Ser Padres

¿Existe la educación perfecta para un niño o un bebé?

¿Cuál es la mejor manera de educar a los hijos? En el Día mundial de la Educación reflexionamos sobre los diferentes modelos educativos, respondiendo a la pregunta de si existe la ansiada ‘educación perfecta’.

Como cada 24 de enero, hoy se celebra el Día Internacional de la Educación. Una fecha señalada en el calendario después de que la UNESCO así lo proclamase hace ahora cinco años.
La cita de Mandela, “la educación es el único arma eficaz para cambiar el mundo” toma más sentido que nunca este día, pues está especialmente dedicado a recordar el papel que la educación desempeña en la paz y el desarrollo.
modelos de educación

modelos de educaciónGetty Images

Por medio de ella nos aseguramos dejar el mundo en buenas manos y que los que hoy son niños, busquen siempre la paz, la cooperación y la inclusión.
En este día Internacional de la Educación queremos pararnos a hacer una reflexión, basada en la ciencia, sobre los diferentes modelos educativos que reinan en el día a día de muchas familias. Modelos que regirán el estilo de crianza que recibirán sus pequeños dentro del hogar.
Son muchos los que se preguntan por la ‘educación perfecta’, creyendo que solo así conseguirán que sus hijos sean mejores personas el día de mañana. Y, aunque la educación (entendida esta como el estilo de crianza que reciben en casa) marca, sin duda, nuestro futuro, ¿hasta qué punto son diferentes unos de otros?

¿Cuántos estilos de crianza existen?

Aunque podríamos hablar casi de infinitos si atendemos a las variaciones que, indudablemente, hace cada familia, los expertos en educación, sociología y psicología definen cuatro grupos grandes de estilos de crianza:
  • Estilo de crianza autoritario: donde reinan los límites estrictos a la hora de educar. Son padres que apuestan por los castigos para corregir comportamientos y que reprochan los errores que comete el pequeño
  • Estilo de crianza permisivo: es el contrario al anterior. La ausencia de límites, la pasividad y la falta de control son los protagonistas
  • Estilo de crianza pasivo: se caracteriza por la pasividad a la hora de educar, entendida como el rechazo cuando el menor intenta mostrar sus límites y como la ausencia cuando este reclama a sus padres.
  • Estilo de crianza autorizado: el practicado por padres que entienden y velan por las necesidades físicas y emocionales de sus hijos, que les atienden y que están disponibles cuando se les necesita. Que marcan límites pero que entienden la necesidad de autonomía del menor para su correcto desarrollo. Imperan el razonamiento y el diálogo, junto a las reglas

¿Existe la educación perfecta?

Teniendo en cuenta la definición de cada uno de ellos, queda bastante claro el modelo más adecuado, según la ciencia: el estilo de crianza autorizado.
De acuerdo a una revisión científica realizada por la revista Parenting Science y basándose, entre otros, en estudios de 1999, de 2004 o de 2016, los niños criados bajo el modelo de crianza autorizado, tienen menos posibilidades de caer en problemas de adicciones, de delinquir o de tener un comportamiento antisocial. Por el contrario, son más capaces que el resto de fomentar la independencia, prevenir las agresiones y los problemas con otros niños o ser más autosuficientes y tener mejor resolución de problemas.

¿Todos podemos practicar el estilo de crianza autorizado?

Pero, ¿cuál es la realidad? “Tan solo el 60% de los padres y madres actuales están capacitados para practicar con sus hijos un apego seguro”, explicaba a Ser Padres el psicólogo infantil Rafa Guerrero.
¿El motivo? La educación que nuestros padres practicaron con nosotros de pequeño moldea la forma de criar que tendremos que nuestros hijos cuando estos nazcan. Es algo innato, va en el subconsciente. “Solo si tus padres practicaron contigo el estilo de crianza autorizado estarás capacitado para practicarlo con tus hijos”, exponía el mismo experto.
Pero, entonces, ¿no es posible cambiar el rumbo de los acontecimientos para conseguir acercarse lo máximo posible a ese estilo de crianza que, según la ciencia, es el más beneficioso para los niños? Sí, claro, con mucho trabajo previo. “No todo está perdido. Con ayuda psicológica, y estando dispuesto a curar las heridas, aunque duela volver a abrirlas, es posible cambiar eso que está en nuestro subconsciente y acercarse a ese apego seguro”, nos contaba.
Aunque la educación llevada a cabo por padres que respetan los ritmos del niño, que ponen límites, que no gritan ni castigan y en la que ambos progenitores estén igual de involucrados es, de a cuerdo a la ciencia, la ‘mejor’, es necesario validar que todos los padres educan y crían a sus hijos como mejor saben y pueden hacer. Y que solo por el amor que intentan dar, están en el buen camino.
tracking