Recuperación posparto

¡Qué barriga se me ha quedado! Consejos para perder tripa

¿Tu tripa sigue hinchada? Calma, es normal. El cuerpo femenino es muy sabio y necesita tiempo para recuperarse. Eso sí, con unas pequeñas ayudas.

tripa_posparto

Ya tienes a tu bebé en brazos y piensas que su cuerpo se recuperará de inmediato. Por eso, te sorprende al ver que tu abdomen está muy grande o sus tobillos siguen hinchados. ¡Calma! Han sido nueve meses de cambios muy intensos y el organismo necesita tiempo para volver a su aspecto anterior.

Con el parto, se suelen perder entre 5 y 7 kilos (corresponden a la placenta, el bebé y el líquido amniótico). Pero la tripa seguirá hinchada hasta que el útero no recupere su tamaño original, lo que ocurrirá unas seis semanas más tarde. Además, la pared abdominal se ha distendido durante el embarazo y permanecerá flácida.

Qué hacer

  • Lo primero de todo, no desesperarse y empezar una dieta de inmediato que es totalmente desaconsejable, y aún más si das de mamar (necesitas estar fuerte para alimentar a tu bebé). Además, la propia lactancia te ayudará a quemar calorías.

  • A partir de la segunda semana, se puede comenzar una actividad deportiva que no genere impactos a intensidad suave (para no dañar el suelo pélvico) y que la toleres sin que llegue a fatigarte (caminar, nadar cuando no presente manchado ni herida alguna).

  • Evita los abdominales clásicos: es cierto que producen una contracción de la musculatura abdominal pero tienen un impacto fuerte en la zona baja del abdomen, en el suelo pélvico y en los lumbares. Los músculos del abdomen son muy pequeños y están muy débiles por el embarazo y el parto y el organismo ha perdido colágeno que ayuda a sujetar. Por eso, realizar abdominales contrayendo de forma mantenida, en un momento en que la zona está más debilitada que nunca, empeora la recuperación.

  • Es mejor que empieces a fortalecer el cuerpo con ejercicios cardiovasculares que impliquen brazos y piernas (como la natación) o paseos a ritmo suave a los pocos días de dar a luz (cuando te sientes con fuerzas) y sin llegar a fatigarte.

  • A partir de la sexta semana tras el parto puedes realizar ejercicios hipopresivos, que trabajan el abdomen y el suelo pélvico. Lo mejor es contactar con un fisioterapeuta especializado para aprender cómo realizarlos.

  • Para hacer ejercicio fuerte, con impacto, lo recomendable es esperar aproximadamente seis meses (un poco antes o después, dependiendo de cada mujer).

Retención de líquidos

Por otro lado, tras el parto, es habitual padecer hinchazón en los tobillos y piernas. Es posible que venga ya desde el embarazo o que aparezca por el uso de la oxitocina sintética durante el parto para agilizar las contracciones. La musculatura lisa de las venas que favorece el retorno venoso tiene menos tono y no consigue bombear la sangre hacia arriba.

La hinchazón suele desaparecer por sí solo a los dos días, cuando se han eliminado los efectos del parto medicalizado; o en cuatro o cinco días, cuando la lactancia está normalizada, se han eliminado todos los líquidos del parto, no hay congestión en la pelvis que impida el retorno venoso…

En el posparto inmediato, es importante seguir un reposo relativo (el descanso es primordial para la recuperación de la mujer y el éxito de la lactancia), pero se puede empezar a hacer ejercicios de movilización de las extremidades inferiores, sentada o en la misma cama y andar lo necesario. Y a los tres días, comenzar ya a caminar.

Si la retención de líquidos continúa más allá de un mes (incluso si no se da el pecho) es aconsejable consultar con un especialista para estudiar qué lo provoca: exceso de peso, trastorno hormonal, sedentarismo, mala alimentación…

Mientras, y en todos los casos, alivia no permanecer mucho tiempo de pie, poner las piernas en alto en cuanto sea posible, duchas de agua fría y caminar.

Etiquetas:

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS