Ser Padres

Hepatomegalia: qué es, síntomas, causas y tratamiento

La hepatomegalia es el nombre con el que se conoce el agrandamiento del hígado por encima de un tamaño considerado como normal. Sus causas pueden ser muy variadas, aunque en la actualidad uno de los factores de riesgo más comunes es la acumulación excesiva de grasa en este órgano (hígado graso).

El hígado es un órgano fundamental para la vida, que se encarga de llevar a cabo cada día más de 200 funciones. Concretamente, y de acuerdo al centro Johns Hopkins Medicine, por el momento se han identificado más de 500 funciones vitales que realiza diariamente. Es evidente que algunas de estas funciones son más conocidas que otras. Por ejemplo, se encarga de producir bilis, que ayuda a eliminar los desechos y descomponer las grasas en el intestino delgado durante el proceso de la digestión.
También produce ciertas proteínas para el plasma sanguíneo, produce colesterol y una serie de proteínas especiales para ayudar a transportar las grasas a través del cuerpo, regula los niveles sanguíneos de aminoácidos, convierte el exceso de glucosa en glucógeno para su posterior almacenamiento, regula la coagulación sanguínea, elimina la bilirrubina y limpia la sangre de tóxicos y otras sustancias venenosas.
Lo encontramos situado en la parte superior derecha del abdomen, y en los adultos, llega a medir alrededor de 15 centímetros, aunque es cierto que su tamaño varía en función del sexo y del tamaño corporal.
Cuando se diagnostica hepatomegalia significa que el especialista ha encontrado que el hígado está agrandado. Es decir, la hepatomegalia señala la existencia de un hígado agrandado, el cual puede estar producido por muchas causas diferentes, de manera que el diagnóstico en sí de “hepatomegalia” no puede identificar la enfermedad o la condición que esté ocasionando ese aumento de tamaño.

¿Cuáles son las causas del agrandamiento del hígado?

Lo cierto es que existen diferentes enfermedades que pueden causar hepatomegalia. Hoy en día una de las más comunes tiende a ser la esteatosis hepática (sea o no alcohólica), que consiste en la acumulación excesiva de grasa en este órgano, debido principalmente al sobrepeso y a la obesidad.
Pero también existen muchas otras causas. Desde infecciones (como podría ser el caso de la hepatitis viral) hasta determinadas toxinas (como las bebidas alcohólicas), pasando por enfermedades autoinmunes (cuando el sistema inmunológico ataca a sus propios tejidos) o enfermedades genéticas. También los tumores, benignos o cancerosos, pueden causar un agrandamiento del hígado.
Esteatosis hepática
También conocida como hígado graso, ocurre cuando las diferentes células hepáticas (hepatocitos) acumulan grasa en respuesta a una lesión. La más común es la enfermedad del hígado graso no alcohólico, la cual se refiere a una acumulación de grasa en el hígado no causada por el consumo habitual de alcohol.
Existen algunos factores de riesgo que pueden aumentar las posibilidades de tener hígado graso no alcohólico. Es el caso de la obesidad, la hiperlipidemia y la diabetes tipo 2.
Como ocurre con otras enfermedades hepáticas, es necesario tratar la esteatosis hepática desde el primer momento en que la afección es diagnosticada, ya que los pacientes pueden progresar a una enfermedad del hígado avanzada, y cirrosis.
Hepatitis viral
La hepatitis consiste en la inflamación del hígado, la cual puede ser causada por un virus (los tipos más comunes de hepatitis son la hepatitis A, B, C, D o E). La causa más común de hepatitis crónica son los virus de la hepatitis B y C.

Síntomas de la hepatomegalia

En la mayoría de las ocasiones el agrandamiento del hígado suele ser asintomático, lo que significa que no produce síntomas. En ocasiones sí es posible que surjan algunas señales inespecíficas, como sensación de presión o sensibilidad en la parte superior derecha del abdomen (es decir, en el área donde se encuentra ubicado el hígado). Y esto es más habitual cuando el aumento de tamaño se produce lentamente.
5f5132ef5bafe8725a6b1d31

Síntomas del agrandamiento del hígado

Cuando se ha desarrollado rápidamente las probabilidades de que puedan presentarse síntomas sí son más elevada, aunque dependerá también de cuál sea la causa directa que esté ocasionando ese aumento de tamaño. Por ejemplo, en el caso de una hepatitis viral aguda, es común que los pacientes también experimenten vómitos, náuseas, dolor abdominal y fiebre.
También es necesario tener en cuenta que la hepatomegalia por sí sola suele ser un síntoma de otra afección subyacente, de manera que es necesario indagar acerca de cuál podría ser la causa real que esté causando ese agrandamiento.

¿Cómo se diagnostica?

Es muy habitual que la hepatomegalia sea encontrada durante un examen físico de rutina. Aunque también puede encontrarse durante la realización de alguna prueba de imágenes, como por ejemplo podría ser el caso de la ecografía abdominal, la cual ha podido llevarse a cabo por cualquier otra causa.
En caso de ser necesario también podría ser necesaria la realización de pruebas de imágenes adicionales, como por ejemplo una tomografía computarizada o una resonancia magnética. Y, ocasionalmente, se requerirá la práctica de una biopsia hepática, muy útil para llegar a un diagnóstico definitivo.
No obstante, en muchas ocasiones el diagnóstico puede llevarse a cabo a partir del historial, el examen físico (en busca de factores de riesgo relacionados con enfermedad hepática), la posible presencia de síntomas, los análisis sanguíneos donde se estudian parámetros hepáticos, y la ecografía abdominal.

¿Cómo se trata?

Dado que la hepatomegalia tiende a ser un síntoma de una enfermedad o afección subyacente, la cual puede requerir o no tratamiento médico, todo dependerá de la causa que esté ocasionando el agrandamiento del hígado.
Debemos recordar que son muchas las causas de la hepatomegalia, aunque existen algunas muy comunes, como esteatosis hepática, hepatitis, trastornos de almacenamiento del hígado y consumo excesivo de alcohol.
Por tanto, el tratamiento, en caso de ser necesario, tendrá relación con la causa de la hepatomegalia.

Colaborador de Ser Padres, especializado en divulgación científica y sanitaria, maternidad y embarazo. También se dedica a la verificación de hechos (fact-checking).

tracking