Ser Padres

Cómo ayudar a un adolescente que pasa por un mal momento: consejos de UNICEF

Si tu hijo está pasando por una mala racha y tiene estrés, hazle saber que estás con él. Toma nota de estos consejos para ayudarle a sobrellevar el momento.

En la adolescencia, como en cualquier etapa de la vida, los jóvenes también pueden pasar por momentos difíciles. Tanto si la relación que tienes con tu hijo es muy buena, como si es un poco más complicada, lo fundamental como padre es que le hagas saber que lo apoyas y que lo quieres. Sobre todo, cuando esté pasando por una época de estrés. Veamos algunas recomendaciones por parte de UNICEF para ello.

Comunícate con tu hijo y dedícale un tiempo

Como en cualquier tipo de relación, la comunicación es fundamental. Por eso es esencial que trates de comunicarte con tu hijo. Para ello, busca un hueco para estar con él, por ejemplo, puedes proponerle que te ayude con algo de la comida o la cena y utilizar el momento para preguntarle qué tal le ha ido el día.
Hazle saber que te gustaría saber cómo está y qué es lo que piensa o le preocupa. Recuérdale que tú estás ahí pase lo que pase para ayudarlo. Es muy importante que cuando comparta algo contigo lo escuches y se sienta comprendido. Trata de entender sus emociones y díselo. Por ejemplo: “Parece una situación difícil”, “Te entiendo”.
Aunque es muy fácil observar lo que no te gusta de su conducta, recuerda que también debes fijarte en lo que sí está haciendo bien. Elogia eso que hace, aunque sea una tontería.

Ayúdalo con sus metas y anímalo

Habla con él sobre las metas que quiere conseguir y ayúdalo a establecer unas rutinas diarias que pueda cumplir. Eso sí, no olvides que en la adolescencia también es muy importante la independencia, por lo que respeta su espacio y anímalo a ser más independiente. ¿Cómo? Dejándole espacio y responsabilidades adecuadas a su edad.
Recuerda que también debes asegurarte no solo de que cumple con sus obligaciones, sino también de que descansa. Tu hijo también debe tener tiempo libre para disfrutar y descansar (no debe estar ocupado siempre en tareas académicas o de casa).

Resuelve los problemas entre vosotros

Si tu hijo tiene una opinión, escúchala y respétala. Pero siempre trata de resolver cualquier conflicto que haya entre vosotros. No obstante, si tú también estás pasando por un momento de tensión, es mejor que te alejes, respires y que te calmes. Es mejor dejar que se enfríen las cosas.
Eso sí, no caigas en “luchas de poder”, por más complicado que parezca, intenta tener empatía con él y no trates de tomar el control intentando dominarlo o contraatacando. Recuerda que intentará sentir que él tiene el control.
También aprovecha para ser transparente con él. Puedes contarle que tú también pasas a veces por situaciones de tensión y estrés. De hecho, puedes hablarle de cómo tú manejas esos sentimientos de nervios, inseguridad o miedo.

Cuídate para cuidar bien

Si quieres cuidar bien a tu hijo adolescente, también debes cuidarte a ti mismo. No habrá mejor ejemplo que ese. Para ello, cuando necesites ayuda, no esperes para pedirla, pídela porque es normal necesitarla y sentirse a veces abrumado.
Recuerda relacionarte con personas y compartir tus sentimientos. También tómate un tiempo cada día para hacer cosas que a ti te ayuden a manejar el estrés. Puedes probar con las alternativas que mejor funcionen contigo: hacer deporte, hablar con amigos, mantener rutinas, escribir un diario, escuchar música o dar un paseo, entre otras. Lo importante es tener estrategias positivas que te sienten bien.

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

tracking