Ser Padres

Mi hijo pega a sus compañeros en el cole, ¿qué puedo hacer?

Hay una serie de consejos de aplicación general que son efectivos para cambiar una conducta no solo a corto plazo, sino también a la larga, y el castigo, el soborno y la agresividad no son el camino para conseguirlo.

Autor: Rubén García
La ira, y quien ha visto la peli de Pixar Inside Out lo tiene ya asimilado, es una de las emociones básicas que todo ser humano debe aprender a manejar. Se tienen que gestionar de forma permanente a lo largo de toda la vida, si bien es en la primera etapa de la misma, cuando se descubren, el momento en el que está suele tomar más tiempo el “control de los mandos” en el cerebro.
Esto ocurre porque los niños no solo deben aprender la gestión de las emociones, sino que en primer lugar han de saber reconocerlas, y para ello es importante enseñarles. Cuando están enfadados, poseídos por la ira y desarrollan una conducta violenta, algo que puede ocurrir en casa pero también en el colegio, y también cuando están tranquilos, ya que es así cuando el aprendizaje será más efectivo.
Es necesario dejarle que explique aquello que siente y ayudarle a que le ponga palabras y a que encuentre soluciones. Y en el caso concreto de la ira hay una serie de consejos que todos los expertos recomiendan adoptar en caso de que esta aparezca, que lo hará más tarde o más temprano.

Ser firme pero no agresivo

Hay que decirle al niño que lo que ha hecho no está bien, pero de nada sirve hacerlo con agresividad, ni física ni verbal. La firmeza no se debe confundir con la agresividad. Y si se le quiere explicar que pegar no es el camino, hay que dar ejemplo y no caer en el mismo error que el pequeño. La palabra firme y el lenguaje gestual son las herramientas más eficaces para hacerle ver que lo que ha hecho no está bien.

Empatía y comunicación

El niño que pega en el colegio no sabe, en general, que eso no está bien. O por lo menos no es consciente de la gravedad de su conducta. Por eso es necesario que sus padres le escuchen y, posteriormente, le ayuden a poner palabras a esa emoción, de manera que el niño aprenda a reconocerla.

Buscar alternativas

Siempre que se eduque en positivo son más importantes las soluciones que los propios problemas. Al menos están en el mismo nivel de importancia, de manera que más allá de mostrar al niño que no lo ha hecho bien, es aconsejable proponer soluciones y que el niño las procese y asimile. Para ello, son muy efectivos los ejemplos de situaciones reales, el cómo se debería hacer aquello que él ha gestionado mal.

Ambiente de respeto y tolerancia en casa

Va en la línea con la no agresividad a la hora de explicarle que ha hecho muy mal en pegar en el colegio. Si en casa se cría en un ambiente de poca tolerancia y faltas de respeto, es muy probable que lo traslade a otros entornos, como es el caso de la escuela.

Ayudarte de otras herramientas efectivas

Hablamos, sobre todo, de la lectura, que es una de las herramientas más eficaces para que los niños adquieran referentes mediante los cuales puedan reconocer situaciones y emociones en su vida real. También es recomendable profundizar en la obra divulgativa de expertos en neuroeducación para entender cómo funciona el cerebro del niño y de ese modo poder gestionar mejor una crisis como la que acontece cuando es agresivo en clase.

El castigo, solo si es repetitivo

Ya hemos hablado en muchas ocasiones de que ni los castigos ni los sobornos funcionan a medio y largo plazo en líneas generales. Son un recurso fácil en el momento presente, pero se vuelven en contra de los adultos y del propio niño, ya que asocia que su comportamiento no es adecuado para sus padres pero no termina de entender el motivo por el cual su conducta no es la adecuada. Por este motivo los expertos aconsejan el castigo, en todo caso, como último recurso.

Pedir ayuda

Hay veces en las que nada funciona pero no por ello hay que tirar la toalla porque pedir ayuda es lo más normal e inteligente del mundo cuando una situación nos sobrepasa. Para eso están los psicólogos infantiles que pueden dar pautas medidas para cada caso en concreto.
tracking