Ser Padres

Los métodos más prestigiosos para que los niños aprendan música

La música favorece la concentración, la discriminación auditiva y la escucha desde el nacimiento. Inspirar bienestar y calma en los más pequeños, mientras ¡se convierte en motor de creatividad! Seleccionamos los métodos de aprendizaje más famosos dirigidos para niños.

La música forma parte de nuestras vidas, estamos tan acostumbrados a su presencia que nos resultaría difícil imaginar muchos momentos sin su existencia. Sin embargo, la música no solo genera diferentes estados emocionales sino que también encierra numerosos beneficios, sobre todo para los niños. Mejora su memoria, potencia la inteligencia, favorece la atención y aumenta el autocontrol emocional.
Todos nacemos con la capacidad para apreciar y disfrutar de la música. Acercar al niño a la música desde muy pequeño es abrirle a una de las actividades humanas que mejor contacta con nuestro mundo emocional. Estudiar música en la infancia mejora las funciones cerebrales de adulto. Un interesante estudio realizado en la Universidad de Northwestern, en Evanston, Illinois (EEUU), demostró que los individuos que habían estudiado música “tenían mejores respuestas cerebrales frente a sonidos complejos”; lo cual se traduce en “beneficios que van desde una mejor percepción auditiva, mayor función ejecutiva y un empleo más eficaz de herramientas comunicativas”.
La iniciación a la música aporta a los niños grandes beneficios como la seguridad. En ellos crecerá la confianza y se desarrollará el respeto, la colaboración y la ayuda (sobre todo si hay más niños). En la etapa de alfabetización es bueno realizar ejercicios como rimas con sílabas marcadas y acompañadas de gestos, para que los niños canten; de esta manera mejorará también la forma de hablar y será más expresivo y creativo. Seguramente aprenderá a hablar antes que otros niños.

La música también aporta concentración y desarrolla la capacidad de aprendizaje de otros idiomas. Si escucha canciones, por ejemplo, en inglés el niño dominará antes este lenguaje. El aprendizaje muscial por decirlo de esta manera, potencia la memoria de los más pequeños.

No podemos obviar que la música también ayuda al desarrollo de la expresión corporal y a estimular el movimiento para realizar ritmos musicales. De esta forma se desarrollará mejor el equilibrio, el sistema y control rítimico del mismo. Deja que los más pequeños bailen al son de las mejores canciones. Comprobarás que a la larga se obtienen grandes resultados que le pueden acompañar el resto de su vida, si sigue practicando.
Muchos músicos como Suzuki se han interesado por la pedagogía musical y han desarrollado métodos para aprender música dirigidos especialmente a los más pequeños, convencidos de que las primeras etapas de la vida son fundamentales para desarrollar sus aptitudes. Reseñamos varios sistemas cuyas aportaciones han marcado el aprendizaje musical hasta hoy.
tracking