Ser Padres

10 cuentos educativos y divertidos sobre el otoño

El otoño es tiempo de frutos secos, de castañas asadas, de ver cómo los árboles cambian sus hojas y de ropa un poquito más abrigada. Aquí te presentamos una selección de cuentos perfectos para que los peques empiecen el otoño con buen pie.

¿Conoces todos los beneficios que reporta la lectura en los más peques? Para empezar, es un perfecto vehículo de aprendizaje, dado que a través de ella pueden afianzar conceptos. Además, es una de las alternativas perfectas para trabajar la creatividad y la imaginación de los niños: gracias a la lectura de cuentos (siempre adaptados al nivel específico de cada uno) los niños son capaces de recrear historias en su mente y de formarse mundos imaginarios. Esto, a la larga, beneficiará su desarrollo mental.
Además, es de sobra conocido el beneficio de la lectura de cuentos desde la infancia para trabajar la escritura o la comprensión lectora. Para esto último, podemos ser partícipes desde casa: bastará que propongamos la lectura a nuestros hijos como un juego. Primero leeremos un cuento junto a ellos en voz alta e iremos haciendo preguntas referidas al argumento a lo largo de toda la lectura. Después, una vez finalizada, podemos proponerlos un teatrillo relacionado con la historia que hemos estado leyendo e, incluso, crear debate: ¿cómo hubiera resuelto tu hijo el nudo del cuento? ¿Cómo se imaginaría el final? ¿Qué haría él si fuera el protagonista?
Así, poco a poco, irá trabajando su capacidad de síntesis y su oratoria, al tiempo que ve el rato como un juego divertido con el que pasar tiempo en familia.
Pues bien, conocidos los beneficios que reportan los cuentos sobre la infancia, tenemos que pasar a elegir el o los seleccionados. Aquí ellos tomarán mucho partido: está científicamente demostrado que habrá más éxito de que guste el libro si dejamos que sean ellos mismos los que elijan qué van a leer. Las opciones son muchísimas y cada cual más divertida que la anterior.
Entre todas las temáticas del mundo, en esta ocasión hemos seleccionado el otoño: finales de septiembre y principios de octubre significan vuelta a las rutinas, pero también significan visitas a casa de los abuelos, comidas en familia, frutos secos, colores marrones y hojas en el suelo. Aunque, con el cambio climático cada vez más evidente, también es momento para cerciorarse de los cambios de temperatura y las lluvias torrenciales. ¿y cómo explicamos a los niños que esto no es lo normal en otoño?
Pues con un cuento:
tracking