Cuidados básicos

Las 10 preguntas más frecuentes durante los primeros seis meses del bebé

Mientras se está en la maternidad, todo resulta más o menos sencillo. Lo pesan cada día, nos aconsejan y, ante el menor problema, sabemos que hay un montón de profesionales a quienes pedir ayuda. Pero cuándo llegamos a casa es otra cosa.

Las 10 preguntas más frecuentes durante los primeros seis meses del bebé

Estamos sólos ante el peligro. Así que, para hacerte la vida un poco más sencilla, vamos a resolver las 10 dudas más frecuentes que aparecen durante los primeros meses de vida del pequeñín.

Todavía no le hemos cogido el 'punto' al bebé y las dudas sobre cómo cuidarlo se multiplican cada día como por generación espontánea. Tranquilos, no pasa nada, es normal que al principio no se sepa que hacer con esa criaturilla indefensa que tenemos entre los brazos. Es cuestión de práctica y de saber algunas cosas básicas.

10 dudas resueltas sobre el bebé

1. ¿Cuánto y cuándo debe comer?

Si no hay problemas médicos que lo impidan, el recién nacido debería empezar a mamar en la misma sala de parto, aprovechar ese estado de vigilia inicial que se produce nada más nacer y que puede producir una succión más vigorosa antes de que el pequeño entre en un sueño profundo. Cuanto más tiempo permanezca en contacto piel con piel con la madre mejor se establecerá la lactancia. La lactancia materna debe ser, por tanto, precoz y a demanda.

Si el bebé toma pecho es preferible no establecer horarios y dejar que él mismo regule el espacio entre tomas y el tiempo que permanece en el pecho. El estómago de los recién nacidos es muy pequeñito, así que es probable que reclame comida muchas veces pero tome poquita cantidad. Si toma biberón, normalmente se establece un horario de aproximadamente cada tres horas. Salvo en algunos casos en los que el niño vaya justo de peso, se le puede permitir hacer un descanso nocturno de cinco o seis horas.

2. ¿Cuánto peso debe ganar?

El aumento de peso del bebé puede variar algo según el tipo de lactancia que lleve, pero aproximadamente debe aumentar entre 150 y 200 gramos a la semana. En cualquier caso, lo importante es que mantenga su curva de peso, sin bajar de percentil. No es necesario que pesemos al bebé en la farmacia; el pediatra se encargará de ello cuando vayamos a verlo y nos avisará si hay algo fuera de lo normal. Por otra parte, se considera normal que los bebés pierdan peso la primera semana de vida, hasta un 10% del peso del nacimiento. Los papás deben vigilar que el pequeño moje el pañal con frecuencia.

3. Ha hecho caquitas oscuras, ¿le pasa algo?

En las primeras 24-48 después del nacimiento, el pequeño debe deponer el meconio, una deposición muy oscura y pegajosa. Los siguientes días, deberá hacer las deposiciones de transición que son verdosas pero más líquidas, y por ultimo, se establece el ritmo normal, que varía según el tipo de lactancia. Es muy frecuente que tras las deposiciones de los primeros días pase varios días sin hacer caca. Es porque todavía no ha adquirido el ritmo intestinal y no pasa nada. Una vez regulado es normal tanto que haga caca inmediatamente después de cada toma como como hacerlo cada 2 o 3 días. Las deposiciones de niños amamantados son líquidas, explosivas, amarillas y con grumos y no deben confundirse con una diarrea.

4. ¿Es normal que duerma tanto?

Los primeros meses, el bebé pasará durmiendo la mayor parte del día, aunque luego sus necesidades de sueño disminuyen. Los recién nacidos duermes de 16 a 17 horas: 9 horas por la noche y el resto por el día. Con tres meses, necesitará descansar 15 horas y al cumplir un año 13 ó 14: 11 horas de noche y 3 por el día. Es importante cambiar al bebé de posición con frecuencia y, durante el sueño, hay que acostarlo boca arriba para reducir el riesgo de muerte súbita. Para prevenirla, también se recomienda que la temperatura de la habitación no supere los 22ºC- 24ºC, no abrigarle en exceso y no acostarle en nuestra cama. Su cunita y su colchón deben estar homologados (que la superficie sea dura) y no deben usar almohada.

En cuánto a dónde puede dormir, la mayoría lo hacen en la habitación de papá y mamá por comodidad y a partir de los 4 o 5 meses en su propia habitación. Es importante que aprendan a dormirse sin estímulos externos (cogido a la mano de mamá, música, luz…). Durante el día es bueno que pase ratos sobre una alfombra o en un parque infantil de modo que pueda desarrollar su psicomotricidad.

5. ¿Cuándo me podrá ver mi bebé?

La agudeza visual de los peques madura de forma progresiva. Fijará la mirada a partir del mes y a partir de los 3 meses será capaz de seguir un objeto hasta 180º. Nada más nacer, la visión es borrosa y en blanco y negro, pero en los días sucesivos la imagen se hace más definida y tras unas semanas puede ver colores.

6. ¿Debo bañarlo diariamente?

No es necesario. Pero salvo que se pediatra nos diga lo contrario (por problemas dermatológicos como puede ser la piel atópica) se puede hacer. Más que por higiene, porque es un momento ideal para estimularle a través de masajes que le dan seguridad y bienestar, tonifican sus músculos, mejoran la flexibilidad y, lo más importante, proporcionan un contacto íntimo y tranquilo con papá o mamá “para ir conociéndonos mejor”. Los primeros días, cuando todavía no se ha desprendido el cordón umbilical, no conviene dejarle a remojo. Para cuidar esta parte de su cuerpo, hay que mantener siempre limpia y seca la zona (lavándola con una esponja con un poquito de jabón y dejándola secar). Si en algún momento, notamos un olor fuerte desagradable o signos de enrojecimiento alrededor de la base del cordón hay que consultar con el pediatra porque podría haberse infectado.

7. ¿Cuándo debo sospechar que mi hijo tiene cólico del lactante?

Para definir el cólico del lactante los pediatras se basan en “la regla de los tres” de Morris Wessel, que fue profesor de pediatría en la Facultad de Medicina de Yale. Son episodios de llanto intenso de al menos 3 horas de duración, que empiezan generalmente a última hora de la tarde o principio de la noche. Se repiten un mínimo de 3 veces a la semana durante al menos 3 semanas. Si “la regla de los 3” se cumple, probablemente nuestro hijo tenga cólicos, un problema que puede ponernos de los nervios, pero que afortunadamente no tiene mayores consecuencias y suele resolverse a partir del tercer mes. Si el bebé llora y llora y nos ponemos nerviosos, es mejor “pasárselo” a otra persona, ya que los bebés notan cuando estamos tensos y eso aumenta su malestar.

8. Mi niño se ha puesto amarillo, ¿está enfermo?

Los primeros días de vida mucho niños adquieren un tono amarillo. Es lo que conocemos como ictericia. El pediatra valorará la necesidad de realizarle pruebas, pero en la mayoría de los casos basta con exponer al niño a la luz solar. En una habitación previamente caldeada, se deja al pequeño sólo con el pañal y se le expone 10 minutos boca arriba y 10 minutos boca abajo. La luz permite metabolizar la bilirrubina y eliminarla por la orina.

9. ¿Hasta cuándo debe tomar solo leche?

Nuestro pediatra nos dirá cuándo es conveniente empezar con la alimentación complementaria (en general, se puede empezar entre el 4º y 6º mes). Si le damos el pecho se puede seguir de forma exclusiva hasta el sexto mes. Después, habrá que ir introduciendo los alimentos de uno en uno y dejando pasar unos días entre ellos para ver si se produce alguna reacción adversa.

10. ¿Cuándo puedo empezar a “educarle”?

Durante los primeros tres meses de vida, los ritmos de sueño y comida son muy irregulares y el único criterio debería ser atender lo antes posible sus necesidades. Sin embargo, a partir de los tres meses aproximadamente, podemos empezar a establecer una serie de rutinas que le ayudarán a anticipar qué va a pasar y, por tanto, a sentirse seguro. En cuanto al sueño, podemos ayudarle a que aprenda a diferenciar el día de la noche si, por ejemplo, de día le acostamos en su carrito y dejamos un poco de claridad en la habitación y, de noche, en su cuna y a oscuras. La comida, el paseo, el baño... si intentamos que siempre sea más o menos a la misma hora, tendremos un bebé más tranquilo y feliz.

 

Asesora: Marta Estañ, pediatra de Atención Primaria en centro de salud Miguel Servet de Valencia y miembro de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (www.aepap.org).

 

 

 

Etiquetas: alimentación complementaria, baño del bebé, biberón, cordón umbilical, cólicos del lactante, ictericia, lactancia, meconio, muerte súbita, peso bebé, peso recién nacido, piel atópica bebé

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS