Ser Padres

¿Qué es el signo de Chadwick en el embarazo?

Hay muchas señales que pueden significar un embarazo, y algunas son menos conocidas que otras. Hablamos esta vez del signo de Chadwick, el mismo que puede provocar un cambio de color en las zonas íntimas de la mujer. Descubre de qué trata, cuando aparece y si siempre tiene que ver con una gestación.

Existen algunos signos que son la voz de alarma para casi casi confirmar un embarazo: que si la falta de menstruación, que si las náuseas matutinas, que si la fatiga… Señales de lo más comunes que indican a la mujer que podría estar embarazada. Y si bien estas son algunas de las más conocidas, lo cierto es que hay otras que no se conocen tanto, pero que también pueden hacer sospechar de una gestación. En este caso nos referimos a ciertos cambios en las partes íntimas de la mujer. Conozcamos de qué trata el signo de Chadwick.
Aparte de todos esos síntomas que seguramente todos tengamos en mente, también puede ser que la mujer experimente un cambio de color en sus genitales, en el cuello del útero y en la vulva. Estos pueden tornar su tonalidad habitual en una azulada, violeta o lila oscuro. A esta situación se la conoce como signo de Chadwick o también como signo de Jacquemier.

¿Por qué ocurre esto?

Como podemos imaginar, esto es producido debido a la acción de las hormonas. La zona en concreto pasa por una hiperpigmentación provocada por los estrógenos y la progesterona. Y es que, este desequilibrio hormonal es el desencadenante de tal cambio de coloración, producido a su vez por la vasodilatación y el incremento de la irrigación sanguínea.
Y es que, apenas el embrión se implanta en el endometrio de la mujer, la secreción hormonal cambia, y es la que provoca tal vasodilatación.
Suele suceder entre la cuarta y la sexta semana de gestación y por lo general suele ser el especialista ginecólogo el que se percata, lo detecta a través del espéculo durante un examen ginecológico, y explica a la mujer qué es y por qué le ha ocurrido.

¿Significa siempre un embarazo?

Lo cierto es que este cambio de color no siempre tiene por qué estar ligado con la gestación. Como tiene que ver con una alteración de los niveles hormonales, puede aparecer días antes de tener la regla, por lo que no, su aparición no garantiza siempre un embarazo.
Por esta razón, tampoco se debe considerar este signo como una confirmación de estar embarazada, serán la evidencia de latidos cardíacos del feto y la propia visualización del mismo a través de una ecografía las pruebas que sí que darán como positiva la gestación.

Tratamiento del signo de Chadwick

Lo cierto es que esta afección no necesita de ningún tratamiento, porque en realidad no se trata de ninguna enfermedad. Simplemente desaparece por ella misma una vez que la mujer da a luz a su bebé. Esto es porque después del alumbramiento, o una vez que la mujer ya ha tenido la regla, la pigmentación retorna a su aspecto habitual, por lo que no es necesario tomar ni aplicar ningún tipo de medicamento.
Aunque se mantiene durante todo el embarazo, como decimos, desaparece por sí solo porque ciertamente es un proceso natural del funcionamiento fisiológico. Así que, si conocer el nombre y los efectos de este síntoma te ha asustado algo al principio, debes saber que no es nada malo y que no debe ser motivo de preocupación.

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

tracking