
¿Qué quiere decir esto? Que cada vez se siente más “autónomo” y cuando te ignora, muchas veces no es que sea por rebeldía o por desafío, es porque quiere seguir haciendo eso que está disfrutando y le provoca satisfacción. Para ayudar al niño a saber gestionar sus emociones y conseguir que te haga caso cuando sea necesario, puedes seguir las siguieres recomendaciones.

¿Qué hacer cuando mi hijo me ignora?

Fuente: iStock

madre e hijoFuente: iStock

  • Utiliza un lenguaje claro y práctico. Intenta que cuando le pidas algo sea razonable y la forma en que lo hagas sea específica. Es mejor pedirle que “guarde las camisetas en el armario” a que le digas “ordena tu habitación”. Asimismo, siempre que puedas, aprovecha para enseñarle a hacer una nueva tarea: si va a ayudar a recoger la mesa después de comer, quizá puede aprender a cómo se limpian los platos.
  • Simplifica tus instrucciones. A veces puede ocurrir que te esté ignorando porque no comprende lo que quieres que haga. A estas edades responden mejor si las peticiones tienen menos pasos, quizá “ve a tu habitación, busca tus camisas y calcetines y guárdalos aquí” puede ser demasiado complicado de asimilar.
  • Habla de manera pausada. Es mejor hablarle de manera tranquila, ponerse a su altura y mientras le miramos a los ojos, explicarle de forma lenta lo que debe hacer.
  • Piensa si estás exagerando. Piensa si lo que le estás pidiendo es demasiado complicado de hacer para su edad, y en si la reacción que estás teniendo ante ello es demasiado exagerada.
  • Déjale algo de libertad. Si siempre le “cortamos las alas” por miedo a que le pase algo, no le estamos dejando explorar y cada nueva experiencia puede aportar mucho a su aprendizaje. Es normal que quiera ignorarte si nunca le dejar probar.
  • Sé consecuente. No se trata tampoco de que darle completa autonomía, debes ser consecuente. Si le pides que deje de hacer algo que no debe hacer y no lo hace, evita inmediatamente que continúe. Por ejemplo, si se sube a la mesa de pie y le dices que no debe hacer eso, de manera inmediata bájalo tú.
  • Motívalo. Piensa que la mejor manera de que haga lo adecuado es que lo haga porque quiere y no que lo haga por miedo a las consecuencias. Dale ánimos cuando haga algo bien, por ejemplo: “Qué bien y qué rápido te has puesto los zapatos tú solo!”. También puedes darle incentivos como darle algún beneficio si cumple con alguna tarea, “si guardas pronto los juguetes, luego podemos ir al parque”. Aunque tampoco se trata de premiarle siempre, no queremos que no tenga un buen comportamiento si no recibe algo a cambio.
  • No abuses del “no” y busca alternativas. A veces los niños nos ignoran porque podemos estar diciendo en exceso que “no”. En vez de decirle que “no puede comerse ese bollo”, puedes decirle que puede comerse una manzana, por ejemplo. O en lugar de “no juegues a la pelota en el salón”, dile: “Después vamos al parque para jugar”.
  • Ten comprensión. Imagina que a ti te ordenan que realices algo mientras estés ocupado haciendo algo, ponte en su lugar y si quieres que haga algo, mejor avísale con tiempo siempre que puedas. Por ejemplo, “nos vamos a tener que ir en unos minutos, intenta acabar tu dibujo”.
  • Encuentra la empatía con tu hijo. Piensa que al fin y al cabo se trata de un niño y que el seguramente quiera jugar mientras está descubriendo el mundo. Ten paciencia y ponte en su lugar, aunque suponga, claro está, un gran esfuerzo.

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

tracking